EL MUNDO › LA EX SECUESTRADA Y LIBERADA POR LAS FARC REITERO SU COMPROMISO POR EL CANJE HUMANITARIO

Consuelo llevó pruebas de vida de rehenes

La mujer arribó a Bogotá con el testimonio de ocho secuestrados –cuatro políticos y cuatro policías– por la mayor guerrilla colombiana. Consuelo González fue liberada el pasado jueves junto a Clara Rojas, que se reencontró con su hijo el domingo y ayer habló con la prensa. También se difundieron fotos y un video.

 Por Katalina Vásquez Guzmán
desde Bogotá

En un vuelo charter desde Caracas, llegó a Bogotá Consuelo González de Perdomo y con ella las pruebas de vida de ocho secuestrados en poder de la guerrilla de las FARC. A la señora, liberada hace cuatro días tras seis años de cautiverio, no la esperaban ministros ni comisionados. Porque no quiso aceptar el avión de la Fuerza Aérea Colombiana y viajó en uno fletado por Venezuela, dijeron algunos. Lo que sí hubo, y la conmovió hasta el llanto, fue una centena de personas que la recibieron con aplausos, gritos por la libertad, gritos de júbilo, y abrazos. El primero fue el de intendente de la Policía, Frank Pinchao, que compartió dos años de secuestro con González en el mismo campamento y se fugó. Junto a él, sus hijas, y seis agentes de policía que la escoltaban, dio cortas declaraciones a las decenas de periodistas que nadie se ocupó en organizar, como sí sucedió al arribo de Clara Rojas a la base militar de Catam en la tarde de ayer.

Con los ojos aguados de lágrimas, Consuelo reiteró su compromiso en la búsqueda del intercambio humanitario y se refirió al paquete de pruebas de vida que trajo consigo, y que la guerrilla entregó al gobierno venezolano al momento de su liberación. “Traigo un mensaje de los compañeros que quedaron en la selva, un mensaje de esperanza”, declaró.

Esta misma noche, la señora planeaba entregar las pruebas de vida de cuatro políticos (Alan Jara, Gloria de Polanco, Jorge Guechen y Orlando Beltrán) y cuatro policías (Coronel Luis Mendieta, Capitán Enrique Murillo, Sargento Arbey Delgado y Capitán William Donato). Las familias de algunos de ellos la esperaron en los hangares del aeropuerto El Dorado de la capital bogotana, adonde arribó Consuelo González con su familia a las 19.25 de ayer.

María Fernanda Perdomo dijo a Página/12 que estaba feliz por regresar a Colombia: “No esperábamos este recibimiento tan hermoso y estamos felices de que mi madre, por fin libre, esté de nuevo en nuestro país junto a su familia”, expresó María Fernanda. Sobre las pruebas de vida, la joven le contó a este diario que su madre las trago consigo durante todo el viaje: “Ahí vienen con ella. Mi mami las entregará a los familiares que alcanzaron a llegar a Bogotá, de manera íntima, esta noche (por ayer)”.

Una veintena de cuñados, primos y sobrinos de Consuelo González estaban también ansiosos en el aeropuerto, junto a los familiares de los que siguen retenidos. Los primeros se decían felices por “el milagro de ver a Consuelito otra vez”, como lo expresó a este diario Jaime Perdomo, hermano de su esposo fallecido.

Quienes aún tienen a los suyos rehenes, de otra lado, dijeron estar contentos por la entrega de las pruebas de vida, como lo contó Deyanira de Beltrán, esposa de Orlando Beltrán, a este diario. “Es un inmenso regalo de Dios saber de mi esposo, de su estado de salud, de cómo se encuentra, pero lo más importante será luchar por su libertad y la de todos los secuestrados”, afirmó. La señora salió del aeropuerto en una caravana de vehículos particulares a un recinto cerrado en Bogotá, probablemente la casa de la hija mayor de Consuelo, Patricia, para recibir esas fotos y cartas que siguen abriendo el camino de esperanza para la libertad de todos los rehenes de las FARC.

Compartir: 

Twitter
 

“Traigo un mensaje de los compañeros que quedaron en la selva, un mensaje de esperanza”, dijo Consuelo, junto a su hija y nieta.
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.