EL MUNDO › FESTEJOS EN LOS PUBS Y MASIVO DESFILE MILITAR POR LA CALLE O’CONNELL EN EL CENTRO DE DUBLIN

Irlanda, a cien años de su revolución

Los líderes del alzamiento parecen estar en las ventanas de cada uno de los infinitos pubs de Dublín y los monumentos que los recuerdan tienen flores frescas y banderas al pie. La semana de festejos culminó con el desfile.

 Por Sergio Kiernan

Página/12 En Irlanda

Desde Dublín

Irlanda amaneció embanderada este domingo de Pascua para festejar los cien años de su revolución y del comienzo de su guerra de independencia contra el imperio británico. Hace un siglo exacto, casi 500 nacionalistas de tres organizaciones armadas se reunían en secreto para proclamar la República de Irlanda, elegir un gobierno provisional y repartir las armas para comenzar, en la noche, a tomar posiciones en la capital de la más antigua colonia inglesa. La figura de estos hombres y mujeres de uniforme improvisado o de civil, llevando máuseres entrados de contrabando o Lee Enfields robados al enemigo asoman en carteles, vidrieras y gigantografías en todo el país. Los líderes del alzamiento parecen estar en las ventanas de cada uno de los infinitos pubs de Dublín y los monumentos que los recuerdan tienen flores frescas y banderas al pie.

La semana de festejos de este movimiento culmino ayer con un masivo desfile de las fuerzas armadas irlandesas por la avenida O`Connell, la principal del centro. Allí se alza el masivo edificio neoclásico del Correo Central, cuartel general y principal baluarte de los rebeldes. En la amplia avenida se montaron tribunas para los descendientes de los combatientes y sectores para el público. Medio millón de personas tomaron las calles en el largo recorrido del desfile militar, una considerable multitud en una ciudad que apenas llega al millón. En el palco principal estuvieron el Presidente de Irlanda Michael Higgins, el Premier, el ministro de Defensa y la intendente de la capital. Ninguno pronuncio un discurso y el presidente puso una ofrenda floral frente al pórtico del correo.

El silencio se debió en parte al protocolo –el Presidente tiene prohibido hablar de política en ocasiones públicas– y en parte al resultado de las recientes elecciones: el premier no tiene más mandato pero, a falta de un acuerdo entre partidos que no lograron votos suficientes, sigue al frente del gobierno hasta el fin de los festejos. Lo que no significa que no hubo política, porque una prioridad en el largo planeamiento del centenario fue evitar que los nacionalistas de Sinn Fein se apropiaran de la rebelión. El partido explícitamente se considera sucesor de los revolucionarios y subraya el hecho de que la organización que fundaron las tres organizaciones armadas hace cien años era el Ejército Revolucionario Irlandés, más conocido como el IRA.

Esto explica en parte que el contenido de las muchas exposiciones, publicaciones y mensajes del ano no mencionen prácticamente a Gran Bretaña, y guarden silencio sobre el Ulster, la provincia perdida que sigue siendo parte del Reino Unido. Claramente, el objetivo era festejar lo que si se obtuvo y no acentuar lo que no se logró. La actual República nació de la rebelión de 1916, logro su primer status autónomo en 1921 como Estado Libre y se declaró completamente independiente de Londres en 1949. Los eventos de 1916 son literalmente fundacionales. El Sinn Fein, que mantiene que el actual estado es simplemente ilegítimo, hizo una marcha de protesta el viernes, con el excelente slogan de “súmese a la rebelión” y su titular, Gerry Adams, pasó el domingo en Belfast.

Lo que no se evitó ni se buscó evitar fue la introspección y la contraposición entre los ideales de la Rebelión de Pascua y la actualidad de la república. Del mismo presidente para abajo, se repitió abiertamente que “la promesa de un país mejor a partir de ser independientes, todavía no se cumplió”. De hecho, el único discurso pronunciado en la ceremonia mayor fue una verdadera sorpresa para argentinos. Lo pronuncio el capellán del ejército, Seamus Madigan, como la “plegaria de la memoria” e incluyo un pedido a la divinidad para que Irlanda sea más “inclusiva, con más justicia social y respeto, unida, diversa, igualitaria y en paz”.

El fuerte rastro de la crisis económica de 2008 explica este tono en el centenario. Los diarios publicaron ayer ediciones especiales, para coleccionar, pero no dejaron de lado el habitual tono zumbón con que tratan a los políticos en Irlanda. Por ejemplo, el Sunday Independent acuso al premier de tener la eficiencia “de un oso de peluche” en materia económica. Pero la mayoría de los editoriales y columnas de opinión reflexiono sobre temas como el desempleo, los bajos salarios, la pobreza infantil y el crecimiento de la tradicional válvula de escape irlandesa, la emigración. Es notable que un país aproveche una ocasión tan formal para hacer una revisión así.

Pero nada de esto evitó que ayer fuera un día de festejo, con chicos con banderitas y adolescentes maquilladas con los colores nacionales. La fiesta sigue hoy, lunes feriado, con el mayor evento cultural en la historia nacional: todos los museos de Irlanda abren y en las calles de sus principales ciudades habrá música, teatro y representaciones de eventos de la rebelión y de la guerra de independencia.

Compartir: 

Twitter
 

Miembros de la fuerza de Defensa de Irlanda desfilan frente al Correo Central de Dublín.
Imagen: AFP
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.