EL MUNDO › FRANCISCO DIJO QUE ESPERA QUE WASHINGTON Y LA HABANA SE PONGAN DE ACUERDO PARA ACABAR CON EL BOICOT

Camino a EE.UU. el Papa no olvida el embargo

En diálogo con periodistas que viajaban en el avión, Francisco habló del discurso que dará en el Congreso norteamericano mañana, de los disidentes cubanos, del encuentro con Fidel Castro y de sus críticas sobre el capitalismo.

A bordo del avión que lo trasladó a Estados Unidos, Francisco deseó ayer que La Habana y Washington consigan un acuerdo para lograr el levantamiento del embargo económico. Luego de haber visitado Cuba, el Papa llegó ayer a la capital estadounidense, donde fue recibido por el mandatario Barack Obama. De esta forma, Jorge Bergoglio inició una visita de cinco días que incluirá una reunión con el jefe de Estado estadounidense y un discurso ante el Congreso.

En diálogo con los periodistas que viajaban en el avión papal, Francisco aseguró que desea que las conversaciones entre Cuba y Estados Unidos respecto al bloqueo lleguen a buen puerto. El pontífice señaló que esta cuestión no pasa inadvertida para el Vaticano: recordó que papas anteriores ya se refirieron a ese tema, que hay una postura de la Santa Sede al respecto y que también la doctrina social de la Iglesia se refiere al asunto. Además dijo que en el discurso que pronunciará mañana ante el Congreso norteamericano no abordará el asunto del bloqueo de modo concreto. “Ya el discurso lo tengo hecho, así que no puedo decirlo. Pero no específicamente de ese tema, sino más bien en general de los acuerdos binacionales o multinacionales como signos de progreso en convivencia. Va por ese lado¨.

Asimismo, respondió a la pregunta de si sabía que 50 disidentes cubanos fueron detenidos afuera de la nunciatura durante su visita a la isla. ¨No tengo ninguna noticia de que haya sucedido eso”. En esa línea, el siguiente interrogante que le plantearon es si le gustaría tener un encuentro con disidentes, y qué les diría. Francisco contestó que eran preguntas futuribles. “¿Me gustaría?, ¿Qué sucedería? A mí me gusta encontrarme con toda la gente.”

Por otra parte, habló de su encuentro con Fidel Castro. Un periodista le preguntó si tuvo la percepción de que el líder de la revolución estuviera arrepentido. Bergoglio respondió: “el arrepentimiento es una cosa muy íntima, una cosa de conciencia. Yo con Fidel hablé de historias de jesuitas conocidos”. Y también del ciudado del medio ambiente. “Mucho hablamos sobre la encíclica Laudato Si. El está muy interesado en el tema de la ecología.”

Francisco se refirió a sus críticas sobre el capitalismo. Negó “ser de izquierda”, aunque admitió que sus palabras se basan en el pensamiento religioso. “Sobre ser comunista o no comunista: estoy seguro de que todo aquello que he dicho en tema económico está en la doctrina de la Iglesia”, afirmó en relación a sus palabras en julio durante una visita a Bolivia. “El capital y el dinero son el estiércol del demonio. Cuando la avidez por el dinero tutela todo el sistema socioeconómico, arruina la sociedad, condena al hombre, lo convierte en esclavo”, había señalado en el país andino. Además, señaló que prefiere evitar ser etiquetado. “Y si es necesario que recite el Credo, estoy dispuesto a hacerlo”, dijo sobre los que dudan de que sea católico.

Cerca de las cinco de la tarde, el avión de Alitalia que trasladó a Francisco y su comitiva desde Cuba aterrizó en la base aérea Andrews, ubicada en el estado de Maryland. Mientras el Papa bajaba del avión, las personas reunidas en gradas cerca de la pista de aterrizaje entonaron cantos en español como “Se ve, se siente, el Papa está presente” y “Papa Francisco, bendice a tus hijos”. Junto a sus dos hijas y a su esposa, Michelle Obama, el mandatario estadounidense encabezó la bienvenida de la que participaron unos 500 invitados de la Arquidiócesis de Washington y otros 500 de las Fuerzas Armadas. Aunque no hubo ningún discurso, Francisco recibió el saludo de cuatro niños de primero, tercero, quinto y séptimo año de diferentes escuelas católicas del área de Washington, quienes le ofrecieron una ofrenda floral. Tras su llegada, Francisco se trasladó hacia la embajada del Vaticano, ubicada en el noroeste de Washington.

Los jefes de Estado rara vez son recibidos por el mandatario estadounidense en la base Andrews. En su lugar, Obama suele esperar por ellos en la Casa Blanca, lo que señala la importancia que le concede el mandatario a la llegada del Obispo de Roma a su país. La única vez que el presidente esperó a un presidente en ese aeropuerto militar fue el año pasado a su par francés, François Hollande.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, puso de relieve las áreas de acuerdo con el Vaticano. “Tanto el presidente Obama y Francisco demostraron a lo largo de su carrera un compromiso con los valores relacionados con la justicia social y económica”, afirmó. “El Papa es una figura singular y realmente ha despertado las almas de la gente en todo el mundo.”

Varios parlamentarios liberales publicaron videos ayer suplicándole a Francisco que aborde cuestiones como la inmigración, el cambio climático y la pobreza en su discurso ante el Congreso.

La agenda oficial del Santo Padre arranca hoy en la Casa Blanca, donde se espera la presencia de cerca de 15.000 invitados y luego mantendrá una reunión con Obama. El encuentro será el número 29 entre un papa y un presidente estadounidense. El jefe de Estado estadounidense, de confesión protestante, reconoció su admiración por el Papa latinoamericano. El presidente, que ya se reunió con Francisco en Roma hace poco más de un año, apuesta a que la cita de hoy esté marcada por las coincidencias en dos temas claves: la apertura hacia Cuba y la lucha contra el cambio climático.

Compartir: 

Twitter
 

Obama, su esposa y autoridades de su país reciben al Papa en la base Andrews, cerca de la capital estadounidense.
Imagen: AFP
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.