DEPORTES › LO QUE CUESTA "PACIFICAR" A LOS BARRABRAVA DE ÑULS

"Cien mil pesos en efectivo"

Así lo señaló un integrante de la barra a este diario. Mientras tanto, el gobernador, el ministro de Seguridad y el presidente del club están de acuerdo en desactivar los intereses en juego alrededor del paraavalancha del Coloso.

 Por Alejo Diz

Funcionarios provinciales y dirigentes de Newell's unen responsabilidades y obligaciones para disminuir el poder de los barras rojinegros y desactivar los intereses en juego alrededor del paraavalancha. "Vamos a desmembrar las organizaciones delictivas que están enquistadas dentro de los clubes", enfatizó ayer el gobernador Miguel Lifschitz. "Se van identificar a los barras y los vamos a excluir del estadio", prometió el ministro de Seguridad de la provincia, Maximiliano Pullaro. "Nos amenazan con suspender los partidos si no los recibimos", confió el presidente leproso, Eduardo Bermúdez. ¿Qué piden los barras? "Para pacificar la tribuna se necesitan cien mil pesos en efectivo", admitió a Rosario/12 uno de los barras que ayer pudo ingresar al Coloso. Aunque el domingo la barra no desplegó las banderas que las identifican, señal de que Diego "El Panadero" Ochoa no tiene sucesor en la hinchada.

Los barras intentaron suspender el clásico del domingo por Copa Santa Fe durante el entretiempo, subiendo el alambrado perimetral, una vez disipada la pelea entre las dos facciones que se disputan el mando de la hinchada. "Ellos (los barras) quieren conversar con nosotros, ayer (por el domingo) luego del primer tiempo nos mandaron a decir a través de nuestra gente de seguridad que querían conversar y nosotros les dijimos que no necesitamos conversar, entonces nos dijeron que si no lo hacíamos iban a subir al alambrado, y eso ocurrió", explicó Bermúdez.

El domingo hubo derecho de admisión para 38 barras, en su mayoría alineados al bando que lideraba Maximiliano La Rocca, asesinado el pasado 27 de junio. La tribuna estuvo ocupada, en general, por barras encolumnados detrás del mando de Saravia, facción en la que participaba Matías "Cuatrero" Franchetti, acribillado en la puerta del Coloso del último 7 de junio. "Lo sucedido nos obliga a un trabajo más focalizado con las autoridades del club. Vamos a desmembrar las organizaciones delictivas enquistadas en los clubes", recalcó Lifschitz a LT8.

"Vamos a identificar a los barras y los excluiremos de la cancha", adelantó Pullaro. El ministro llevará a la Justicia las imágenes grabadas por las cámaras del Coloso para identificar a los barras que protagonizaron la reyerta en la tribuna y luego se subieron al alambrado. "Tenemos mucha fe en el ministerio de Seguridad y en los fiscales, porque quienes hicieron estos actos están identificados", rescató Bermúdez.

La hinchada administra los puestos ambulantes de venta de indumentaria trucha del club que se emplazan alrededor del Coloso los días de partido, como así también se dedica al cuidado de los autos y los puestos de choripán. Por fuera de este negocio, lo que exigen son "cien mil pesos para repartir". "Acá hay que poner lo que se pone en todos los clubes para repartir entre la gente y también para pagarle a la cana, que no se hagan los caretas", aseveró un barra.

La barra sigue sin encontrar un líder. Por eso ninguna de las facciones en pugna tuvo acceso el domingo a las banderas que se guardan en el estadio. El cuarto de la hinchada tiene su puerta soldada y el fin de semana tuvo custodia policial. "Para sacar las banderas antes hay que pagarle a la cana y para pagarle a la cana acá la tienen que poner. Y ojo con meter una mano en las banderas porque el que toca algo muere", desafió uno de los barras que asumió la representación del Saravia el pasado domingo.

"Una vez me esperaron a la salida de un programa de televisión, otra vez que estaba reunido en el club tuve que salir por otra puerta porque me estaban esperando", aceptó Bermúdez.

Las filmaciones del domingo a la barra descartaron la presencia de un arma de fuego dentro del estadio. Pero ante la confesión de Bermúdez, la barra será denunciada por "intento de extorsión", según lo anunciado ayer por el coordinador de Seguridad Deportiva de la provincia, Diego Maio.

Compartir: 

Twitter
 

La bandera del "Cuatrero", asesinado el 7 de junio.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.