EL MUNDO › EL PROCESO DE PAZ QUEDO EN EL CENTRO DE LA CAMPAÑA ELECTORAL EN COLOMBIA

Vinculan a Zuluaga con el espionaje

La imagen de Zuluaga sufrió ayer un duro golpe luego de que un hacker español confirmara que el candidato y Alvaro Uribe sabían del plan para sabotear el proceso de paz, según declaró el hacker en la Fiscalía General.

Oscar Zuluaga está más complicado: el hacker español Rafael Revert reveló que estaba al tanto del espionaje a miembros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y funcionarios del país caribeño. De este modo, el diálogo de paz y el futuro mismo de la guerrilla volvieron a quedar en el centro de la escena, en la última semana de campaña en Colombia. Zuluaga, que parece haber registrado la complejidad de las denuncias en su contra, se mostró favorable a que, finalizado el conflicto armado, las FARC puedan crear un partido político, integrado por “insurgentes rasos”, pero no por quienes cometieron “crímenes atroces de lesa humanidad”. El candidato del Centro Democrático (CD) es delfín del ex presidente Alvaro Uribe, un enconado enemigo de las conversaciones que tienen lugar en La Habana, desde diciembre de 2012, entre la guerrilla colombiana y el gobierno de Juan Manuel Santos.

En una entrevista publicada por el diario Folha de São Paulo, Zuluaga advirtió que la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) está bajo la influencia de “un castro-chavismo nefasto para América latina”. El candidato del CD, a quien los sondeos para los comicios del domingo colocan en un virtual empate con el presidente Santos, señaló que Colombia va en el camino equivocado en materia de seguridad y criticó al mandatario. “Santos prefirió un camino de paz negociada sin condiciones, teniendo como garante fundamental al régimen castro-chavista. Es preciso debilitar y desarticular a los actores terroristas por medio de las instituciones. Eso significa tener fuerzas militares motivadas y que se lancen a la ofensiva”, sostuvo.

Ante el temor de que quien gane los comicios pueda romper el diálogo con las FARC, un abogado presentó un amparo constitucional que ahora estudia un tribunal, que ya envió una carta a los candidatos para que se pronuncien al respecto. Santos, que busca la reelección para el período 2014-2018, centró su campaña en la necesidad de que su gobierno concluya el proceso de paz, que según las denuncias el uribismo intentó boicotear. Aunque en un primer momento Zuluaga dijo que rompería esas conversaciones, en las últimas semanas cambió de postura y se mostró más partidario de un diálogo con condiciones: una de ellas, un cese del fuego unilateral por parte de las FARC. Con matices, los demás candidatos presidenciales respaldan las negociaciones: Enrique Peñalosa, de la independiente Alianza Verde; Clara López, del centroizquierdista Polo Democrático Alternativo y la Unión Patriótica; y Marta Lucía Ramírez, del Partido Conservador.

La imagen de Zuluaga sufrió ayer otro duro golpe luego de que el hacker español confirmara que el candidato y su jefe político, Alvaro Uribe, sabían del plan para sabotear el proceso de paz, según declaró Revert ante la Fiscalía General, testimonio que reprodujeron algunos medios bogotanos. El Ministerio Público arrestó a comienzos de este mes al ingeniero de sistemas Andrés Sepúlveda, acusado de interceptar cuentas de correo electrónico vinculadas con las negociaciones que llevan a cabo en Cuba el gobierno y las FARC.

El escándalo creció cuando se supo que Sepúlveda encabezaba y dirigía el equipo de redes sociales de la campaña de Zuluaga, que primero dijo no conocer al detenido y luego admitió que mantuvieron “alguna reunión” en su oficina. Para entonces ya se difundía un video de una charla entre ambos, que el candidato denunció como un montaje político. Revert, que ahora se encuentra amparado bajo la figura del testigo protegido, admitió que fue él quien grabó ese video con su teléfono móvil, como una especie de defensa cuando se dio cuenta de que en la oficina de Sepúlveda, en la que trabajaba desde comienzos de este año, se cometían irregularidades.

El español dijo además que fue contratado por Sepúlveda para asegurar que la campaña del candidato Zuluaga “no tuviese ningún problema de seguridad, ni interceptaciones”, pero que pronto notó las actividades ilegales. “Movieron trabajos que supuestamente eran para gente de la DEA, y por otro contacto me enteré de que no era así. Había varias cosas que no cuadraban con la historia, porque obviamente alguien que no es militar, ni de inteligencia, no puede hacer operaciones internacionales. En una de las computadoras había información de inteligencia de más de seis países diferentes. Había cosas no coherentes con una campaña presidencial en redes sociales”, dijo.

De acuerdo con Revert, la estrategia para hacer fracasar el proceso de paz era dejarle ver a las FARC que estaban siendo espiadas, para que los negociadores del grupo guerrillero pensaran que el responsable era el gobierno de Santos. El ingeniero reveló que Zuluaga tenía acceso a información confidencial de seis países latinoamericanos y que Sepúlveda tenía ese material “parado”, pero “alardeaba” afirmando: “Yo tengo información para poner en guerra seis países”. El testigo protegido español explicó que comerciar con estas informaciones implicaba enormes ganancias en el mercado negro y que por eso su jefe las atesoraba.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.