EL MUNDO › RUSIA VUELVE AL PRIMER PLANO DIPLOMATICO

Putin festeja su jugada por Siria

 Por Mary Dejevsky *

Rusia puede no estar alardeando sobre su triunfo diplomático al impedir los ataques aéreos a Siria, por lo menos no al público nacional. Pero el Vladimir Putin que se reunió con el grupo internacional de especialistas de Rusia conocido como el Club Valdai, en un centro turístico del mismo nombre, salió como un hombre muy feliz, aun mientras admitía que el fracaso del acuerdo logrado hace una semana en Ginebra probablemente terminaría con el uso de la fuerza. Respondiendo a preguntas sobre Siria, el presidente ruso estuvo cauto en no dar por sentado el éxito del acuerdo sobre armas químicas, pero dijo que esperaba que el presidente Assad honraría su compromiso.

“No puedo decir con el ciento por ciento de certeza que lograremos que todo se cumpla. Pero todo lo que hemos visto hasta ahora, en los últimos días, nos da confianza en que es posible y que se hará.” Y de no ser así, ¿se culparía a Rusia por el fracaso? “No”, dijo Putin. Estados Unidos y Rusia, dijo, tenían un rol conjunto y compartían la responsabilidad. “Si el esfuerzo presente fracasa, será muy malo, y es claro que se recurrirá a la fuerza.” Interrumpiendo a uno que preguntaba, que desafió a Putin sobre su aparente oposición a una respuesta militar, el presidente ruso fue categórico: “No nos oponemos al uso de la fuerza; nos oponemos al uso de la fuerza sin la aprobación del Consejo de Seguridad de la ONU”.

Putin también ofreció una visión de cómo nació la idea del muy ponderado artículo para The New York Times. La idea de usar un artículo de un diario para un pedido directo mientras miembros del Congreso de Estados Unidos estaban considerando si votar o no los ataques aéreos, dijo, era de él y el artículo en realidad no contenía nada que no hubiera dicho antes en varios pronunciamientos. Dijo que el borrador fue editado dos veces: The New York Times fue advertido de que le llegaría y él estipuló que no debía tener cortes. A último momento, el Kremlin pidió que la publicación fuera demorada un día, porque el presidente Obama debía hablar esa noche y Putin quería esperar, en caso de que Estados Unidos cambiara su posición.

Con el presidente Obama todavía discutiendo por los ataques aéreos, el artículo del presidente ruso fue publicado al día siguiente sin cambios, salvo que él había añadido una última frase final, con referencia a Dios: “Somos todos distintos, pero no debemos olvidar que Dios nos crió a todos iguales”. No sólo el hecho fue emitido por primera vez, sino que la audiencia incluía a miembros prominentes de la oposición rusa, a quienes se les permitió y quizás alentó a hacer preguntas.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.
Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.