EL MUNDO › EL LíDER DEL PP ESPAñOL RETOMA LAS NEGOCIACIONES PARA EVITAR LAS TERCERAS ELECCIONES

“Me parece contra natura apoyar a Rajoy”

El PSOE va a votar no a la candidatura del conservador y Ciudadanos se abstendrá en la segunda vuelta. Ambas posturas impiden que Rajoy logre la mayoría que necesita para ser elegido al frente del Ejecutivo.

Con el mandato formal del rey Felipe, el presidente del gobierno español en funciones, el conservador Mariano Rajoy, retoma hoy sus negociaciones para convencer al socialista Pedro Sánchez y al liberal Albert Rivera de la necesidad de facilitar su reelección o habrá terceras elecciones.

El líder del Partido Popular (PP), vencedor de los comicios del 26 de junio último, afronta una semana clave de negociaciones de investidura: hoy se reunirá con Sánchez, secretario general del Partido Socialista (PSOE), y el miércoles con Albert Rivera, el máximo dirigente de Ciudadanos. De antemano, el político socialista insiste en que no se moverá del “no” a su candidatura y el liberal, en que no pasará de la abstención en segunda votación. Ambas posiciones impiden que Rajoy logre la mayoría que necesita para ser elegido al frente del Ejecutivo.

En la primera votación de investidura, el candidato debe obtener la mayoría absoluta de la Cámara (176 votos). De no conseguirlo se celebraría una segunda votación, en la que le bastaría la mayoría simple (más síes que noes).

Sánchez reiteró el mensaje que el PSOE repite desde las últimas elecciones: “el PP tiene que construir una mayoría entre las fuerzas conservadoras”, en referencia a Ciudadanos y los nacionalistas vascos y catalanes, pese a que estos últimos promueven la secesión de Cataluña. El senador socialista dejó claro que la dirección del partido decidió que vetará la reelección de Rajoy. “Me parece contra natura apoyar a Rajoy”, remarcó, en el mismo sentido, el vocero del PSOE en el Senado, Oscar López.

De acuerdo con la prensa española, Rajoy intentará negociar con el PSOE y Ciudadanos en base al acuerdo que estas dos fuerzas firmaron tras las elecciones del 20 de diciembre, en el marco de las negociaciones de Sánchez para conseguir apoyos para su propia investidura, que el PP vetó. Desde el PSOE sostienen que sería sorprendente que el PP intente algo así, cuando se opuso y menospreció el acuerdo entre Sánchez y Rivera.

Por su parte, Albert Rivera se mostró ayer inflexible y adelantó que Rajoy no logrará convencerlo para que cambie la abstención de sus 32 diputados ni presentando una propuesta con las políticas que defiende Ciudadanos. Después de vetar la figura de Rajoy por los escándalos de corrupción del PP, el político centrista es consciente de que el voto afirmativo de Ciudadanos tendría un alto costo político para su partido.

“Nosotros ya hemos decidido, y esa decisión es la abstención”, reiteró Rivera, remarcando que asumió ese compromiso para desbloquear la situación, pero de ahí no se va a mover, ya que el PSOE es el partido que tiene la llave para permitir que haya gobierno.

Asimismo, el dirigente liberal se ofreció a mediar para que el PSOE y el PP abran una negociación, y volvió a repetir que Sánchez debe “mover ficha” y “escuchar” a los dirigentes de su propio partido, que abogan por la abstención. No obstante, en el PP creen que un voto afirmativo de Ciudadanos haría más fácil que el PSOE se abstenga.

A pesar de que las negociaciones comienzan con mínimás expectativas, el vicesecretario de Comunicación, Pablo Casado, se mostró confiado en que permitirán “desbloquear la situación” y formar “un gobierno fuerte”. Casado sostuvo que las reuniones de Rajoy con Sánchez y Rivera son “fundamentales” y que “hay un mandato del rey para que haya un gobierno cuanto antes”. “Han cambiado varias cosas desde diciembre. La primera, que nadie quiere que haya terceras elecciones. La segunda es que no hay candidatura alternativa, o al menos así lo pensamos en el PP, Ciudadanos o la gran mayoría del PSOE”, dijo el político conservador en declaraciones a la radio Onda Cero. “Y lo tercero que ha cambiado es la paciencia de los españoles. No podemos seguir con estos juegos”, añadió.

Rajoy intenta persuadir a sus adversarios políticos para que asuman que no hay más opción que un compromiso para facilitar su investidura o España se verá abocada a unas terceras elecciones consecutivas.

Rajoy pretende jugar la carta de la “unidad de los constitucionalistas” para que PSOE y Ciudadanos permitan al menos un gobierno del PP en minoría y sean leales ante el desafío territorial y otros temas urgentes como el techo de gasto y los presupuestos generales del Estado.

El Tribunal Constitucional de España suspendió ayer cautelarmente la resolución aprobada hace unos días por el Parlamento de Cataluña, que abría la puerta a una declaración unilateral de independencia en la región del noreste de España.

Por otra parte, las elecciones de la región española de Galicia, se celebrarín el próximo 25 de septiembre, el mismo día que las del País Vasco, que se adelantaron para evitar coincidir con una posible tercera convocatoria de comicios nacionales por la crisis política.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.