EL MUNDO › ROGER ALBINYANA, JEFE DE RELACIONES EXTERIORES DE LA GENERALITAT DE CATALUNYA

“El voto es un instrumento”

“Si bien los comicios del 27 de septiembre fueron convocados para elegir a un gobierno, tienen la finalidad de que los catalanes puedan decidir libremente su futuro”, dice. Las razones detrás de la candidatura conjunta.

En las próximas elecciones parlamentarias de Catalunya, los ciudadanos no sólo elegirán a sus diputados, sino también implícitamente podrán iniciar el camino hacia una eventual independencia de España. La candidatura conjunta de Juntos por el Sí, la cual agrupa formaciones ideológicamente opuestas, como el gobernante Convergencia Democrática de Catalunya (CDC) y el izquierdista Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), representará la opción independentista en los comicios que se celebrarán el 27 de septiembre. El responsable de Relaciones Exteriores de la Generalitat de Catalunya, Roger Albinyana, señaló que si bien los comicios fueron convocados para elegir a un gobierno, tienen la finalidad de que los catalanes puedan decidir libremente su futuro.

Tras su paso por el país para acercarse a la comunidad catalana en la previa a las elecciones, el funcionario conversó con Página/12 y se mostró optimista respecto de la posibilidad de triunfar en las urnas.

“El hecho de sumar gente de sensibilidades distintas enriquece el mensaje de que éste no es un proyecto que le interesa únicamente a CDC, sino que es un proyecto transversal que apunta a alcanzar la independencia.”

Magister en Historia Económica, Albinyana explicó que a partir de septiembre de 2012, y tras el pedido expreso de los catalanes que salieron a las calles de Barcelona para exigir una consulta que les permita determinar democráticamente su futuro, el gobierno catalán intentó dialogar con Madrid la posibilidad de organizar un referéndum. “Pero esto no tuvo lugar, dado que a diferencia de otros gobiernos europeos y americanos, el español decidió que los catalanes no tienen derecho a elegir libremente”, dijo. “Es evidente que cuando tienes un mandato popular tan claro de tu ciudadanía, le debes dar una respuesta política. Pero cuando al no haber una solución por parte del gobierno español, debimos encontrar una fórmula para que la gente pueda decidir”, señaló. Albinyana recordó que las autoridades catalanas lo intentaron todo. “Referéndum acordado con España, consulta pactada, consulta sin pactar y proceso participativo. Todo fue bloqueado por Madrid. Por lo tanto, la única manera que nos queda es organizar unas elecciones”, explicó el funcionario.

Albinyana precisó que la independencia de Catalunya no es un fin en sí mismo, sino la plataforma para que pueda emerger como un verdadero Estado. “Es un instrumento para que, si así lo deciden los ciudadanos catalanes, puedan hacerse más políticas públicas, poder dar más cohesión social a la población, tener más instrumentos para apoyar al tejido productivo y empresarial y poder defender mejor a los nuestros en el exterior”, aclaró. Sin embargo, el primer paso para emprender el camino hacia la independencia es que Juntos por el Sí logre un triunfo en los comicios. El funcionario consideró que el electorado clásico de su partido no castigará el hecho de que de la coalición forme parte el ERC, que se encuentra en el lado opuesto del arco ideológico. “Estas no son elecciones normales. Si se tratara de elecciones comunes, sería difícil de comprender de qué forma personas de opiniones tan distintas se agruparon en torno de la misma candidatura. Pero estamos hablando de elecciones que queremos que sean plebiscitarias”, dijo. “Lo que se está dirimiendo es la estatalidad. Esto significa que es igual que seas de izquierda o de centro, porque si quieres un estado independiente lo quieres igualmente”, aclaró.

El responsable de relaciones exteriores de la Generalitat afirmó que, en caso de ganar, Juntos por el Sí ya planificó una hoja de ruta, que prevé un período de 18 meses para intentar negociar con el gobierno español y con otras capitales europeas. “Por un lado, trabajaremos en la redacción de una constitución para un eventual Estado Catalán, que se sometería a referéndum al final de este plazo. Y por el otro, un conjunto de ‘estructuras de estado’. que son piezas legislativas que tienen como fin garantizar la continuidad y seguridad jurídica para que el estado funcione con normalidad luego de obtener la independencia”, explicó.

Albinyana explicó que la estabilidad de la economía catalana permite pronosticar que tendrá un buen pasar en caso de lograr la independencia. “Tenemos una economía muy diversificada, no hay un sector que sobrepase el 15 por ciento del PIB”, celebró. “Si uno piensa en países que eran y son todavía menos dinámicos, y ahora forman parte de la Unión Europea, uno puede concluir que no vamos a tener ningún problema”, opinó. Además, retrucó a aquellos que sostienen que la economía española se vería perjudicada ante una eventual independencia catalana. “España perdería el 20 por ciento de su PIB, pero también perdería una cantidad importante de ciudadanos a los que dejaría de dar algún tipo de apoyo o prestación pública. Si bien las reparte Madrid, las prestaciones también se pagan con aportes impositivos que hacen los catalanes”, dijo. “A finales del siglo XIX, cuando España perdió Cuba y Filipinas, sirvió como un resurgimiento para que el Estado hiciera varias reformas. La independencia de Catalunya podría funcionar como un incentivo para que el aparato estatal cambiase alguna de sus prácticas.”

Informe: Gustavo Gerrtner.

Compartir: 

Twitter
 

“El hecho de sumar gente de sensibilidades distintas enriquece el mensaje.”
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.