EL PAIS › LA INTERNA DEL OFICIALISMO EN EL SENADO

El bloque que hizo agua

 Por Eduardo Tagliaferro

En los cuatro años de mandato de Néstor Kirchner el Senado fue visto como la Cámara más segura para el oficialismo. Algo que se explica por los números favorables y por la omnipresencia de Cristina Fernández de Kirchner. El bloque oficialista, que hasta el miércoles se había encolumnado casi sin fisuras, anteayer hizo agua. Aunque después del fracaso de la votación a las prórrogas de la Ley de Emergencia Económica y la Ley del Cheque, Pichetto explicó las ausencias diciendo que “no estaban porque no estaban”, lo cierto es que cuando comenzó la sesión el titular de la bancada tenía los votos que necesitaba. “Cuando me di vuelta me faltaban dos votos”, aseguran que comentó Pichetto al explicar el revés. En la Rosada minimizaron el tema. “Sabíamos que íbamos a tener problemas para que se tratara sobre tablas”, afirmó el jefe de Gabinete, Alberto Fernández.

Los conocedores de la interna de la bancada no logran explicar si esas ausencias fueran meramente casuales o no. El pampeano Rubén Marín y el santafesino Carlos Reutemann fueron los dos ausentes en la votación. El pampeano explicó a este diario que tenía una audiencia en la Corte Suprema. Concretamente, con Juan Carlos Maqueda. En el bloque no abonan a las teorías conspirativas, pero dudan de la “coartada” de Marín. A diferencia de Marín, el santafesino no estaba en el recinto, pero sí en su despacho. Los cuatro llamados que realizaron a su oficina no lograron que interrumpa una reunión que mantenía con empresarios.

Las faltas y las llegadas tarde fueron mucho más que dos. El cordobés Roberto Urquía, empresario sojero, bendecido por la primera dama una y otra vez como un hombre de negocios exitoso, presidirá desde el martes la estratégica Comisión de Presupuesto. Aunque estaba en Buenos Aires participando de una reunión, se encontraba lejos del Senado. La salteña Sonia Escudero, que renovará su mandato y estará sentada al lado del ex gobernador Juan Carlos Romero, estaba más lejos aún. Participaba de una reunión del Parlatino, en el paradisíaco destino de Panamá. Para la porteña María Laura Leguizamón, la del miércoles fue su última sesión. En su celular se acumularon cuatro mensajes llamándolo a votar. El neuquino Sergio Gallia también finalizaba su mandato. Pegó el faltazo. En el oficialismo recordaban ayer que desde el lunes será intendente de la localidad neuquina de Plottier y que necesitará de buenos puentes con el Ejecutivo. A pesar de que a partir del lunes que viene el oficialismo tendrá una mayoría más holgada, la conducción de la bancada no podrá confiarse. Es sabido que algunos senadores suelen hablar más por gestos que con palabras. Claro que el Ejecutivo también responde con gestos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.