EL MUNDO › FRANCISCO PIDIó UNA SOLUCIóN POLíTICA PARA EL PAíS DEL GOLFO

Viaja un cardenal a Bagdad

Es probable que el cardenal Fernando Filoni intente entrevistarse con exponentes de la comunidad cristiana a fin de tener una visión más realista de la situación. El Papa condenó la persecución a las minorías religiosas.

 Por Elena Llorente

Desde Roma

A pocos días de su primer viaje a Corea y frente a la violencia que se ha desatado en distintos países de Medio Oriente, el papa Francisco volvió ayer a referirse a la paz, aludiendo sobre todo a las feroces persecuciones de cristianos y de otras minorías religiosas en Irak y pidiendo “una solución política a nivel internacional y local que pueda detener estos crímenes y restablecer el derecho”. “Nos dejan incrédulos y consternados las noticias que llegan de Irak: miles de personas, entre ellas muchos cristianos, expulsados de sus casas de manera brutal, niños muertos de sed y de hambre durante la fuga, mujeres secuestradas, personas masacradas, violencia de todo tipo, destrucción por todos lados, destrucción de casas, de patrimonios religiosos, históricos y culturales”, dijo el Papa al concluir la oración del Angelus y dirigiéndose a los peregrinos desde el balcón que da a la plaza de San Pedro.

Y agregó: “Todo esto ofende gravemente a Dios y ofende gravemente a la humanidad. ¡No se lleva el odio en nombre de Dios! ¡No se hace la guerra en nombre de Dios! Nosotros, todos, pensando en esta gente, hagamos silencio y recemos”, pidió a los miles de peregrinos reunidos en San Pedro que respetaron religiosamente el pedido de silencio. También agradeció a todos aquellos que están llevando ayudas humanitarias y anunció que, para manifestar su cercanía a todos esos perseguidos, ha nombrado un enviado personal a Irak, el cardenal Fernando Filoni que partirá hoy al país del Golfo. Es probable que el cardenal Filoni, para tener una visión más realista de la situación, intente entrevistarse con exponentes de la comunidad cristiana, una de las más antiguas del mundo, radicada en Irak desde los orígenes del cristianismo.

Pese a que Irak concentró la mayor parte del mensaje papal, Francisco no pudo menos que referirse nuevamente a la situación en la Franja de Gaza, que tanto lo preocupa desde hace mucho tiempo, y para lo cual organizó una jornada de plegaria entre cristianos, judíos y musulmanes en el Vaticano hace dos meses. La guerra retomada después de la tregua, que sigue cobrándose víctimas inocentes y en especial niños, “no hace más que empeorar el conflicto entre palestinos e israelíes”, subrayó.

Desde que empezaron hace algunos días los bombardeos sobre el llamado Estado Islámico de Irak por parte de Estados Unidos –las últimas noticias hablan de que el EI habría conquistado buena parte del Irak central–, el Papa ha manifestado repetidamente su preocupación por la situación, a menudo a través de Twitter. “Las noticias que llegan de Irak nos duelen. Señor, enséñanos a vivir en solidaridad con los hermanos que sufren”, escribió ayer.

A las palabras de Francisco le hizo eco casi inmediatamente la conferencia episcopal italiana con una nota en la que anunció una nueva jornada de plegaria por la paz –el papa Francisco hizo organizar el año pasado una jornada mundial por la paz en Siria– para el 15 de agosto, un día muy importante en la tradición católica italiana que celebra la ascensión de la virgen María. La nota también llamó la atención del mundo político, pidiéndole a la Unión Europea (UE) que “abra los ojos, superando la propia cínica distracción”, en tácita alusión a las medidas que Europa a menudo no toma por no contradecir a su eterno aliado Estados Unidos.

La situación en Irak al parecer preocupa cada vez más a los gobiernos europeos, aunque por ahora no se ha visto ninguna verdadera y fuerte toma de posición. La canciller italiana Federica Mogherini piensa que se deberían reunir los ministros de Relaciones Exteriores de Europa para tomar una posición conjunta, mientras Francia ha hecho saber que ha dado sólo ayuda humanitaria a Irak y que “por el momento” no está prevista ninguna intervención militar”. La alta representante de la política exterior europea, Catherine

Ashton, dijo por su parte que “la UE condena las persecuciones y las violaciones de derechos humanos” por parte del Estado Islámico, las que “pueden ser consideradas como crímenes contra la humanidad” y sobre las cuales “es necesario investigar rápidamente”.

Compartir: 

Twitter
 

“¡No se hace la guerra en nombre de Dios!”, dijo Francisco en su mensaje dominical.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.