EL MUNDO › LO CARICATURIZARON POR ALGO QUE SE DIJO DE CARDOSO

Un “error” para manchar a Lula

“Desconozco de quién yo recibí 100 millones de reales de propina”, dice Lula en el dibujo. Pero la coima, en rigor, la habría cobrado Fernando Enrique Cardoso, de acuerdo con el testimonio de un arrepentido del caso Petrobras.

 Por Gustavo Veiga

El último arrebato de la prensa brasileña sobre el ex presidente Lula y representado en él, contra todo el gobernante Partido de los Trabajadores (PT), llegó de la mano de un humorista gráfico. Marco Aurelio, del diario Zero Hora –el principal medio de Río Grande do Sul, que se publica en Porto Alegre– quien lo dibujó preguntándose: “Desconozco de quién yo recibí 100 millones de reales de propina”. Propina en portugués significa coima. Y la coima, en rigor, la habría cobrado Fernando Enrique Cardoso, pero el dibujante caricaturizó a Lula. Cuando el medio pidió disculpas por el “error” ya era tarde. La calumnia se había vuelto viral en la red.

El chiste con destinatario equivocado se inspiró en la declaración judicial del ex director de Petrobras, Néstor Cerveró, quien estuvo detenido por el escándalo del Lava Jato. Había acusado al ex presidente brasileño del PSDB (1995-2003) de recibir aquella suma, pero no a Lula.

“Es una situación inusitada, un hecho inédito en el mundo. ¡Un diario pide disculpas por un error en un chiste! Un chiste puede ser ruin, agresivo, equivocado. Mas no existe un chiste errado, porque no es posible que un diario yerre una opinión”, comentó Celso Augusto Schröder, presidente de la Federación Nacional de Periodistas (Fenaj), citado por el sitio de información y opinión progresista Carta Maior.

El Instituto Lula fue consultado por el mismo medio y respondió: “Lula no lee Zero Hora”, que es de la familia Sirotsky, propietaria del multimedios RBS. Este conglomerado tiene dieciocho emisoras de TV asociadas a la cadena Globo y opera en los estados de Río Grande do Sul y Santa Catarina. El Instituto Lula informó que el “error” del dibujante es uno más entre los que viene publicando la prensa brasileña sobre el ex presidente. La fundación que lleva el nombre del líder histórico del PT no definió si iniciará acciones legales contra el grupo multimedios que en su página web proclama que “informar es transformar”.

El dibujo de Lula con la calumnia salió publicado el 15 de enero y recién cinco días después Zero Hora se retractó. Nunca se publicó el chiste supuestamente correcto. Pero el erróneo ya no aparece en la página web del diario. En su lugar ahora se lee: “Corrección: el dibujante Marco Aurelio cambió a Fernando Henrique Cardoso por Lula en el dibujo publicado el 15 de enero. Zero Hora pide disculpas a sus lectores”. Estos últimos fueron los que comprobaron el error. Y en el foro habilitado por el diario hirvieron de indignación. Uno escribió: “Deshonestidad intelectual total. Ustedes tratan a sus lectores como idiotas. Hay quien llama a eso periodismo. Cof, cof...”.

No es la primera vez que Marco Aurelio es acusado de actuar de mala fe. En enero de 2013 hizo un dibujo donde parece burlarse de la tragedia de la discoteca Kiss en la localidad de Santa María, en Río Grande do Sul. Fue la segunda peor en la historia de Brasil y un caso semejante al de República Cromañón. 239 personas perdieron la vida en ese lugar. Por esa situación, el diario recibió más de cuatro mil mensajes de repudio y fue apartado momentáneamente de su labor.

También caricaturizó a Dilma Rousseff por su sobrepeso y provocó la respuesta de la secretaria estadual de las mujeres del PT por un dibujo donde mostraba a la presidenta golpeada mientras hacía la fila frente a una oficina de la Delegación de Mujeres. Schröder, de la Fenaj, lo vapuleó por sus antecedentes: “Tenemos muchos dibujantes de primera línea en Porto Alegre que podrían ocupar ese espacio noble. O sea, él no está por la calidad de su trabajo, sino por otros intereses”.

El grupo RBS acaba de informar que tomará las providencias del caso para que un episodio similar no vuelva a suceder. Sin embargo, la periodista Naira Hofmeister de Carta Maior sostiene que “hay muchas menciones en el mercado periodístico gaucho de que Marco Aurelio contaría con la protección de la familia Sirotsky, que comanda el grupo”.

El contexto en que Cerveró –el delator que dirigía el área Internacional de Petrobras– acusó a Cardoso es el de la Operación Lava Jato, donde él mismo debería haber recibido una pena a 17 años, 3 meses y diez días de prisión. Por lo que en Brasil se denomina delación premiada, la condena se le redujo a un año y medio que ya cumplió en prisión domiciliaria. Para que se tenga una idea de la dimensión que alcanzaron las penas sumadas a trece de los delatores, entre todas llegaban a 274 años de cárcel. El sistema que les permitió bajar sus condenas las transformó en apenas seis años y once meses. Una disminución que generó un debate en Brasil, pero que permitió avanzar en la Justicia con las investigaciones sobre las coimas de Petrobras.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

El dibujo de Marco Aurelio atribuye a Lula lo que un arrepentido dijo de Cardoso.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.