DEPORTES › EL HERMANO DEL CHE EN HOMENAJE A MIGUEL

La carrera de Guevara

 Por Gustavo Veiga

La nieve de primavera caía en copos aislados sobre la plaza Fito Teberna, un espacio público que recuerda al único militante desaparecido nacido en San Martín de los Andes. La Carrera de Miguel estaba por comenzar. El tiempo inclemente había provocado un recorte a la prueba por la memoria, la verdad y la justicia. En el recorrido de cinco kilómetros y la caminata de tres, se mezclaban Juan Martín Guevara, el hermano menor del Che; Sandra Rodríguez, la compañera del asesinado maestro Carlos Fuentealba, y poco más de un centenar de atletas. Algunos eran ciegos y los guiaba un lazarillo. Otros, educadores o alumnos de la Escuela Che Guevara de Berazategui improvisados como corredores de fondo.

En muchos casos habían viajado a la ciudad neuquina, aunque no para hacer esquí, un berretín de las clases acomodadas. Estaban ahí para asistir al Foro Latinoamericano Mercosur por el Deporte, la Educación Física y la Recreación. Un espacio donde participaron representantes del pueblo mapuche. Los mismos que durante años lucharon para hacer respetar su espacio territorial en la base del cerro Chapelco.

La Carrera de Miguel se organizó por primera vez bajo la nieve. Nadie se desalentó por eso. Guevara, un ex militante del ERP que estuvo detenido durante toda la dictadura, caminó entusiasmado como un principiante. Antes había cautivado a varios auditorios contando anécdotas sobre su célebre hermano revolucionario. Ernesto le llevaba quince años. Ahora Juan Martín tiene 70 y no aparenta esa edad. Tiene el bigote espeso y su voz resuena en cualquier espacio donde el público esté dispuesto a escucharlo. Da lo mismo si es La Pastera, el museo local sobre el Che o el amplio salón del municipio.

En la cárcel de Sierra Chica era el preso 449. Habla con naturalidad de sus ocho años detenido, como de la asociación que preside: por las huellas del Che. Transmite un antiimperialismo que contagia. Y lo hace con las convicciones firmes de una añeja militancia. Se banca el frío polar mientras camina junto a la compañera del maestro Fuentealba. A Sandra Rodríguez la conocen muy bien en San Martín de los Andes. Trabajó en la escuela 134 cuando era su director el actual intendente: Juan Carlos Fernández. Además, una de sus hijas, Camila, nació ahí. Enseguida sintoniza con los principios que levanta el Foro. Participa, comparte momentos con Serena Gutiérrez, la compañera de Fito Teberna, enfermera de profesión y ex militante montonera (en la foto, con Guevara y Rodríguez). A ellas se suma Elvira Sánchez, infaltable en cada marcha que se corre por su hermano y los 30 mil desaparecidos.

Un lonko mapuche (significa líder) encabeza la delegación chilena que se sumó al foro para difundir sus juegos ancestrales. Otro lonko, pero argentino, concentra la atención de todos cuando dice que los primeros desaparecidos fueron hijos de su pueblo.

La nieve puede impedirle despegar a un avión, pero no intimida a los que corren por Miguel. Van llegando a la meta abrigados hasta la barbilla. Después se entregarán copas, habrá discursos muy sentidos y una inacabable sensación de deber cumplido. El Foro y la carrera ya son historia en San Martín de los Andes, pero son futuro en decenas de experiencias idénticas que están por venir.

En la decimooctava ciudad donde se realizó la prueba se impulsa una idea: crear la asociación por la Carrera de Miguel. Sus fogoneros apuntan que ya es hora de institucionalizarla. Se transformó en una bandera por los derechos humanos, más allá de que algunos políticos y funcionarios la ningunean o la vaciaron de contenido. Es muy evidente que en la Ciudad de Buenos Aires sucede eso. Mauricio Macri es ajeno a las luchas por memoria, verdad y justicia.

El atleta y poeta desaparecido el 8 de enero de 1978 jamás hubiera imaginado que un Guevara, tan revolucionario como su hermano el Che, lo acompañaría una mañana nevada de primavera.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
DEPORTES
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.