EL MUNDO › HASTA LA SEMANA PASADA SU RIVAL, EL CONSERVADOR AECIO NEVES, LLEVABA LA DELANTERA EN INTENCION DE VOTO

Dilma sigue sumando y recuperó la sonrisa

Alargó la distancia con su competidor Aécio Neves de seis a ocho puntos porcentuales en las últimas encuestas de cara a la segunda vuelta del domingo próximo. Tendencia gradual y persistente favorable a la mandataria.

 Por Darío Pignotti

Desde Brasilia

Dilma sonríe sin cantar victoria: dos encuestas publicadas ayer por las agencias Datafolha e Ibope indican que la representante del Partido de los Trabajadores (PT) se ubica entre 6 y 8 puntos arriba de Aécio Neves, con quien disputará el ballottage el próximo domingo. La candidata a la reelección cuenta con el 53 por ciento de las intenciones de voto contra el 47 del dirigente del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), según la medición concluida ayer por Datafolha, que el miércoles había publicado otra en la que Dilma aparecía con 4 puntos de distancia, 52 a 48. “Yo creo que hay una especie de giro... Vi algo de eso en las calles en estos días... Lo vi en Duque de Caxias (periferia de Río de Janeiro), lo vi en San Pablo y en varios lugares... En Recife (nordeste) hubo unas 60.000 personas”, en un acto realizado esta semana, declaró Dilma en el hotel Windsor, de Río de Janeiro, donde comentó su avance en las encuestas.

El relevamiento de Datafolha indica, en principio, que comenzó a delinearse una tendencia gradual y persistente favorable a la mandataria quien hace una semana estaba 2 puntos abajo de su adversario. Según Ibope, Dilma reúne el 54 por ciento de los votos potenciales y Aécio el 46, mientras la semana pasada el candidato conservador se imponía 51 a 49.

Estas son las primeras encuestas sobre el segundo turno en las que Datafolha e Ibope muestran que el oficialismo se impone más allá del margen de error de 2 puntos hacia arriba y hacia abajo. Ambos estudios consideraron los votos válidos pues la legislación brasileña no contabiliza los sufragios nulos o en blanco.

Por su parte, Aécio Neves sostuvo que no se fía de las empresas de opinión pública luego de las previsiones erradas en el primer turno del 5 de octubre y aseguró estar “confiado” en que el domingo obtendrá un triunfo “apretado” con el cual se cerrará el ciclo del PT en el poder, iniciado en 2003 con Luiz Inácio Lula da Silva.

Al ingresar al hotel Windsor el ministro Aloísio Mercadante, uno de los coordinadores de la campaña, reconoció que en el entorno de la presidenta reina “alto astral” (optimismo), pero recomendó evitar el triunfalismo.

Otro “alto dirigente del PT” coincidió con Mercadante en el clima de optimismo que dominaba ayer en el entorno de Dilma, “dado que tenemos una diferencia de 6 puntos que ya nos permite pensar en una victoria, pero la recomendación a la militancia es no caer en el triunfalismo ni lanzar cohetes antes del domingo”, informó la periodista Tereza Cruvinel.

Durante sus cuatro años de gobierno Dilma demostró estar más a gusto trabajando durante horas en el Palacio del Planalto, lidiando con informes económicos, que en ceremonias protocolares.

Tampoco dedicó mucho tiempo a los actos en el interior del país ni a los encuentros con sindicalistas y dirigentes sociales, una rutina que debió alterar en los últimos meses debido a la intensa agenda de campaña.

Lula contó que su heredera política acabó por “tomarle tanto el gusto” al contacto con los militantes y el diálogo con los electores que, a veces, y pese al cansancio de los viajes, ella misma propone realizar más eventos.

El caso es que esta semana la presidenta lució sonriente y bastante animada en un acto durante el cual llegó a brincar sumándose a miles de petistas que coreaban “el que no salta es un tucán (apodo de los socialdemócratas)”.

Dilma y Lula hicieron proselitismo ayer en Río de Janeiro, uno de los estados de la región sudeste, el principal colegio electoral con 62 millones de electores, equivalentes al 44 por ciento del padrón nacional.

La estrategia petista es ampliar la victoria del primer turno en Río y reducir la desventaja en San Pablo, donde Neves ganó la primera ronda con más de 20 puntos de diferencia.

Al hablar ante el público carioca el líder del PT aseguró ayer que Neves es un “nene de papá” respaldado por el poder financiero y las clases adineradas.

“Si los banqueros no quieren, que no la voten a Dilma, ella no es la candidata del FMI y los especuladores”, disparó mientras la Bolsa de Valores de San Pablo acusaba recibo de las encuestas favorables al PT con una baja del 3,2 por ciento y el dólar superaba los 2,5 reales, en su mayor cotización desde 2008.

“La victoria de Dilma es necesaria para que no se destruya lo que construimos a duras penas en los últimos 12 años, antes el pobre sólo entraba al banco para cobrar la jubilación; ahora tiene tarjeta de crédito. Ellos (ricos) tienen dinero pero nosotros tenemos la razón.”

Dilma y Lula resaltaron los programas sociales y las mejoras en el mercado laboral, dos de los principales argumentos del PT, reforzados con el informe presentado ayer por el Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas en el que la desocupación bajó al 4,9 por ciento en septiembre, un 0,5 por ciento menor que en el mismo mes del año pasado.

“Esta es la tasa más baja en septiembre desde 2002 cuando se inició la medición mensual del mercado de trabajo, actualmente hay 1,2 millón de desocupados mientras que en el gobierno del PSDB fueron más de 11 millones”, comparó Rousseff a través de su oficina de prensa.

Compartir: 

Twitter
 

Dilma cerró su campaña con una caravana ayer en Duque de Caixas, Río de Janeiro. Creció mucho en la última semana.
Imagen: Télam
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.