EL MUNDO › BACHELET, TOLEDO Y LOS CANDIDATOS RECHAZAN LA INJERENCIA DEL CHINO

Todos mandan a callar a Fujimori

La presidenta chilena, Michelle Bachelet, pidió a la Corte Suprema que limitara la posibilidad de declarar del procesado ex presidente de Perú. Este dejó entrever su apoyo a la candidatura de Alan García. Ollanta Humala lo trató a García de “candidato de Fujimori”.

 Por Carlos Noriega
Desde Lima

La liberación del ex presidente peruano Alberto Fujimori (1990-2000), ordenada por la Corte Suprema de Chile el pasado jueves, ya ha comenzado a crearle problemas al gobierno de Michelle Bachelet y a convertirse en un factor de conflicto en las relaciones entre Perú y Chile. Aunque al momento de recuperar su libertad, después de seis meses de detención, Fujimori había asegurado que no haría declaraciones políticas sobre el proceso electoral peruano, en una entrevista con la BBC de Londres apoyó indirectamente la candidatura del ex presidente Alan García (1985-90). La mandataria chilena Michelle Bachelet le envió una nota a la Corte Suprema de su país, solicitándole que le advirtiera a Fujimori que debe abstenerse de emitir pronunciamientos políticos mientras se encuentre en suelo chileno bajo libertad condicional esperando que se resuelva el pedido de extradición planteado por el Perú, por los cargos de corrupción y violaciones a los derechos humanos.

Fujimori elogió a García diciendo que éste “ha evolucionado” y destacó el hecho de que haya “reconocido los éxitos” del régimen fujimorista, al tiempo que criticó a Ollanta Humala, especialmente por su propuesta de nacionalizar los recursos naturales. Las declaraciones de Fujimori cayeron muy mal en el gobierno peruano. El presidente Toledo llamó telefónicamente a Bachelet para expresarle su malestar por las declaraciones de Fujimori. “Le he transmitido mi profunda preocupación, porque no puede ser que una persona acusada (Fujimori) haya sido puesta en libertad para hacer campaña política e interferir en el proceso electoral peruano”, reveló Toledo. En el oficio enviado a la Corte Suprema, Bachelet le solicita que tome “las medidas necesarias” para “evitar que actuaciones del señor Fujimori, que puedan ser incompatibles con el régimen jurídico por el cual se encuentra sometido, continúen afectando las relaciones entre Chile y Perú”. Además de solicitarle a Chile que le impida a Fujimori hacer declaraciones políticas, el gobierno peruano prepara la presentación de un pedido formal ante las autoridades de ese país para que se le retire al ex presidente el beneficio de la libertad condicional y se vuelva a ordenar su detención. El gobierno peruano teme una posible fuga de Fujimori o un pedido de asilo en la Embajada de Japón en Santiago y le ha solicitado a Chile que tome “las medidas necesarias” para evitar esa posibilidad.

El candidato Humala acusó a su rival de ser “el candidato de Fujimori”, mientras García negó que existiera algún entendimiento con éste y calificó su apoyo como “una opinión no solicitada”. García ha coqueteado en las últimas semanas con el voto fujimorista –cerca de un millón de electores, que representan poco más del 7 por ciento– buscando captarlo, pero sabe que un apoyo demasiado evidente del procesado ex presidente lo perjudicaría, por lo que, lejos de alegrarse públicamente por las palabras de Fujimori, las calificó de inconvenientes y le sugirió que mantenga “silencio” respecto del proceso electoral. Humala también ha acusado a García de ser “el candidato de Montesinos”, luego de que el encarcelado ex jefe de inteligencia de Fujimori asegurara que Humala fue su cómplice durante su fuga del país, en el año 2000. García ha negado cualquier cercanía con el siniestro Montesinos y le ha devuelto el golpe a su rival asegurando que lo dicho por Montesinos revela que Humala “lo ayudó a la fuga”. En medio de la perturbadora aparición de los fantasmas del oscuro pasado fujimorista en la campaña electoral, Humala denunció ayer un posible fraude electoral a favor de García. El ex comandante basó su denuncia en las declaraciones que la derechista Lourdes Flores hiciera luego de su derrota, asegurando que el partido aprista de García había cometido fraude para sacarla de la segunda vuelta. García calificó las declaraciones de Humala de “malévolas” y como “una confesión anticipada de derrota y bajo estado de ánimo”.

Compartir: 

Twitter
 

Perú teme una fuga de Fujimori o un pedido de asilo en la Embajada de Japón en Santiago.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.