EL MUNDO › APRETADO TRIUNFO DEL FMLN EN LAS ELECCIONES PRESIDENCIALES DE EL SALVADOR

La ex guerrilla se impuso con lo justo

El candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Salvador Sánchez Cerén, obtuvo el 50,11 por ciento de los votos y Norman Quijano, candidato de la Alianza Republicana Nacionalista, un 49,89 por ciento.

Con el ciento por ciento de los votos escrutados en el recuento preliminar, el candidato del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, obtuvo un 50,11 por ciento de los votos y Norman Quijano, candidato de la opositora Alianza Republicana Nacionalista (Arena), un 49,89 por ciento, lo que significa 0,22 punto porcentual de diferencia a favor del candidato oficialista, informó el Tribunal Supremo Electoral (TSE). Sánchez Cerén aseguró ayer que confía en que el escrutinio final ratifique su victoria. Quijano, que también se proclamó triunfador, dijo estar dispuesto al diálogo con el FMLN. El presidente del TSE, Eugenio Chicas, aseguró que las elecciones para elegir al próximo presidente de El Salvador fueron limpias y transparentes, legítimas y creíbles, pero no proclamó al candidato triunfador de unos comicios reñidos. Según ese organismo, de acuerdo con el escrutinio preliminar, la distancia entre ambos partidos es de 6634 votos.

El estrecho resultado preliminar de la segunda vuelta electoral refleja la clara polarización que existe entre los salvadoreños. Quizá la mejor ilustración de este hecho la dio ayer el diario local El Mundo, que publicó en primera plana el mapa de El Salvador partido en dos mitades, una con el emblema del gobernante FMLN y la otra con el de la opositora Arena. El FMLN, en el poder desde 2009, es la antigua guerrilla que se enfrentó al ejército salvadoreño durante la guerra civil que asoló el país entre 1980 y 1992. Arena aglutina a los principales sectores de la derecha, que gobernó durante 20 años consecutivos, entre 1989 y 2009, y ahora es la principal fuerza de oposición.

Aunque ambos candidatos se declararon ganadores, el TSE no oficializará al nuevo presidente electo hasta que realice el recuento definitivo, acta por acta, a lo largo de esta semana. De los 14 departamentos del país el FMLN ganó en siete y Arena en los otros siete, según los datos preliminares. El resultado electoral presenta un país totalmente dividido en dos posturas dramáticamente separadas, expresó al Canal 12 de la televisión local el diputado y dirigente de Arena, Edwin Zamora.

El presidente de la Asamblea Legislativa y dirigente del FMLN, Sigfrido Reyes, también admitió esa división, y alertó que la población que no votó por su partido no puede ser excluida ni se puede gobernar sólo para la mitad de la sociedad. A juicio de Reyes hay un sector de votantes con una clara posición de progreso para el país y por ello respaldó la propuesta del FMLN, y otro sector claramente conservador que, dijo, tiene temor a los cambios.

El presidente de la firma encuestadora mexicana Mitofsky, Roy Campos, comentó, por su parte, a Telecorporación Salvadoreña, que Sánchez Cerén debe comprender que la mitad de la población le dijo que no a su opción. “Un futuro gobierno de Sánchez Cerén está obligado a dar garantías a todos los salvadoreños y entender que él mismo tiene que correr un poco al centro y no irse al extremo izquierdo”, opinó Campos.

“No tenemos ninguna duda de que se van a reafirmar (en el recuento definitivo de los votos) los resultados del conteo preliminar”, dijo ayer Sánchez Cerén en conferencia de prensa. Según el escrutinio preliminar, el candidato oficialista señaló que el FMLN obtuvo más votos que el partido Arena, y que pese a que el TSE no dio una resolución definitiva, “hemos hecho los estudios y los análisis” necesarios y se ha llegado a la conclusión de que en el recuento definitivo no habrá “ninguna modificación de resultados”, agregó.

Además, señaló que en su fuerza están seguros de que su compañero de fórmula, Oscar Ortiz, y él, son desde ya el nuevo vicepresidente y presidente de El Salvador, respectivamente. Sin embargo, aclaró que van a esperar a que el TSE anuncie los resultados definitivos del escrutinio final, que se inició ayer y puede durar entre tres y cuatro días. Sánchez Cerén llamó ayer de nuevo a los diferentes sectores del país, incluyendo al partido Arena, a “trabajar juntos para construir una agenda de nación”. Aseguró que va a gobernar para El Salvador, para todos en general, sin importar si votaron o no por él, y que respetará las instituciones democráticas del país.

Quijano dijo estar dispuesto al diálogo con el FMLN para construir una gobernabilidad para el país. “Arena no puede gobernar sola, necesita al FMLN, y viceversa, porque ambos partidos se necesitan por ser las dos principales fuerzas políticas del país”, subrayó el candidato opositor. También anticipó que en los últimos sondeos, antes de la cita con las urnas, no publicados por prohibición legal, indicaban que iba a revertir la derrota y a triunfar en las elecciones.

En total, según el TSE, en el escrutinio preliminar Sánchez Cerén obtuvo 1.494.144 votos (50,11 por ciento) y Quijano 1.487.510 (49,89 por ciento). Chicas detalló que hubo un total de 11.532 abstenciones, 19.577 votos nulos y 4191 votos impugnados. Explicó que hay 14 actas pendientes que se revisarán en el escrutinio definitivo y otras siete actas que presentaron una “inconsistencia numérica”, que también serán analizadas en esa fase electoral, junto al resto de actas, que suman 10.445. El observador internacional Nicanor Moscoso, de la Unión Interamericana de Organismos Electorales (Uniore), aseveró que no hay indicios de fraude electoral en ninguno de los procesos de las elecciones presidenciales.

Compartir: 

Twitter
 

El candidato del FMLN, Salvador Sánchez Cerén, celebra con simpatizantes su estrecho triunfo electoral.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.