EL MUNDO › AL MENOS CINCO MUERTOS EN UNA MANIFESTACION CONTRA LA DICTADURA EN EGIPTO

Matanza en la plaza Tahrir

Seguidores de los Hermanos Musulmanes intentaron marchar hacia la emblemática plaza, pero fueron dispersados por la policía, e imágenes de TV mostraron un vehículo militar desde donde se abrió fuego contra los manifestantes.

Al menos cinco personas murieron ayer y 40 resultaron heridas en Egipto cuando islamistas se enfrentaron con policías al retomar sus protestas para exigir la restitución del derrocado presidente Mohamed Mursi. En El Cairo, seguidores de los Hermanos Musulmanes intentaron marchar hacia la emblemática plaza Tahrir, pero fueron frenados y dispersados por la policía, e imágenes de TV mostraron un vehículo militar desde donde se abrió fuego contra los manifestantes. Pese al estado de sitio instaurado por las autoridades de facto hace dos meses, los seguidores de Mursi intentaban llegar a la plaza para reunirse en una convocatoria que se extenderá hasta el domingo, cuando el país conmemora el inicio de la guerra árabe-israelí de 1973, conocida como guerra de Yom Kippur. Cuatro de las muertes se registraron en choques entre partidarios y detractores de Mursi en El Cairo, mientras que el otro fallecimiento ocurrió en la ciudad de Suez.

Según fuentes de seguridad, los seguidores de Mursi intentaron desbloquear el ingreso a la plaza –cerrada por el Ejército y la policía– lanzando piedras que fueron respondidas por los uniformados con gases lacrimógenos. En tanto, otro grupo de simpatizantes de los Hermanos Musulmanes marchó desde un barrio de El Cairo hacia el lugar de su antiguo campamento de protestas, la plaza Rabaa al Adaweya, de donde las fuerzas de seguridad los desalojaron el 14 de agosto pasado a sangre y fuego con un saldo de cientos de muertos. Los manifestantes marchaban cantando consignas en contra del jefe del Ejército, Abdel Fatah al Sisi, quien estuvo al frente del golpe de Estado que derrocó a Mursi, miembro de la Hermandad.

También se produjo un enfrentamiento entre manifestantes y vecinos del barrio cairota de Manial, donde se concentraron cientos de islamistas que corearon consignas para reclamar la vuelta al poder del mandatario depuesto el 3 de julio. Asimismo, hubo choques en el distrito de Shubra, donde los partidarios de los Hermanos Musulmanes intentaron organizar una marcha después de la oración del mediodía. Otros incidentes violentos ocurrieron también en la norteña ciudad de Alejandría, donde las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes.

La campaña de marchas “ininterrumpidas y sin violencia” desde ayer hasta el próximo domingo fue organizada por la Coalición Nacional de Defensa de la Legitimidad, integrada por distintos grupos islamistas, entre ellos la Hermandad Musulmana. Bajo el lema “El Cairo, la capital de la revolución”, la marcha del domingo es un tributo a los héroes del Ejército que combatieron en la guerra de Yom Kippur –la cuarta guerra que enfrentó a Israel con los países árabes, tras negarse a entregar los territorios arrebatados durante la Guerra de los Seis Días–, en contraposición a los militares que derrocaron al gobierno de Mursi elegido democráticamente, explicaron los islamistas.

“Los verdaderos líderes son aquellos que llevan a cabo su responsabilidad en circunstancias difíciles y apuntan sus armas hacia el enemigo real, en las fronteras de la patria”, afirmó la Coalición. Asimismo, criticó a la cúpula del Ejército, liderado por el general Abdel Fatah al Sisi, que derrocó a Mursi tras apoyarse en las masivas protestas que pedían elecciones anticipadas.

Por otro lado, horas antes del inicio de las manifestaciones, dos soldados egipcios murieron en un ataque perpetrado por un grupo armado contra un puesto de control del Ejército, al este de El Cairo, informaron fuentes de seguridad. Los atacantes huyeron pero fueron atrapados poco después en una población cercana. Desde el golpe de Estado aumentaron considerablemente los ataques contra comisarías y efectivos de seguridad en todo el país, especialmente en la península del Sinaí.

En los últimos tres meses, las autoridades llevaron a cabo una campaña de detenciones contra los líderes de la Hermandad, prohibieron sus actividades y los acusaron de instigar a la violencia. También reforzaron la presencial policial y militar en la capital y en otros puntos estratégicos, lo que ha dificultado nuevas concentraciones multitudinarias de los partidarios de Mursi. Tras el derrocamiento del ex mandatario, el Ejército se enfrentó en numerosas oportunidades con los islamistas, dejando un saldo de más de mil muertos y cerca de 5000 heridos.

Compartir: 

Twitter
 

Simpatizantes de Mursi gritan consignas contra la dictadura.
Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.