EL MUNDO › SUBRAYADO

La gira del Sr. Petróleo

 Por Claudio Uriarte

La gira medioriental del vicepresidente Dick Cheney, que en los ocho años que pasó fuera del gobierno desde la última administración Bush cobró un salario de un millón de dólares por mes como CEO del emporio de servicios energéticos Halliburton, terminó en una conclusión aparentemente imprevista: que hay una guerra entre israelíes y palestinos, y que esa guerra puede ser muy peligrosa. De creerse al relato más o menos oficial de los hechos, el desprevenido señor Cheney, quien bajo George Bush padre fue el jefe del Pentágono en la Guerra del Golfo de 1991 contra Saddam Hussein, habría partido a Medio Oriente con el propósito de convencer a sus más importantes aliados árabes de la necesidad de terminar el trabajo que quedó inconcluso en ese momento y derrocar a Saddam Hussein con una invasión terrestre, sólo para verse sorprendido por la negativa de esos aliados árabes y por la profundidad de su rechazo a las políticas de represalia del primer ministro Ariel Sharon contra los palestinos. Entonces, la misión de Cheney habría experimentado un súbito y beneficioso cambio de norte: de derribar a Saddam, se pasó a tratar de amigar a israelíes y palestinos. Que es lo que se está tratando de lograr ahora.
Hay que ser verdaderamente muy inocente para creer en semejante fábula, y en semejante Cheney. De hecho, cuando a alguien tan experimentado, importante y poderoso las cosas le salen tan concienzudamente mal, hay que preguntarse si el objetivo real de su misión no debe leerse exactamente al revés de lo que proclamó. Debajo de la supuesta invasión a Irak y de la gira del Sr. Petróleo todo lo que hubo fue una interna de los sectores más vinculados a la energía de la administración –la casi totalidad de la cúpula de la política exterior, desde Cheney hasta Colin Powell hasta Condoleeza Rice– para recuperar la iniciativa que habían perdido, en los tiempos más altos de la guerra de Afganistán, a manos del secretario de Defensa Donald Rumsfeld. El plan para invadir Irak, que efectivamente existió, y que en la versión publicada en enero por Página/12 tiene todo el sello de haber sido elaborado por el mismo estratega de la guerra de Afganistán, ha sido puesto efectivamente en la congeladora después de la gira de un petrolero por países petroleros diseñada para coleccionar rechazos. Porque ni a los países ni a la industria del petróleo les conviene una guerra contra Irak. De allí la tercera vuelta a Medio Oriente del mediador Anthony Zinni: si la invasión a Irak depende de la paz en Medio Oriente, es evidente que tal invasión es imposible.

Compartir: 

Twitter

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.