EL MUNDO › EL PREMIER ISRAELí ESTá DISPUESTO A BAJAR LAS TENSIONES ENTRE RELIGIóN Y SEXISMO

Netanyahu promete y no se lamenta

El dirigente conservador, que aspira a ganar en enero, prometió continuar reforzando los asentamientos en Cisjordania y seguir construyendo en Jerusalén. Y dijo que el Muro de los Lamentos debe expresar la unidad del pueblo judío.

 Por Alistair Dawber *

Una de las primeras cosas que llaman la atención sobre el Muro de los Lamentos de Jerusalén, uno de los lugares más sagrados del judaísmo, es la división de géneros. No solo es que las mujeres están obligadas a rezar en un sector del Muro mucho más pequeño y a menudo más lleno, sino que tienen prohibido usar ropas rituales y llevar la Torá.

Ahora, después de décadas de protestas por la división que sostuvo una decisión de la Suprema Corte israelí en 2003, el premier israelí, Benjamin Netanyahu, señaló que está dispuesto a considerar las formas de reducir la tensión. Netanyahu, quien se enfrenta a elecciones generales el mes que viene, le pidió al presidente de una importante agencia judía que considerara la forma de aplacar las preocupaciones de grupos mayoritariamente extranjeros, especialmente de Estados Unidos, donde lo que es considerado sexista no es muy bien visto.

“El primer ministro cree que el Muro debe ser un lugar que exprese la unidad del pueblo judío, tanto dentro de Israel como fuera del Estado de Israel”, dijo Ron Dermer, el principal asesor de Netanyahu, al New York Times a comienzos de esta semana. “Quiere preservar la unidad del mundo judío. Esto es un componente importante de la fortaleza de Israel.” Natan Shransky, el presidente de la agencia judía que busca promover los lazos entre Israel y la diáspora judía, le dijo al diario que le habían pedido que presentara propuestas en pocos meses. “Imagino muy fácilmente una situación en la que cada persona tendrá su oportunidad de expresar su solidaridad con el judaísmo y el pueblo judío y el Estado de Israel en una forma que él o ella quiera, sin socavar la otra”, dijo.

El anuncio llega después de que la semana pasada la policía detuviera a mujeres de un grupo liberal judío, quienes se acercaron al Muro con chales para orar. El gobierno israelí tiene plena conciencia de la necesidad de apoyo por parte de partidarios internacionales a la luz de la reciente guerra en la Franja de Gaza, el amplio apoyo a la exitosa propuesta de la Autoridad Palestina para ser reconocida en la ONU, y la impopular decisión israelí de aprobar la construcción de nuevas casas en Cisjordania.

El apoyo de los israelíes al partido Likud, de Netanyahu, cayó levemente de cara a los comicios que se celebrarán el 22 de enero, según una encuesta publicada ayer. La muestra, encargada por la página de noticias Walla, indica que si las elecciones se celebraran hoy, la lista de Likud-Israel Beiteinu sumaría 35 de los 120 escaños de la Knesset (Parlamento). Si bien Likud encabeza las preferencias, la consulta muestra una caída en relación con los 40 escaños que se adjudicaba en anteriores muestreos. La publicación del sondeo coincide con el arranque formal de la campaña electoral en la que el partido conservador Likud y el partido ultraderechista Israel Beiteinu del ex ministro de Asuntos Exteriores Avigdor Lieberman concurren con una lista conjunta. Dirigiéndose a su electorado más conservador, Netanyahu prometió continuar reforzando los asentamientos en Cisjordania y seguir construyendo en Jerusalén, “la capital eterna del pueblo judío” que, prometió, “siempre permanecerá indivisible”.

El lunes pasado, el ministerio israelí de Interior habilitó la construcción de 1200 viviendas en Jerusalén Este, que completa el bloque de 5500 nuevas casas en estos asentamientos judíos aprobados en los últimos días, con decisiones similares tomadas para las áreas de Ramat Shlomo y Givat Hamatos, en represalia por el reconocimiento de Palestina como Estado en la ONU. El nuevo emprendimiento estará ubicado en Guiló, la parte oriental de Jerusalén, donde los palestinos aspiran a establecer la capital de su futuro Estado. Israel considera Guiló, al norte de la ciudad cisjordana de Belén, como un barrio más de su “capital indivisible” Jerusalén, mientras que para el derecho y la comunidad internacional se trata de una colonia ilegal en territorio palestino ocupado.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

Las mujeres están obligadas a rezar en un sector del Muro mucho más pequeño y a menudo más lleno.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.