EL MUNDO

Si Alan García gana, Chávez dice que cortará relaciones con el Perú

El venezolano está metido de lleno en la campaña electoral peruana, del lado del nacionalista Ollanta. Ayer, exaltado, dijo que “si por obra del demonio” García gana, no va a tener relaciones diplomáticas con Perú. Hubo un fuerte rechazo en Lima y García le respondió.

 Por Carlos Noriega
Desde Lima

El presidente venezolano Hugo Chávez ya se convirtió en un personaje central de la campaña electoral peruana. La pasión con la que el venezolano parece seguir la elección presidencial peruana, en la que se está jugando por el ex comandante Ollanta Humala, afecta seriamente las relaciones diplomáticas entre ambos países. En enero, el actual presidente peruano Alejandro Toledo llamó por unos días a su embajador en Caracas en respuesta al abierto apoyo de Chávez a Humala y sus ataques a Lourdes Flores, la candidata de la derecha que por entonces era la favorita pero que finalmente quedó fuera de la segunda vuelta. Ayer, en medio de un duro choque verbal con el ex presidente Alan García, rival de Humala en la carrera por la presidencia, Chávez anunció en un acto público que fue transmitido por la televisión y la radio de su país, la ruptura de las relaciones diplomáticas con el Perú si García derrota a Humala en las próximas elecciones.

La amenaza fue clara: “Si por obra del demonio el señor García llega a ser elegido presidente del Perú voy a retirar a mi embajador, porque con un presidente así Venezuela no va a tener relaciones con el Perú”. Luego de la amenaza, Chávez calificó a García de ser “un ladrón” y “un tahúr”. Histriónico, Chávez alzó un billete en la mano y lo agitó al tiempo que volvía a disparar contra el candidato presidencial peruano: “A ver si voy a una Cumbre y (García) me roba este billete. Dios libre al Perú de un bandido como éste, de un truhán como éste, de un corrupto como es Alan García”, siguió incontenible en sus ataques el presidente venezolano, que tenía cerca al candidato presidencial de Nicaragua, Daniel Ortega.

De esta manera, muy a su estilo, Chávez respondía a lo que un día antes había dicho García de él, cuando lo llamó “hipócrita” y “sinvergüenza” por sus cuestionamientos al Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos firmado por Perú y Colombia, razón por la cual el presidente venezolano anunció el retiro de su país de la Comunidad Andina. “Usted les pide a los peruanos y a los colombianos que no negocien su comercio exterior con Estados Unidos, cuando el 80 por ciento de su comercio exterior (el de Venezuela) lo tiene con Estados Unidos. ¡No sea usted sinvergüenza!”, atacó García en respuesta a los cuestionamientos de Chávez.

García, que gobernó Perú entre 1985 y 1990 y dejó el poder en medio de un pico de hiperinflación y corrupción, no se olvidó de apuntar al verdadero blanco de sus ataques, que no está en Caracas sino en Lima. García agregó: “Miren cómo se comportan los socios de Humala”.

La respuesta de Chávez no tardó más que un día: “El sinvergüenza es usted, corrupto, ladrón de cuatro esquinas”, contraatacó Chávez, recordando que el gobierno de García terminó en medio de graves denuncias de robo y negociados. Por su defensa del TLC con Estados Unidos, Chávez acusó al ex presidente peruano de ser “el candidato de la Casa Blanca para seguir esclavizando a este pueblo de América latina”, y luego se despachó en su apasionada descalificación del candidato presidencial peruano, a quien una última encuesta coloca como favorito para ganar la segunda vuelta. García no se quedó en su respuesta. Llamó a Chávez “primitivo” y lo calificó de ser alguien que “no tiene el nivel para ser jefe de Estado”. García aprovechó la ocasión para atacar a Humala, de quien dijo “está subordinado a Chávez” y lo retó para que se pronuncie en contra de “la intromisión de Chávez en los asuntos internos del Perú; yo rechazo esa intromisión, porque eso es lo que debe hacer un verdadero nacionalista”, dijo, en un abierto cuestionamiento al nacionalismo que pregona Humala. Consultado por Página/12, Luis Benavente, director del Grupo de Opinión Pública de la Universidad de Lima, señaló que “García es un político muy hábil y está aprovechando muy bien a su favor este enfrentamiento con Chávez, que ha pisado el palito. García sabe que enfrentarse a Chávez lo favorece, porque en el Perú el presidente venezolano tiene una mala imagen; una encuesta que hicimos arrojó que el 80 por ciento de los peruanos tiene una mala opinión de él. Y si a eso se agrega que la población ve con malos ojos la intromisión extranjera, entonces García sale favorecido con este enfrentamiento, y Humala, quien es visto como alguien muy cercano a Chávez, termina siendo el perjudicado”.

La sombra que Chávez proyecta sobre las elecciones peruanas llegó a cubrir incluso la próxima visita de Diego Armando Maradona a Lima para jugar el 4 de mayo un partido entre futbolistas retirados de Perú y Argentina. García recordó la simpatía de Maradona por Chávez y aseguró que el futbolista argentino aprovecharía su visita a Lima para “hacer campaña a favor de Humala” cumpliendo “un encargo de su amigo de Venezuela”.

Compartir: 

Twitter
 

Chávez flanqueado por su vicepresidente en el acto en el que atacó duramente a García.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.