EL MUNDO › OBAMA HABLó DE SU LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

El discurso que no entusiasmó

 Por Rupert Cornwell *

Por firme que sea su lenguaje y medido su tono de voz, el discurso del presidente Barack Obama contra el terrorismo desde la Oficina Oval fue básicamente una admisión de fracaso: su fracaso para conseguir que su mensaje llegara a los estadounidenses de que están a salvo y que tiene una estrategia adecuada para derrotar al Estado Islámico (EI).

Estos problemas se pusieron de relieve brutalmente por la masacre de San Bernardino y por la retórica sobrealimentada de la campaña electoral de 2016, que sólo hace que sea más difícil para Obama lograr su proclamado objetivo de unir al país detrás de su comandante en jefe contra la amenaza terrorista. Pero se han visto agravados por sus propias sugerencias de vez en cuando de que la amenaza terrorista cedía, y que el EI era menos peligroso de lo que parecía ser.

El domingo por la noche, Obama de nuevo insistió en que una política tolerante vería prevalecer a Estados Unidos y sus aliados, incluso cuando parece que el EI esta firme en su propio terreno y cada vez más capaz de llevar a cabo ataques bien planeados y asesinos en el extranjero, como en París el mes pasado.

A juzgar por el discurso, esa política se mantiene sin cambios. El discurso, sólo el tercero desde la Oficina Oval en sus casi siete años en la Casa Blanca, prácticamente no contenía nada nuevo. Una vez más el presidente que se adjudicó la misión de poner fin a las guerras en Irak y Afganistán rechazó los reclamos de una operación terrestre liderada por Estados Unidos para destruir al EI. En cambio, él ofreció más de lo mismo: más operaciones con aviones no tripulados y fuerzas especiales, junto con la acción del FBI reforzada para contrarrestar la amenaza del EI en su tierra natal, y acabar con seguidores como la pareja que llevó a cabo el ataque de San Bernardino. Pero los estadounidenses no se quedaron impresionados. Por primera vez, una escasa mayoría –53 por ciento– favorece el envío de fuerzas terrestres estadounidenses a Irak y Siria. Incluso la mayoría de los demócratas creen que la respuesta de la administración contra los jihadistas no fue lo suficientemente fuerte.

En cuanto a los republicanos, en especial a sus candidatos presidenciales, la reacción fue predeciblemente fulminante: “¿Eso es todo lo que hay? Necesitamos un nuevo presidente –RAPIDO!”, tuiteó el polémico Donald Trump.

✱De The Independentde Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.