EL MUNDO › MILLONES SUFREN EL CIERRE DEL PENTAGONO

El mayor empleador

Millones de personas en todo el mundo dependen directa o indirectamente del presupuesto del Pentágono, el mayor empleador del mundo y una de las agencias que más teme un prolongado cierre administrativo por la falta de asignación de fondos. “Parece un edificio fantasma”, comenta un oficial dentro del Pentágono, uno de los complejos de oficinas más grandes jamás construido y que tras tres días de parálisis está excepcionalmente tranquilo en los kilométricos pasillos de esta ciudad-fortaleza.

De los fondos del Departamento de Defensa dependen 1,4 millones de soldados, 800.000 empleados civiles y alrededor de dos millones que reciben beneficios, como veteranos u oficiales retirados. Además, habría que sumar unos 700.000 empleados subcontratados del Pentágono, que en ocasiones trabajan hombro con hombro con sus colegas de Defensa, lo que elevaría el número de personas vinculadas directa o indirectamente a los fondos de Defensa a los 4,9 millones.

La posibilidad de un cierre de más de una semana parece cada vez más clara por la falta de acuerdos entre demócratas y republicanos sobre el presupuesto, algo que aún podría empeorar con la llegada de un nuevo debate que promete durar días: la necesidad de elevar el techo de endeudamiento del país para no suspender pagos en dos semanas. Ante la perspectiva de un largo cierre, o shutdown en inglés, la palabra en boca de todos en Washington, Obama autorizó el pago para los 1,4 millones de soldados, mientras que unos 400.000 empleados civiles del Pentágono llevan tres días en casa con sus sueldos suspendidos al no ser considerados personal esencial.

Eso afectó los despachos del Pentágono, pero también al pago de primas a militares o la disponibilidad de cazas para las misiones de vigilancia de los cielos en Estados Unidos. Además, la mayoría de los 465.000 efectivos de la Guardia Nacional, que recibían compensaciones económicas por entrenar los fines de semana o por responder a emergencias en momentos como la actual temporada de huracanes, dejarán de hacer maniobras, ya que toda actividad relacionada con entrenamientos militares fue suspendida.

En un movimiento poco común el Departamento de Defensa desbloqueó 5500 millones de dólares en fondos a contratistas en las horas previas al cierre de la administración, algo que fuentes del Pentágono indican que no es tan extraño debido a que ese tipo de operaciones está ya aprobado y se aceleran al cierre del ejercicio fiscal, que finalizó el 30 de septiembre.

Por el momento, los más afectados son los empleados civiles asalariados del Departamento de Defensa, el mayor empleador del mundo por delante del ejército chino y la cadena de supermercados Walmart, aunque una parálisis de más de una semana podría tener graves consecuencias para muchas familias o negocios.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.