EL MUNDO › EE.UU. IMPRIME BILLETES CON LA CARA DEL DICTADOR

Saddam volvió y es millones

Por Luis Prados
Desde Bagdad

Ironías de la historia. Las autoridades norteamericanas en Irak han empezado a imprimir millones de billetes de 250 dinares con la cara de Saddam Hussein ante la angustiosa falta de liquidez de los iraquíes. El propio Paul Bremer, el diplomático estadounidense que encabeza la Autoridad Provisional de la Coalición (CPA), parecía estar oyendo las carcajadas del dictador, esté muerto o escondido, cuando anunció la medida: “Es la mejor solución aunque suponga imprimir billetes con la imagen de Saddam”. Y añadió: “No es una broma”. Hace tan sólo un mes había prohibido toda clase de carteles con el rostro del ex presidente iraquí.
La cotización en la calle del dinar es una montaña rusa que desconcierta al más pintado. Los cambistas ponen su tenderete con enormes fajos de billetes de 250, un papelucho de color violáceo con un retrato de Saddam con cara de buena persona, en las glorietas y los automovilistas les gritan al pasar a cuánto está el dólar. Pues entre 1250 y 1500 dinares, según el día y la zona. Dada esa paridad, ya se dice que “seis saddams” son un dólar. La prensa iraquí informaba ayer que los norteamericanos tienen intención de imprimir 600.000 millones de dinares, unos 400 millones de dólares, en esos billetes pequeños. La escasez se debe también a la absoluta falta de confianza de los iraquíes hacia el billete de 10.000 dinares. Este billete apareció pocos meses antes de la guerra, y fue el principal botín de los salteadores de bancos durante las semanas de pillaje apenas terminó la guerra. Desde entonces se lo ha falsificado a toda máquina. Hasta el punto de que el ayatola chiíta Ali Sistani dictó entonces una fatwa prohibiendo su uso por tratarse de dinero robado. Ahora los bancos están retirándolos poco a poco de la circulación pero sólo se pueden cambiar cinco billetes de esa cantidad al día. En el mercado negro pierden el 30 por ciento de su valor.
El desbarajuste monetario iraquí se agrava con la entrada masiva de dólares y las especulaciones sobre la aparición de una nueva moneda. Incluso hay quien atesoró durante estos meses el llamado “dinar suizo”, el billete emitido antes de la guerra de 1991 y que no lleva impresa la cara de Saddam, con la esperanza de que fuese resucitado por los norteamericanos. El “dinar suizo” se imprime en Europa y está en vigor en la zona kurda, al norte del país. Se cambia actualmente a 3,8 dinares el dólar.
La intención de EE.UU. era diseñar un nuevo billete cuando se hubiera constituido una nueva autoridad iraquí de transición y así lo manifestó el gobernador del Banco Central de Irak, Falih Daud Salman, la semana pasada cuando la entidad volvió a abrir sus puertas: “Está claro que es necesario establecer una nueva moneda pero dependerá del gobierno que se establezca, de que tenga garantías legales y del cambio con otras divisas”. Como el proceso político va despacio, Bremer parece haber decidido hacer de tripas corazón y tratar de reactivar la economía del país aunque sea a costa de darle una última satisfacción a Saddam.
* De El País de Madrid. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.