EL MUNDO › ESPERANZA AGUIRRE, FIGURA DE PESO DEL PP, DEJó LA PRESIDENCIA DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Renunció la dama de hierro española

Aguirre anunció su salida por motivos personales. Dejó en el cargo a su mano derecha, Ignacio González, quien no cuenta con el respaldo del jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy. Esto garantiza una nueva guerra interna en el oficialismo.

Esperanza Aguirre tiró la toalla y abandonó el barco del Partido Popular (PP) de España. La presidenta regional de Madrid, uno de los pesos pesados de esa fuerza conservadora, renunció ayer a su cargo entre las lágrimas de sus colaboradores y la alegría de los cibernautas volcada en las redes sociales. Aguirre anunció además que se alejaba de la vida política, para dedicarle más tiempo a su familia, tras una larga pugna por el poder con su correligionario Mariano Rajoy. La decisión de la política de 60 años supone un golpe para el jefe del Ejecutivo español, quien parecía tener controladas las aspiraciones de la líder madrileña, una rival interna de fuste pero necesaria por el caudal de votos que moviliza. “He llegado a la conclusión de que es el momento adecuado para retirarme”, soltó como una bomba la dirigente regional, con la voz entrecortada por la emoción, al anunciar su dimisión en una sorpresiva conferencia de prensa convocada con una hora de antelación.

Aguirre deja la presidencia de la Comunidad de Madrid, tras nueve años en el poder. Entre las razones de su alejamiento alegó motivos personales, entre ellos el cáncer de mama que le fuera diagnosticado en febrero de 2011 y del que “presuntamente estoy curada”, dijo. “Pero no sólo eso, también por los últimos acontecimientos personales”, argumentó sin dar más detalles, lo que dejó abierta la puerta a otras interpretaciones de carácter político. “Es una decisión durísima, vivo la política con pasión, pero quiero vivir más cerca de los míos. No hay vuelta atrás”, añadió.

El anuncio de Aguirre de pasar a un “segundo plano” aunque “sin dejar la política” sorprendió a propios y extraños. A tal punto que hizo pública su decisión poco después de habérsela comunicado a Rajoy, según afirmó la propia dirigente. Con este gesto, que no es casual, como casi nada en su polémico comportamiento político, la también conocida como “la dama de hierro” o “la Thatcher española” dejó en evidencia algo más que motivos personales.

“Es esencial elegir el momento”, dijo Aguirre, cuya decisión llega justo cuando Rajoy se encuentra ante una nueva coyuntura crítica en la que debe decidir un segundo rescate, que puede llevar a España al precipicio y dilapidar la poca legitimidad que le queda tras nueve meses en el poder.

Poco después del anuncio, el jefe del Ejecutivo español emitió un comunicado en el que destacó la enorme trayectoria política de la dirigente conservadora y su labor de gobierno. También expresó que comprende y valora los motivos personales de su renuncia.

Carismática, polémica y sin filtro, Aguirre se convirtió en uno de los referentes de la derecha española más rancia tras cuatro décadas en política y 30 años en la primera línea. Fue la primera mujer que presidió el Ejecutivo regional madrileño y también la primera –y hasta ahora la única– en presidir el Senado. Con José María Aznar como presidente del gobierno español, fue ministra de Educación y Cultura.

En mayo de 2011 ganó por tercera vez consecutiva las elecciones autonómicas en Madrid, iniciando su tercer mandato como jefa del gobierno regional, con mayoría absoluta. Muchos creen que su paso a un costado se debe a que no pudo concretar sus aspiraciones políticas, y algunos dudan de que sea una decisión definitiva. Aguirre intentó en 2008 hacerse con el liderazgo del PP, pero no consiguió los apoyos internos suficientes para disputarle a Rajoy la dirección del partido tras su segunda derrota electoral consecutiva frente al socialista José Luis Rodríguez Zapatero.

Desde entonces, la dirigente continuó siendo una piedra en el zapato para Rajoy, con el que tiene claras diferencias públicas, la última respecto de la decisión de autorizar la libertad condicional del etarra enfermo de cáncer Josu Uribetxeberria.

Conocida por sus posiciones liberales, antiaborto, a favor de las corridas de toros y sus declaraciones mordaces, Aguirre tuvo que disculparse recientemente tras afirmar que había que matar a los arquitectos que diseñaron un edificio de un ayuntamiento del suburbio de Madrid que consideraba repugnante. La oposición socialista le expresó su respeto, pero el movimiento de los indignados celebró la renuncia. “Ante la noticia de hoy (por ayer), y tras años de ilegítima representatividad de esta señora, despidámosla como se merece, con un brindis”, afirmaron los indignados, en la emblemática Puerta del Sol, punto de encuentro de sus protestas. “En el PP nadie tiene el tamaño que tenía Esperanza Aguirre”, afirmó el líder de los socialistas madrileños, el opositor Tomás Gómez, luego de conocer su dimisión.

El cargo de Aguirre será ocupado por el vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, su mano derecha, quien no cuenta con el apoyo de Rajoy, lo que garantiza una nueva guerra interna en el PP madrileño. Su dimisión se produce en un momento en que hay “un claro distanciamiento, por no decir desafecto, con el PP de Mariano Rajoy”, dijo el diputado de Izquierda Unida (IU), Gaspar Llamazares. Cabe la duda de que se vaya “para no corresponsabilizarse de la política que no comparte, como en temas de impuestos, financiación y política antiterrorista”, opinó Llamazares. “No sé si se va para volver en otro momento”, advirtió el diputado de IU.

La retirada de la polémica dirigente madrileña, al igual que su paso por la escena política, no dejó a nadie indiferente, ni a la clase política ni a los ciudadanos, que suelen criticar a Aguirre en las redes sociales por sus frases célebres y deslices captados por micrófonos abiertos. “Franco era bastante socialista”, dijo en 2008 en un programa de debates de la televisión pública. Su enfrentamiento con el ex alcalde de Madrid y actual ministro de Justicia Alberto Ruiz Gallardón también dejó muchas perlas. “Hemos tenido una inmensa suerte de poder darle un puesto a IU quitándoselo al hijoputa”, dijo en referencia a la disputa entre ambos por poner representantes en el banco Caja Madrid.

Compartir: 

Twitter
 

Esperanza Aguirre dijo que renunciaba por motivos personales.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.