EL MUNDO › MIENTRAS LOS EXPERTOS DE LA ONU INVESTIGAN, EE.UU. ADVIERTE QUE TOMARá ACCIONES

Siria, bajo inspección y amenaza de ataque

El gobierno de Al Assad y la oposición se acusaron mutuamente de los disparos contra el equipo de inspectores de la ONU que llegaba para recabar pruebas sobre el supuesto uso de armas químicas contra civiles.

Una lluvia de balas cayó ayer sobre los observadores internacionales que por primera vez visitaban el lugar donde se perpetró la matanza de al menos 1300 civiles en Siria. Tras ser blanco de los disparos de francotiradores, el equipo de expertos de Naciones Unidas visitó un poblado en las afueras de Damasco e inició su investigación sobre el supuesto ataque con armas químicas denunciado la semana pasada. El gobierno sirio del presidente Bashar al Assad y los rebeldes que quieren derrocarlo desde 2011 se acusaron mutuamente del ataque al equipo de expertos en la entrada de Muadamiyet, localidad situada en la zona de Ghouta Oriental y bajo control de los rebeldes. Por su parte, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, acusó al gobierno sirio de haber usado armas químicas contra la población civil de su país y advirtió que el presidente Barack Obama no dejará esta acción impune.

Luego del tiroteo, el equipo de la ONU tuvo que regresar y reemplazar el vehículo dañado, pero finalmente pudo llegar a Muadamiyet, donde visitó un centro médico improvisado, se entrevistó con los médicos y tomó muestras de víctimas antes de regresar a la capital siria. El fin de semana, la organización Médicos Sin Fronteras (MSF) visitó el lugar del presunto ataque y cifró los muertos en 355. El gobierno de Al Assad confirmó una ofensiva en Ghouta Oriental, pero negó haber usado armas químicas.

El ataque de ayer al equipo de expertos de la ONU –que ya se hallaba en Siria para investigar denuncias de otros ataques con armas químicas previos al de Ghouta– coincide con lo que parece ser un creciente respaldo a una acción militar en Siria en caso de confirmarse que se utilizaron armas de exterminio. El equipo de expertos abandonó su hotel de Damasco por la mañana en siete vehículos, informó la cadena de noticias CNN, que publicó imágenes de la partida.

Durante una breve declaración en el Departamento de Estado, Kerry explicó que Obama está consultando al Congreso estadounidense y a mandatarios aliados antes de decidir cuál será su respuesta. El secretario de Estado norteamericano no dudó en abrir su exposición con un tono dramático. “La matanza indiscriminada de civiles con armas químicas es una obscenidad moral. Bajo cualquier estándar es inexcusable, y pese a las excusas y equívocos que algunos han fabricado, es innegable”, sentenció.

La Casa Blanca ya había declarado que existían pocas dudas de la utilización de armas químicas en el conflicto sirio, pero ayer Kerry fue aún más lejos y cargó toda la responsabilidad sobre el gobierno de Al Assad. “Sabemos que el régimen tiene capacidad de hacer esto y que ha tenido la determinación suficiente para expulsar a la oposición de aquellos lugares que fueron atacados. La decisión del régimen de otorgar acceso (a la zona del ataque) llega demasiado tarde para ser creíble”, agregó el funcionario. Según explicó Kerry, la misión de la ONU que visitó la zona atacada podrá determinar si se utilizaron armas químicas, pero no quién fue el responsable.

En su descargo, el gobierno sirio dijo que el ejército custodió el convoy hasta que arribó a una zona controlada por los insurgentes, donde, según agregó, ocurrió el ataque a los observadores internacionales. El vocero del secretario general de la ONU Ban Ki-moon dijo que uno de los vehículos del equipo fue atacado a tiros de manera deliberada, en múltiples ocasiones, en una zona intermedia entre las controladas por el gobierno y los insurgentes, pero que nadie sufrió heridas.

Además, el portavoz Martin Nesirky agregó que el auto quedó inutilizable. El secretario Ban Ki-moon, por su parte, señaló en un comunicado que los expertos visitaron dos hospitales y pudieron entrevistar a testigos, sobrevivientes y médicos, así como recoger algunas muestras de sangre, para su posterior análisis. Ban también adelantó que presentará una queja contundente al gobierno sirio y a la oposición tras el ataque contra uno de los vehículos de la misión.

El gobierno sirio culpó a los insurgentes del tiroteo y subrayó que en esa zona la responsabilidad de garantizar la seguridad de los expertos era de los rebeldes. Por su parte, la Coalición Nacional Siria, la oposición en el exilio, acusó a milicias progubernamentales de haber comenzado con los disparos y denunció que fue un intento por intimidar al equipo de la ONU e impedir que descubra la verdad del ataque con armas químicas. En un comunicado, la Coalición Nacional Siria se comprometió a facilitar el trabajo de los expertos en las zonas bajo control de los rebeldes y explicó que los activistas colaboraron con los observadores de la ONU durante su visita.

Varios videos colgados en Internet por los grupos opositores muestran a los especialistas hablando con lugareños y médicos en la localidad de Damasco. El equipo, encabezado por el sueco Ake Sellstrom, está en Siria desde la semana pasada, y su misión inicial era estudiar el posible uso de armas químicas en tres episodios previos separados.

Compartir: 

Twitter
 

El equipo de inspectores visitó un centro médico improvisado, se entrevistó con los médicos y tomó muestras a las víctimas.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.