EL MUNDO › MANAGUA NACIONALIZARIA LA COMPRA DE CRUDO

Esso que Ortega presiona

El gobierno de Daniel Ortega volvió a medir fuerzas con la estadounidense Esso. Después del enfrentamiento que mantuvieron hace tres meses, el presidente nicaragüense advirtió ayer sobre la posibilidad de nacionalizar la importación del crudo. Según explicó, no dudará en tomar la decisión si la empresa norteamericana sigue negándose a refinar el petróleo subsidiado que llega de Venezuela. La medida no sólo le permitiría a Managua determinar cuántos barriles entran al país, sino también a qué precio y para qué destino.

Hace tres meses, la Justicia nicaragüense sorprendió al ordenar el embargo de la única refinería del país. Esta, como gran parte del sistema de distribución y comercialización, pertenece a la petrolera Esso en Nicaragua. En aquel momento, el gobierno explicó que la empresa debía cerca de 3 millones de dólares por evasión de impuestos y, por eso, tomaban las instalaciones. Sin embargo, tres semanas de negociaciones terminaron con un acuerdo que poco tenía que ver con los impuestos. La Esso aceptaba destinar parte de sus tanques de almacenamiento para el crudo subsidiado venezolano. Según la promesa electoral de Ortega, Pdvsa se comprometió a enviar hasta 10 millones de barriles anuales a la pequeña nación centroamericana.

Pero el problema seguía ahí. El gobierno nicaragüense podía almacenar los miles de barriles de crudo que llegaban de Caracas, pero no refinarlos. Otra vez, Esso cuenta con el monopolio. El presidente venezolano, Hugo Chávez, se comprometió a invertir 2,5 millones de dólares para construir una refinería. Sin embargo, el proyecto recién se concretará en uno o dos años. Recordando esta situación, Ortega llegó a defender la posibilidad de declarar la “utilidad pública” de la refinería de la empresa norteamericana. Esta figura legal le permitiría utilizar las instalaciones para procesar y almacenar el crudo venezolano que el Estado considere necesario para evitar nuevos apagones.

Para explicar estas eventuales medidas, Ortega reconoció por primera vez que está negociando con la empresa norteamericana. “La respuesta que ha dado en todas las reuniones que hemos tenido ha sido totalmente negativa y no muestra ninguna sensibilidad para contribuir con el pueblo nicaragüense”, aseguró. La empresa, en tanto, optó por bajarles el tono a las advertencias del presidente y dijo que no pueden aceptar la propuesta del gobierno hasta que no analicen mejor la situación.

A pesar de los cuestionamientos que aparecieron entre el sector empresarial y los dirigentes ligados a Estados Unidos, el gobierno sandinista cuenta con un amplio apoyo popular, fomentado por el enojo generalizado que han dejado los últimos años de crisis energética y apagones diarios.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.