EL MUNDO › DIEGO MARADONA LE REGALó SU CAMISETA A FRANCISCO EN EL VATICANO

La mano del Papa y la mano de Dios

Así sintetizó el astro del fútbol argentino la reunión, previa al Partido por la Paz celebrado ayer en el Olímpico de Roma, jugado al calor de la atracción mundial que todavía despierta el ídolo.

“Se juntaron dos potencias.” Diego Maradona bromeó sobre su encuentro con el papa Francisco en el Vaticano, durante la previa del Partido por la Paz en el estadio Olímpico de Roma. El astro se mostró complacido por tomar contacto con el pontífice, a quien llenó de elogios y le regaló una camiseta argentina con el número 10, en la sala Aula Paulo VI del Vaticano, donde se recibió a las figuras convocadas para el evento benéfico. “Se juntaron la mano del Papa y la mano de Dios”, bromeó.

“Me da mucho placer que un argentino esté haciendo tan bien las cosas en un lugar tan importante como el Vaticano, después de haber tenido muchos papas que se preocupaban por la política y no por los chicos con hambre”, opinó el astro, que asistió a la cita con impecable traje oscuro, corbata al tono y camisa blanca.

“Me pega en el corazón cuando habla del hambre que hay en el mundo, porque es una realidad, y este Papa no la esconde”, valoró Maradona, uno de los participantes de la iniciativa destinada a lograr la unidad interreligiosa (ver aparte). Maradona dijo haber recordado a su madre, doña Tota, ya fallecida, y se mostró emocionado tras el abrazo con el obispo de Roma. “Este Papa es mucho más que Maradona... El mundo lo necesita”, sostuvo el astro. “Al otro (Juan Pablo II) tenía que besarle el anillo y a éste no. Pido que se termine la guerra en el mundo al lado del papa Francisco.”

Otro de los presentes en la audiencia fueron Diego Simeone, actual director técnico del Atlético de Madrid; Javier Zanetti, ex futbolista y titular de la Fundación Pupi, también organizadora del evento; Juan Iturbe, Juan Pablo Carrizo, Germán Denis, Maxi Rodríguez y Antonio Mohamed, entre otros. El gran ausente fue Lionel Messi (ver pag. 25).

Los futbolistas que participaron en el partido, la mayoría católicos pero también de otras religiones, suscribieron un manifiesto por el que se adhieren a los valores de paz, tolerancia religiosa y diálogo. La nota discordante la puso el egipcio Abou Treika, que rechazó la invitación debido a que no quería jugar con “sionistas”.

Maradona fue el centro de atención en el Partido por la Paz, que se llevó a cabo en el estadio Olímpico de Roma y finalizó 6-3, con tres goles de Mauro Icardi, de cuya participación el astro se quejó: “No tenía que haber jugado este partido, hizo tres goles y fue la diferencia. Con los organizadores tenemos que hablar seriamente”. Maradona lo criticó públicamente por su relación con la ex esposa del futbolista Maxi López, Wanda Nara.

En el equipo de Zanetti, conducido por Gerardo Martino, jugaron entre otros el propio Zanetti (c), José Chamot, Diego Simeone, Carlos Valderrama, Alessandro Del Piero, Iván Zamorano y David Trezeguet; en el de Maradona, con el francés Arsene Wenger (DT del Arsenal) en el banco, actuaron Hugo Campagnaro, Gabriel Heinze, Walter Samuel, Javier Mascherano, Ricardo Alvarez, Roberto Baggio y Juan Manuel Iturbe.

Compartir: 

Twitter
 

Maradona le regaló al Papa una camiseta con el número 10.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.