EL MUNDO › XI Y PUTIN FIRMAN UN MEGACONTRATO

Gas ruso para China

El presidente ruso, Vladimir Putin, selló ayer en China un acuerdo para suministrar gas natural al gigante oriental, en momentos en que su país se enfrenta a sanciones económicas y fuerte presión por parte de Estados Unidos y la Unión Europea por su actuación en la crisis ucraniana. El largamente esperado acuerdo entre el consorcio Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) fue firmado en una ceremonia en presencia del presidente Putin, y su homólogo chino, Xi Jinping.

Aunque sus términos no fueron aún detallados, se estima que por el contrato, que alcanza los 400 mil millones de dólares, China recibirá a partir de 2018 y hasta 2048, 38.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año –casi la cuarta parte de su consumo anual– a través de un gasoducto que conectará los dos países por el este de las regiones asiáticas de Rusia.

“Este es el mayor contrato en la historia del sector del gas de la antigua URSS”, afirmó Putin después de cerrar el trato en Shanghai. “Nuestros amigos chinos son negociadores difíciles, duros. A través de un compromiso mutuo nos las arreglamos para llegar no sólo a términos aceptables, sino más bien satisfactorio para ambas partes. Ambas partes estaban muy complacidas por el compromiso alcanzado en el precio y otros términos.”

Con la firma de este tratado, al que debe agregarse la celebración ayer de maniobras militares conjuntas, Rusia y China emiten un mensaje de unión, necesario en momentos en que ambos experimentan un aislamiento de Occidente por la situación en Ucrania, en el caso ruso, y los recientes conflictos en los mares de Asia Oriental por parte de China.

En Moscú el acuerdo fue recibido con expresiones de alegría. El sitio web de noticias Gazyeta en ruso declaró “una victoria de la diplomacia rusa. Rusia dictó el precio a China”. Expertos citados por el sitio web afirmaron que la única alternativa de China habría sido para comprar gas natural licuado de Qatar al doble del precio finalmente acordado en Shanghai.

El acuerdo, que tardó más de diez años en lograrse, le dio base al alarde que hace el presidente Putin –más todavía desde el inicio de la crisis de Ucrania– de que Rusia se está independizando del comercio con Europa, y embarcándose en una nueva aventura rentable en Asia. El precio final es inferior a lo que Moscú pedía inicialmente, pero debilita los instrumentos de presión política que la Unión Europea venía ejerciendo sobre Moscú.

El pacto, por otra parte, se materializó en los márgenes de la IV Cumbre de la Conferencia sobre Interacción y Medidas de Construcción de Confianza en Asia, una cumbre sobre seguridad regional que se celebró el martes y ayer en la metrópoli oriental china de Shanghai. En ella, China y Rusia se comprometieron a fortalecer la cooperación en las áreas de energía e infraestructura en Rusia, según un comunicado firmado por ambos mandatarios.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.