EL MUNDO › LA FILTRACIóN DE WIKILEAKS PROVOCó UN ESCáNDALO

A pedir perdón por los correos

El Comité Nacional Demócrata de Estados Unidos (DNC, por su sigla en inglés) pidió perdón ayer al senador Bernie Sanders por el escándalo de los correos filtrados por WikiLeaks, que revelaron estrategias del partido para debilitar su campaña electoral en favor de su rival en las primarias, Hillary Clinton.

“En nombre de todos en el DNC, queremos ofrecer una disculpa sincera y profunda al senador Bernie Sanders, sus partidarios y todo el Partido Demócrata por comentarios inexcusables hechos en los correos”, indicaron en un comunicado los principales líderes del comité. Esos comentarios “no reflejan los valores del DNC ni nuestro firme compromiso con la neutralidad durante el proceso de nominación” del candidato demócrata a la Casa Blanca, agregaron en el comunicado.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI) investiga el hackeo de e-mails en el Comité Nacional Demócrata, del cual el partido responsabiliza a Rusia. “Estamos trabajando en establecer la forma y la medida”, indicó

ayer el FBI en una confirmación escrita. “Un ataque de este tipo es algo que tomamos muy en serio”.

La plataforma Wikileaks publicó el viernes casi 20.000 e-mails de miembros y empleados del Comité Nacional Demócrata que demuestran que el organismo favoreció a Hillary Clinton en las primarias y que hubo esfuerzos por perjudicar la campaña de su principal rival interno, Bernie Sanders. Este favoritismo fue algo que Sanders había denunciado en varias ocasiones.

Por su parte, la presidenta interina del Comité Nacional del partido, Donna Brazile, le dijo a la prensa que “hay más correos’’ que saldrán a la luz y adelantó que probablemente habrá en ellos “muchas cosas por las que tendremos que pedir disculpas’’.

El escándalo dominaba ayer los titulares en Estados Unidos en el

primer día de la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia, en la que se proclamará al candidato del partido. Sanders exigió este domingo la renuncia de Wasserman Schultz, quien horas después anunció que dejará el cargo cuando concluya la convención. Sanders y Wasserman Schultz son las figuras centrales del espectacular escándalo que sacudió al partido en vísperas de la convención nacional.

En la jornada de ayer, Sanders envió un mensaje personal a sus delegados para pedir que eviten alteraciones al orden durante la convención, y que la disputa principal no se resume a elegir un presidente.

“Se trata de transformar a Estados Unidos y continuar nuestra lucha por justicia económica, social, racial y ambiental. Tenemos que continuar trabajando juntos para hacer realidad el futuro progresista que todos apoyamos’’, señaló Sanders en su nota.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.