EL MUNDO › EL PRESIDENTE DEL GOBIERNO ESPAñOL AUGURO UN 2013 “MUY DURO” PARA LA ECONOMIA DE SU PAIS

La sombra negra de Mariano Rajoy

En rueda de prensa, reiteró que seguirá el ajuste y que no va a pedirle ayuda a Europa porque hay que “perseverar en las reformas”. Para el político conservador, el primer semestre será especialmente difícil.

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, advirtió ayer que su país tiene un año “muy duro” por delante en el 2013 y que la economía seguirá en recesión. Al tiempo que ratificó el rumbo económico de ajuste y reformas y reiteró que no piensa pedir ayuda financiera a Europa.

“Tenemos todavía por delante un año muy duro, especialmente en su primera mitad y tenemos que perseverar en las reformas que hemos emprendido”, manifestó Rajoy en una rueda de prensa en La Moncloa, la sede del gobierno, convocada para hacer balance del año de gobierno. Además, el mandatario precisó que la economía seguirá en recesión algún tiempo. Tras llegar al poder, en diciembre de 2011, Rajoy llevó adelante un profundo e impopular plan de ajuste por decenas de millones de euros que logró frenar un poco las presiones de los mercados sobre la deuda soberana pero agravó la contracción de la economía.

Tras un año de presiones sobre la deuda española, que han encarecido enormemente la financiación del país, Rajoy remarcó que no tiene ninguna intención de flexibilizar los objetivos de déficit. “Buena parte de los problemas que nos han traído hasta aquí vienen de haber gastado más de lo ingresado, lo que lleva inevitablemente a quebrar”, reflexionó. En este contexto, incidió en la continuidad de las políticas aplicadas durante el año –medidas de reducción del déficit combinadas con reformas estructurales, sobre todo la reforma laboral y la reestructuración financiera– que, sostuvo, forman “los pilares” sobre los que se asentará la recuperación económica. El objetivo es volver a crecer y a crear empleo en un país que ha visto cómo se incrementaban las cifras de desocupados hasta alcanzar los 5,7 millones, más del 25 por ciento de la población activa debido al derrumbe del sector inmobiliario y a los efectos de la crisis económica.

El líder del Partido Popular (PP) aseguró que comprende la impaciencia, el escepticismo y hasta la decepción de muchos españoles por la situación económica en la que se encuentra España y por las reformas y ajustes emprendidos por el gobierno. “Pero estamos haciendo lo que es inevitable hacer”, defendió. Argumentó que el país estaría peor de no haber tomado medidas y añadió que es consciente de que las mismas no les gustan a los ciudadanos. También pidió a los españoles comprensión y solidaridad para entender que todos tienen que aportar algo del sacrificio común. Asimismo, el jefe del Ejecutivo solicitó a sus compatriotas unidad y sumar esfuerzos para evitar todo lo que los distrae de la salida de la crisis económica. Rajoy reflexionó sobre el contexto del país, afectado por la recesión. “No estamos donde querríamos estar”, aseguró en un momento de su intervención, No obstante, el jefe del Ejecutivo español pronosticó que la economía comenzará a mejorar en la segunda mitad de 2013 y reiteró que, por el momento, no tienen pensado pedir al Banco Central Europeo (BCE) que intervenga en el mercado secundario comprando bonos españoles, instrumento que consideró “útil” y que no descartó utilizar en el futuro.

Otro tema abordado fue Cataluña. El presidente expresó su disposición a dialogar con el gobierno regional de Cataluña sobre sus aspiraciones soberanistas en el marco del respeto a la ley. Al mismo tiempo, le reclamó al presidente catalán, el nacionalista Artur Mas, lealtad recíproca. El nuevo gobierno de Cataluña, formado por dos fuerzas nacionalistas, planea celebrar un referendo independentista en 2014, una iniciativa que Madrid ya prometió bloquear con todos los medios legales a su alcance.

Rajoy hizo su balance pocas horas después de que el Banco de España difundiera sus últimos datos sobre la economía española, que confirman la continuación de la recesión en el cuarto trimestre del año debido a la contracción de la demanda interna. El organismo supervisor incidió en que debe tenerse en cuenta que en el último trimestre se concentra una parte significativa del impacto de las medidas presupuestarias aprobadas durante 2012, destinadas a la reducción del déficit, para dejarlo en el 6,3 por ciento del Producto Bruto Interno (PBI) pactado con la Unión Europea (UE) desde casi el 9 por ciento de 2011.

Compartir: 

Twitter
 

Rajoy hablando ayer en La Moncloa, reafirmando el rumbo de recortes y ajustes de España.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared