EL MUNDO › ATAQUE DEL HEZBOLA EN ZONA ISRAELI FRONTERIZA

En la delgada línea de fuego

El grupo chiíta libanés Hezbolá impactó en la ciudad israelí de Shlomi y mató a un joven e hirió a cuatro. Israel negó penetrar en espacio libanés y responderá a ataques de Hezbolá.

Medio Oriente entró en una nueva crisis, pero el conflicto no es entre israelíes y palestinos sino entre Israel, Líbano y Siria. Ayer a la mañana, el grupo fundamentalista chiíta-libanés Hezbolá tiró varios proyectiles en la ciudad israelí de Shlomi e hirió a cinco israelíes, entre ellas un bebé de ocho meses y un chico de 16 años, que después murió en el hospital. La respuesta de Israel no se hizo esperar: a las pocas horas, su ejército destruía dos baterías antiaéreas de Hezbolá en la ciudad libanesa de Nakura. El ministro de Relaciones Exteriores israelí, Silvan Shalom, acusó a Siria y Líbano de ser los responsables del ataque. Y les advirtió que si no dejan de apoyar a Hezbolá, “no tendremos otra opción que defendernos”. Pero Líbano anunció que denunciará a Israel ante el Consejo de Seguridad de la ONU por sus “reiteradas violaciones y agresiones” aéreas y terrestres en territorio libanés. Por su parte Hezbolá dijo que el ataque de ayer “no será el último”.
El de ayer fue el cuarto ataque de Hezbolá desde el 21 de enero, cuando esta milicia atacó por primera vez a las Granjas de Shebaa, una zona muy disputada que está cerca del punto donde se unen las fronteras de Israel, Siria y Líbano. Actualmente Shebaa está ocupada por Israel, que considera que pertenece a Siria y pretende negociar su devolución con Damasco. Pero Líbano afirma que Shebaa pertenece a su territorio. El viernes pasado, Hezbolá atacó esa zona con misiles y morteros, y ayer volvió a hacerlo en Shlomi, cerca de la frontera con Líbano. El vocero de Hezbolá en el sur de Líbano, Nabil Kawook, advirtió ayer que el último ataque en Shebaa contra puestos militares israelíes “no será el último”. Y agregó que, luego de la muerte de Ali Hussein Saleh, “la situación ha cambiado e Israel asumirá las consecuencias”. Saleh murió cuando el auto en el que viajaba voló en pedazos y Hezbolá acusa a Israel por el atentado. Unos días antes, el jefe de esta milicia, Hassan Nasrallah, amenazó con secuestrar a más israelíes para conseguir la liberación de los 16 libaneses que siguen presos en cárceles israelíes.
Entretanto, Líbano presentó una “queja urgente” ante el Consejo de Seguridad de la ONU porque Israel “viola diariamente el espacio aéreo libanés y su soberanía”. El ministro de Relaciones Exteriores libanés, Jean Obeid, pidió al representante permanente de Líbano ante la ONU, Joseph Diab, que en esta queja formal certifique todas las últimas agresiones aéreas y terrestres israelíes contra el territorio libanés que hayan provocado daños materiales. Según la policía libanesa, después del ataque de Hezbolá, Israel atacó ayer varios puntos del sur de Líbano. Aparentemente, los aviones israelíes lanzaron al menos dos misiles en Dir Harfa, cerca de la ciudad portuaria de Tiro. Sin embargo, el ejército israelí aseguró en un comunicado que “ningún aparato cruzó ayer el espacio aéreo libanés”. Y acusó a Hezbolá de lanzar un ataque de artillería contra una ciudad israelí “haciéndolo pasar por un ataque antiaéreo”.
Después del ataque del viernes, Israel dijo a la ONU que Hezbolá amenaza con arruinar los esfuerzos de paz en Medio Oriente. Y ayer, el premier israelí Ariel Sharon autorizó a su ejército a responder los ataques de Hezbolá. Pero, por ahora, la ofensiva israelí será “limitada”. Israel “no puede quedarse de brazos cruzados, pero tampoco queremos una escalada militar con Siria y Líbano”, declaró un funcionario israelí que no quiso dar su nombre.

Compartir: 

Twitter
 

Uno de los heridos, luego de que el grupo fundamentalista Hezbolá lanzó proyectiles en Shlomi.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.