EL MUNDO › REIVINDICó LA ANEXIóN

Putin en Crimea

De visita en la península de Crimea, donde aprovechó para viajar a bordo de un batiscafo con un grupo de expertos que investiga restos de una embarcación bizantina del siglo XI, en el mar Negro, el presidente ruso, Vladimir Putin (foto), señaló que para Moscú no hay posibilidad de debate alguno sobre la soberanía de su país sobre este territorio. “El futuro de Crimea lo decidió la gente que vive en este territorio. Ellos votaron por la reunificación con Rusia y ya está, punto final”, sentenció el líder del Kremlin cuando los periodistas le pidieron que comentara las declaraciones que hizo a comienzos de semana el presidente de Ucrania, Petro Poroshenko. El mandatario calificó de “desafío al mundo civilizado” la visita de Putin a Crimea y advirtió que su arribo elevaba la tensión en el este ucraniano. Para Poroshenko, “viajes como éste son continuación de la militarización de la ocupada península ucraniana y la sumen en un aislamiento aún mayor. Sólo en el seno de Ucrania tiene futuro Crimea, incluido su turismo”, agregó.

“Este viaje debería motivar a la gente para que se interese por la historia”, dijo Putin a la agencia de noticias Tass. No es la primera vez que el presidente ruso se sumerge en aguas profundas. Hizo lo mismo en el lago Baikal, en 2009. El mandatario respondió además a las palabras de Poro- shenko sobre aumento de la tensión en el este de Ucrania y culpó a Kiev del deterioro de la situación en Donetsk y Lugansk. “Han sido los milicianos del Donbass los que propusieron replegar el armamento de calibre menor a los 100 milímetros. Lamentablemente, la otra parte no lo ha hecho y, por el contrario, según datos que obran en nuestras manos, concentran sus unidades, reforzadas con armamento pesado, en la línea que separa las posiciones de los dos bandos”, aseguró el mandatario ruso.

Después de la nota de protesta enviada el lunes por Kiev a Moscú con motivo del viaje de Putin a la península anexionada, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso dijo ayer que las visitas de los altos cargos rusos a la República de Crimea y Sebastopol son un asunto interno de la Federación de Rusia. “Hoy hemos mandado una nota al Ministerio de Exteriores de Ucrania en la que hemos recordado a la parte ucraniana que la República de Crimea y Sebastopol son parte inalienable de la Federación de Rusia, a los que se extiende en toda su plenitud la soberanía y la legislación rusas”, señaló un comunicado difundido por la cancillería rusa.

Crimea fue cedida a Ucrania en 1954, en tiempos de la república socialista soviética, y fue anexionada por Rusia en marzo del año pasado, después de la caída en Kiev del presidente prorruso Viktor Yanukovich, actualmente refugiado en Rusia, y el ascenso al poder de las fuerzas europeístas. Un mes más tarde, una sublevación prorrusa en el este de Ucrania dio inicio a un conflicto armado entre las tropas leales a Kiev y los rebeldes que, tras dieciseis meses, arroja un balance de 7000 muertos, entre civiles y combatientes, según los últimos datos difundidos por Naciones Unidas. A pesar de la tregua que rige en la zona del conflicto desde mediados de febrero, la situación empeoró sensiblemente en las últimas semanas, con los dos bandos acusándose a diario de haber violado el alto el fuego en decenas de ocasiones.

Compartir: 

Twitter
 

Imagen: EFE
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.