EL MUNDO › TENSION EN UCRANIA A TRES DIAS DE LAS ELECCIONES

El favorito es un millonario

Petro Poroshenko, de 48 años y conocido como el “rey del chocolate” por sus empresas de golosinas, podría sacar más del 50 por ciento de los votos en los comicios del domingo. Busca evitar el ballottage debido a la crisis del país.

El favorito a ganar la elección presidencial del domingo en Ucrania, el millonario Petro Poro-shenko, llamó ayer a los votantes a darle una victoria en primera vuelta para evitar el riesgo de una “desestabilización” que pudiera hacer imposible celebrar el ballottage. Los sondeos indican que Poroshenko, de 48 años y conocido como el “rey del chocolate” por sus empresas de golosinas, podría sacar más del 50 por ciento de los votos en los comicios del domingo, que fueron convocados tras el derrocamiento del ex presidente prorruso Viktor Yanukovich, luego de una ola de protestas, en febrero pasado.

Una segunda vuelta está prevista para el 15 de junio, pero Poroshenko dijo que esto no sería bueno para la estabilidad del país. “Seamos realistas: si la elección no se termina en la primera vuelta, la segunda podría no tener lugar. La desestabilización podría ser tal que tendríamos que pelear por la legitimidad”, apuntó Poroshenko en un acto en el sureño puerto de Odesa, sobre el mar Negro. Además, pareció insinuar que ejercer mayor presión sobre Rusia, que desplegó a miles de soldados en su frontera con Ucrania, o una escalada de las acciones de los separatistas en el este del país podrían complicar la celebración del ballottage.

El gobierno interino de Ucrania asegura que las elecciones serán vitales para estabilizar y reconciliar a un país que enfrenta una rebelión separatista en el este protagonizada por grupos armados prorrusos que rechazan la legitimidad de las autoridades pro occidentales surgidas en Kiev tras la caída de Yanukovich. El ex mandatario huyó luego a Rusia, que en marzo se anexó a la península de Crimea luego de que ésta votara separarse de Ucrania, inspirando a las provincias orientales ucranianas de Donetsk y Lugansk, que la semana pasada proclamaron su independencia y prometieron que no permitirán la votación en sus regiones.

Por su parte, el presidente interino de Ucrania, Alexandr Turchinov, inspeccionó ayer la marcha de la ofensiva contra los bastiones prorrusos en la región de Donetsk y se mostró implacable con los separatistas. “Estamos listos para la última fase de la operación antiterrorista y en breve estaremos preparados para limpiar de terroristas las regiones de Donetsk y Lugansk y garantizar la celebración de las elecciones”, dijo. El presidente visitó a las tropas en el campamento situado en las afueras de la ciudad de Slaviansk (Donetsk), donde se encuentran atrincherados desde hace varias semanas centenares de milicianos prorrusos bien pertrechados. Además, se reunió con los jefes de las fuerzas de seguridad leales a Kiev en Donetsk y Lugansk para abordar la organización de la elección frente al sabotaje rebelde.

El presidente ruso, Vladimir Putin, que calificó la destitución de Yanukovich de golpe de Estado pero también dijo que los comicios en Ucrania serán un paso en la dirección correcta, volvió a expresar sus dudas sobre el hecho de celebrarlas en medio de una ofensiva del ejército ucraniano contra los separatistas. Durante una visita de Estado a China, el mandatario ruso aseveró que además sería más lógico que Kiev celebrara las elecciones después de un referendo sobre una nueva Constitución que dé más poderes a las regiones de mayoría rusoparlante del este del país.

“Será muy difícil para nosotros entablar relaciones con personas que llegaron al poder con el trasfondo de una continua operación punitiva en el sur y el sureste de Ucrania”, declaró Putin. El líder del Kremlin dijo esta semana que las tropas rusas desplegadas en la frontera con Ucrania habían iniciado el repliegue, pero la OTAN señaló ayer por tercer día consecutivo desde el anuncio que aún no había notado un movimiento significativo de retorno de los soldados a sus cuarteles.

Unos 35,5 millones de ucranianos están habilitados para votar el domingo, incluyendo a 5,1 millones de votantes de Donetsk y Lugansk. Ucrania tiene unos 46 millones de habitantes. Las autoridades electorales de Ucrania esperan que la participación llegue a un 80 por ciento, pese a una campaña con escaso clima preelectoral, pocos actos y poca publicidad visible en las calles de Kiev.

En Nueva York, el Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer por la tarde para debatir la situación en Ucrania, y mientras las potencias occidentales confiaron en que los comicios sirvan para avanzar en la resolución de la crisis, mientras que Rusia continuó sin dejar claro si tan siquiera reconocerá sus resultados. Moscú no tomará una decisión hasta después del domingo, según dijo su embajador ante Naciones Unidas, Vitaly Churkin.

Compartir: 

Twitter
 

Poroshenko y un ciclista sostienen una remera que dice “Poroshenko 1”, durante un acto en Odesa.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.