EL MUNDO › BUSH SE DIRIGE HOY AL PAIS POR EL TEMA INMIGRACION

En la línea de la militarización

El presidente George W. Bush pronunciará un discurso al país sobre inmigración a la hora de mayor audiencia esta noche, mientas el Senado retoma el debate migratorio y el Pentágono sortea “opciones” para un mayor control de la frontera, entre otras emplear elementos de la Guardia Nacional para asistir a policías locales en regiones fronterizas de California, Arizona, Texas y Nuevo México, según informes de prensa local.

Es posible que Bush proponga el envío de soldados de la Guardia Nacional a la frontera sur para reforzar la vigilancia en la zona, según trascendió ayer. El propio mandatario norteamericano lo confirmó intrínsecamente en una conversación telefónica con su colega mexicano, Vicente Fox. Este le expresó su “preocupación” ante “una posible militarización de la frontera por parte del gobierno de los EE.UU.”. La respuesta de Bush –según el comunicado oficial mexicano– fue que no está contemplada la militarización, sino sólo “el apoyo administrativo y logístico por parte de la Guardia Nacional, no del ejército, a las policías en la zona fronteriza”. El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, discutió asuntos de seguridad fronteriza con su par mexicano, general Gerardo Clemente Ricardo Vega.

La Guardia Nacional está bajo control de los Estados, pero el presidente puede “federalizarla”, como ocurrió con tropas enviadas a Irak y Afganistán. De hecho, según versiones vertidas por The New York Times y The Washington Post, Bush aprovechará hoy para ampliar su plan de reforma migratoria, incluyendo la posibilidad de un despliegue de guardias nacionales a la frontera, además de que el jueves visitará la frontera México–Estados Unidos. Como parte de una medida militar, la Cámara de Representantes autorizó el pasado jueves al Pentágono permitir el uso de tropas en casos especiales para ayudar al Departamento de Seguridad Interna (DHS) en labores de seguridad fronteriza. Los autores de la cláusula que se aprobó en votación de 252 sobre 171 citaron una “invasión” de indocumentados a través de la frontera común con México.

Bush ha apoyado tácitamente la reforma integral Martínez/Hagel del Senado, catalogándola de “importante e interesante”. En el Senado hay un acuerdo para avanzar una reforma integral con un componente de legalización “ganada”, aunque nada está determinado porque la medida debe someterse a enmiendas. Pero en la Cámara de Representantes la situación es más incierta porque el liderazgo republicano no ha dado señales definitivas de apoyar la reforma integral y ese organismo sólo presentó el HR4437, que enfatiza la seguridad y criminaliza a los indocumentados. La medida que el Senado apruebe debe conciliarse con el HR4437, así que Bush debe convencer al sector más radical de su Partido Republicano, opuesto a planes de legalización y a programas de trabajadores temporales.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.