EL MUNDO › SI BUSH LO PIDE, PUEDE IMPLEMENTARSE EN 24 HORAS

Un plan listo para atacar Irán

Mientras Teherán dice que no dará marcha atrás con su programa nuclear y la ONU evalúa más sanciones, el Pentágono ya tendría un plan de bombardeo en puerta, según informó el New Yorker.

 Por Anne Penketh *

Una unidad del Pentágono está planeando un ataque contra Irán, que podría realizarse en un plazo no mayor de 24 horas, según un informe periodístico estadounidense difundido ayer, al mismo tiempo que el presidente iraní advertía que no dará marcha atrás con el programa nuclear. El respetado periodista del New Yorker Seymour Hersch aseguró en la última edición del semanario que se creó un grupo especial de planificación en los últimos meses, bajo el Mando Militar Conjunto. Citando a un ex funcionario de inteligencia, Hersch sostuvo que la unidad está encargada de crear un plan de bombardeo de contingencia contra Irán que pueda ser implementado, por orden del presidente, en un plazo de 24 horas.

El informe parece contradecir las negativas de la administración Bush, que una y otra vez ha afirmado que no está planeando una guerra contra Irán, a pesar del fuerte rearme que está llevando a cabo en el Golfo Pérsico. El vocero del Pentágono Bryan Whitman no tardó en reaccionar. “Estados Unidos no está planificando una guerra con Irán. Sugerir cualquier cosa que no sea esto es simplemente incorrecto y una forma de desinformar y manipular”, afirmó.

Sin embargo, el líder estadounidense que más se ha identificado con una posible acción militar con Irán, el vicepresidente Dick Cheney, repitió la semana pasada desde Australia que todas las opciones están sobre la mesa. Cheney llegó anoche en una visita sorpresa a Omán, un estado del golfo estratégicamente posicionado en frente de Irán sobre el estrecho de Ormuz, por donde pasan dos quintos del crudo mundial. La importancia geográfica es clave en caso de una intervención militar, ya que ésta dejaría en riesgo los suministros de petróleo que se trasportan por allí. “Nos hemos preparado para cualquier situación, incluso la guerra”, sostuvo Manouchehr Mohammadi, el vicecanciller iraní ayer.

El presidente iraní también fue muy desafiante en la víspera de la reunión de las potencias en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, en la que discutirán la reactivación de las presiones contra Teherán por su programa nuclear. Los cinco países con poder de veto –Estados Unidos, Reino Unido, Francia, China y Rusia– coincidieron a fines del año pasado en que Irán no estaba dando garantías de que su programa nuclear no tuviera fines militares ocultos.

Pero Mahmud Ahmadinejad sigue sosteniendo que el programa es pacífico y que no tiene marcha atrás. La secretaria de Estado estadounidense, Condoleezza Rice, no dudó en contestarle. “No necesitan dar marcha atrás. Necesitan detenerse”, sostuvo en una entrevista con la televisión estadounidense. Sin embargo, tanto Ahmadinejad como Rice mencionaron la posibilidad de negociar. El presidente iraní reiteró su oferta de dialogar, argumentando que el tiempo para “patotear” ha expirado. Por su parte, Rice dijo que está lista para conversaciones directas con Irán, pero sólo si los iraníes suspenden primero el enriquecimiento de uranio, que puede ser usado tanto como combustible para un reactor nuclear como para construir un arma.

Importantes funcionarios de las cancillerías de Estados Unidos, Reino Unido, Rusia, China, Francia y Alemania se reunirán hoy en Londres para discutir la posibilidad de endurecer las sanciones contra Irán, que le había impuesto la ONU en diciembre pasado. Se discutirán mayores prohibiciones en el transporte internacional y el embargo de créditos internacionales.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Compartir: 

Twitter
 

Un portaaviones de EE.UU. y su grupo de batalla han estado en el Golfo de Omán desde el 19 de febrero.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.