EL PAíS › KIRCHNERISTAS Y MACRISTAS RECONOCIERON QUE NO HUBO MáS CONVERSACIONES SOBRE CóMO SE HARá EL TRASPASO

Sin más contactos luego del entredicho

En una breve declaración, la Presidenta aseguró que se hará “lo que diga la Constitución”. Pero desde el macrismo insistieron en que ya están repartiendo las invitaciones para la ceremonia en la Casa Rosada.

 Por Werner Pertot

Con los puentes cortados, no hubo más contactos entre el gobierno saliente y el entrante sobre cómo se hará el traspaso de atributos de mando entre Cristina Fernández de Kirchner y Mauricio Macri. Desde el kirchnerismo, exhibieron un dictamen del escribano general de la Nación que dice que la Presidenta tiene mandato hasta al final del 10 de diciembre y, por lo tanto, es la que decide cómo se organiza la ceremonia. Desde el macrismo, afirman lo inverso e incluso sugirieron que la Presidenta podría estar cometiendo un delito (ver aparte). “Vamos a hacer lo que diga la Constitución”, insistió ayer la presidenta Cristina Kirchner en una delaración a los medios que la esperaban a la salida de su vivienda. Las comunicaciones por otros temas, no obstante, continúan: lograron ponerse de acuerdo en que el macrismo hará las invitaciones a Casa Rosada. El Senado también puso a disposición de Macri las invitaciones para la jura ante la Asamblea Legislativa.

Desde el entorno de Macri indicaron que no hubo más novedades después de los tuits de la Presidenta, en los que acusó al presidente electo de levantarle la voz en una conversación telefónica. Hasta ese momento, los interlocutores eran el actual secretario general de la Presidencia, Eduardo “Wado” De Pedro y su sucesor, el macrista Fernando de Andreis. Según comentan en el PRO, venían haciendo progresos que ahora quedaron congelados.

Desde el kirchnerismo, en cambio, indicaron que sigue habiendo comunicaciones telefónicas y que el único punto de discordia es dónde se hará el traspaso. Se pusieron de acuerdo en que las invitaciones estarán a cargo del macrismo. Ayer desde el Gobierno entrante se acercaron a ver la disposición del Museo del Bicentenario, donde Macri le tomará juramento a sus ministros el jueves 10 por la tarde.

La Presidenta fue abordada por periodistas cuando salía de su departamento en Recoleta y ratificó la idea que vienen sosteniendo desde el Gobierno saliente: que el traspaso se hará en el Congreso y no en la Casa Rosada. Para respaldarla, el escribano general de la Nación, Natalio Etchegaray, firmó un dictamen. En respuesta, el parlamentario del Parlasur por Cambiemos Fabián Rodríguez Simón advirtió que Macri es presidente desde las 0 horas del 10 de diciembre y que si CFK continúa en el cargo podría estar cometiendo el delito de usurpación de autoridad. “Ojalá CFK reflexione y se vaya bien”, indicó.

En el PRO ya anunciaron cuál será el plan B si todo fracasa y la Presidenta no asiste al traspaso de mando que Macri pretende hacer en el Salón Blanco de la Casa Rosada: le hará entrega de los atributos un miembro de la Corte Suprema, probablemente su presidente, Ricardo Lorenzetti. En el macrismo aseguraban que no estaba hablando con el ministro de la Corte, dado que de todas formas estará presente, porque figura entre los invitados.

El presidente provisional del Senado electo, Federico Pinedo, afirmó que intentarán el máximo nivel de consenso posible”. “No sé cuál será”, aclaró. “No son temas de personas, son temas de instituciones”, consideró Pinedo, quien salió en defensa de su líder político luego de que la Presidenta lo acusara de reclamarle a los gritos que el traspaso se hiciera en Casa Rosada. “Nunca en mi vida vi a Macri faltarle el respeto a alguien, ni gritando”, dijo. “Me remito a lo que dijeron las dos partes, pero no creo que haya sido así”, afirmó.

Tras una reunión con el futuro jefe de Gabinete, Marcos Peña, Pinedo afirmó: “Hay que coordinar cada una de estas etapas entre el gobierno saliente y el gobierno entrante. Este trabajo se está haciendo con normalidad pero no voy a hacer declaraciones porque está en situación de conversación”. Además, ratificó que “las invitaciones hay acuerdo en que las distribuya el gobierno entrante, para la seguridad va a ser un comando conjunto”.

En la discusión que no cesa de escalar entre kirchneristas y macristas por cómo se hará, finalmente, el traspaso, terció el ex presidente Eduardo Duhalde. “No es un tema demasiado importante. No es de vida o muerte. Es menor”, opinó. “Ahora, si no hay acuerdo, tienen que hacerlo donde dice el reglamento, que es en la Casa Rosada”, indicó el ex presidente interino.

Compartir: 

Twitter
 

El Congreso y la Casa Rosada se convirtieron en motivo de disputa por la ceremonia de traspaso del jueves.
Imagen: Guadalupe Lombardo
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.