EL MUNDO › CON LA CRISIS EN UCRANIA DE TRASFONDO SE REUNIERON EN AUSTRALIA

Merkel y Putin cara a cara

Kiev y algunos países occidentales acusan a Moscú de apoyar a los separatistas prorrusos del Este de Ucrania. Putin advirtió que las sanciones de la Unión Europea podrían tener consecuencias para la economía germana.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente ruso, Vladimir Putin, mantuvieron una extensa reunión en el marco de la cumbre del G-20 que hoy finaliza en Brisbane, Australia. Ambos mandatarios conversaron durante más de una hora en el hotel de Putin, según informaron fuentes diplomáticas. A la conversación también se unió en un momento el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. La reunión bilateral entre Putin y Merkel giró en torno del conflicto abierto en el Este de Ucrania, donde no se respeta el alto el fuego acordado en Minsk, Bielorrusia. Los separatistas prorrusos denunciaron ayer la muerte de seis civiles en un ataque perpetrado por las fuerzas ucranianas contra el bastión rebelde de Górlovka, en la región oriental de Donetsk.

Antes del encuentro, Merkel afirmó que no esperaba ningún cambio cualitativo repentino, ni acercamiento a Putin. La canciller alemana considera que la situación no es satisfactoria y destaca que Europa hace todo lo posible en materia diplomática para lograr mejoras para el pueblo ucraniano. El vocero del Kremlin, Dmitri Peskov, confirmó que Putin permanecería en Brisbane hasta el final de la cumbre, negando informaciones según las cuales el líder ruso podría marcharse antes presionado por la crisis de Ucrania. Kiev y algunos países occidentales acusan a Moscú de apoyar a los separatistas prorrusos del Este de Ucrania. Según Peskov, todas las reuniones bilaterales giraron en torno del conflicto ucraniano y las sanciones económicas contra Rusia relacionadas con la situación en la ex república soviética. En una entrevista con el canal de televisión alemán ARD, Putin advirtió que las sanciones de la Unión Europea podrían tener consecuencias para la economía germana.

Si se ponen trabas a nivel internacional a los bancos rusos, éstos podrían dar menos créditos a empresas rusas que trabajan con socios alemanes, advirtió Putin. “Más tarde o más temprano eso no sólo tendrá consecuencias para nosotros, sino también para ustedes”, agregó. El mandatario ruso alertó además de las graves consecuencias que pueden tener las sanciones para la economía ucraniana. Según Putin, los bancos rusos concedieron créditos por más de 25.000 millones de dólares (20.000 millones de euros) al país vecino.

Por otra parte, el mando militar de la autoproclamada República Popular de Donetsk informó en un comunicado que como resultado de la operación que tuvo lugar el viernes murieron seis civiles, entre ellos dos niños, un varón de 4 años y una niña de 9. Además, una veintena de personas resultaron heridas por fuego de metralla, algunas de ellas de gravedad, como los padres de los menores fallecidos, que fueron ingresados en un hospital.

Uno de los proyectiles de artillería cayó en una escuela, aunque no llegó a explotar, pero dejó un agujero en una de las paredes del edificio. Las fuerzas gubernamentales utilizan las temidas lanzaderas de misiles Grad (Granizo) para atacar Górlovka, uno de los principales bastiones rebeldes en Donetsk desde el estallido de la sublevación armada con Kiev en abril pasado.

Según informó la agencia oficial rusa RIA-Novosti, los observadores de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) se encontraban en la zona cuando tuvo lugar el ataque. La cancillería rusa y los separatistas acusaron esta semana a la OSCE de parcialidad al denunciar la entrada de convoyes militares procedentes de Rusia, y de hacer oídos sordos al bombardeo de zonas pobladas por parte de las fuerzas leales a Kiev.

Por su parte, el mando militar ucraniano informó ayer sobre la muerte de siete soldados en los combates con las milicias prorrusas en las últimas 24 horas, con lo que las bajas ocasionadas ya superan la veintena desde las elecciones separatistas del 2 de noviembre. El alto el fuego declarado el 5 de septiembre nunca llegó a respetarse en su totalidad, pero las escaramuzas eran esporádicas hasta las elecciones, condenadas por Kiev y Occidente, en que se reanudaron los combates y la muerte de civiles.

Compartir: 

Twitter
 

Junker (centro) camino a la reunión que mantuvo con Merkel y Putin en Brisbane para tratar la crisis de Ucrania.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.