EL MUNDO › HABRá UNA ALIANZA PARA RESPALDAR A LOS IRAQUíES

“Seguirá el apoyo aéreo”, dijo Obama

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer que pese a los avances militares cosechados contra el grupo jihadista Estado Islámico (EI), las fuerzas estadounidenses continuarán con los bombardeos en el norte de Irak, y reiteró que la operación lanzada por Washington se trata de una estrategia a largo plazo. En una intervención que no estaba prevista, el mandatario anunció desde la Casa Blanca la construcción de una coalición internacional para proveer de ayuda humanitaria a los iraquíes, armado en el que colaboran junto a Washington los gobiernos del Reino Unido y Francia. El presidente confirmó, además, la recuperación de la presa de Mosul por parte de las fuerzas iraquíes y kurdas, lo cual calificó de paso adelante en el trabajo conjunto de Bagdad y Washington para acabar con la presencia de EI en el norte de Irak.

“Cuando se trata de la seguridad de nuestra gente y nuestros esfuerzos contra un grupo terrorista como EI, necesitamos estar juntos para resolverlo”, dijo Obama en conferencia de prensa. Y aseguró que uno de sus principales objetivos es lograr aliados efectivos sobre el terreno que colaboren para solucionar el problema. El vocero de las Fuerzas Armadas iraquíes, el general Qasem Atta, dijo en declaraciones difundidas por el canal estatal iraquí Al Irakiya que fuerzas antiterroristas (iraquíes) y tropas “peshmergas” (kurdas), con apoyo aéreo iraquí y estadounidense, “limpiaron la presa de Mosul del EI por completo”.

Antenoche, funcionarios kurdos anunciaron la reconquista de la represa, aunque luego dijeron que lo recuperado equivalía al 60 por ciento de la instalación hidráulica, que había sido tomada por el EI el 7 de agosto. Una hora después de las declaraciones de Atta, otro vocero del Ejército, el teniente general Qasem Al Moussawi, dijo que la represa fue reconquistada ayer por soldados iraquíes y fuerzas kurdas, pero que hay presencia del EI y combates en la parte sur del complejo.

Estados Unidos intensificó ayer, con 15 nuevos ataques, los bombardeos llevados a cabo a lo largo del fin de semana en las zonas cercanas a la presa de Mosul. El objetivo: recuperarla después de haber estado en los últimos diez días bajo control de los jihadistas. Los ataques acabaron con nueve posiciones de combate, un puesto de control, seis vehículos armados, un vehículo blindado y otro equipado con artillería antiaérea, según precisaron fuentes militares.

Desde que comenzó la operación, hace 11 días, Estados Unidos ejecutó hasta 68 bombardeos selectivos contra posiciones de EI en el Kurdistán y diversos lanzamientos de víveres y equipos de ayuda para las minorías que sufren el asedio de los jihadistas en la zona. La presa de Mosul es una de las principales reservas estratégicas de agua de Irak, con una capacidad de varios millones de metros cúbicos y está localizada a 23 kilómetros al suroeste de la ciudad de Dohuk, en la región del Kurdistán iraquí.

Compartir: 

Twitter
 

Barack Obama, presidente de Estados Unidos.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.