EL MUNDO › FRANCIA Y TURQUíA SON LOS MáS ACTIVOS EN LA BúSQUEDA DE UNA SALIDA AL CONFLICTO

Misión europea con mal presagio

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, parte rumbo a Medio Oriente en un contexto mucho más enredado. República Checa desandó con una frase los esfuerzos europeos al afirmar que la incursión de Israel “es más defensiva que ofensiva”.

 Por Eduardo Febbro

Desde París

Un día antes de que el presidente francés viaje a Medio Oriente con el propósito de despejar el camino hacia una cada vez más imposible tregua en el conflicto israelí-palestino, la misión europea presidida por el ministro checo de Relaciones Exteriores viajó ayer rumbo a la región con antecedentes poco propicios para la coherencia. En su primera declaración a la cabeza de la presidencia semestral de la Unión Europea, los checos se despacharon con una de esas frases que sepultan meses y meses de esfuerzos y hacen presagiar lo peor. En contra de los textos adoptados por consenso por los 27 miembros de la UE –todos pidieron en París un “alto el fuego inmediato y permanente, a fin de permitir una acción humanitaria inmediata”–, un portavoz del primer ministro de la República Checa juzgó que la operación terrestre lanzada hace 9 días por Israel era “defensiva más que ofensiva”.

La frase provocó un terremoto en Europa y fue corregida luego por el jefe de la diplomacia checa, Karel Schwarzenberg, quien aclaró “que incluso el derecho innegable de un Estado a defenderse por sí mismo no autoriza acciones que afectan a los civiles de manera masiva”. El pronunciamiento checo crea, de facto, un precedente negativo para la misión europea, tanto más cuanto que a esta delegación, en la que también participa Francia con su canciller, Bernard Kouchner, se le agrega a la misión particular que emprende hoy mismo Nicolas Sarkozy. El presidente francés parte rumbo a Medio Oriente en un contexto mucho más enredado y dramático que el que existía hace tres días. La ofensiva terrestre activada en Gaza por Israel hipoteca en gran parte el éxito de la meta que se había fijado la presidencia francesa cuando anunció el viaje.

Con todo, pese a la guerra en plena erupción, Sarkozy mantuvo su desplazamiento. El jefe de Estado viajará a Egipto, Israel, a Ramalá –para encontrarse con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas–, a Siria y al Líbano. La escalada de los últimos días torna hipotética la perspectiva de una tregua rápida y, por consiguiente, complica la tarea de Sarkozy, cuya primera intención era precisamente ésa: conseguir una tregua y luego, según la filosofía de la declaración de la UE adoptada en París, un “alto el fuego inmediato y permanente que permita una acción humanitaria inmediata”. Pero las últimas declaraciones de los dirigentes europeos no autorizan el optimismo. “No será fácil, no será corto”, dijo en Israel el ministro de Defensa, Ehud Barak.

La diplomacia francesa recalcaba ayer que, con todo, “la urgencia nos obliga a actuar”. Los interlocutores de Sarkozy en Medio Oriente son actores influyentes de la crisis: el presidente egipcio, Hosni Mubarak; el primer ministro israelí, Ehud Olmert; Mahmud Abbas; el presidente sirio, Bachar al Asad. Egipto ya obtuvo en el pasado una concesión mayor de parte del grupo radical palestino Hamas, es decir, la tregua de seis meses que se rompió hace una semana. Por su parte, Siria es –junto a Irán– uno de los apoyos más sólidos con que cuenta Hamas. Ayer, Sarkozy habló por teléfono con la canciller de Alemania, Angela Merkel; el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero; el jefe de gobierno israelí, Ehud Olmert; y el primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan. Cabe resaltar que, ante la ausencia notable de acción en la región por parte de la administración norteamericana, Francia es –con Turquía– el país más activo en la búsqueda de una salida al conflicto israelí–palestino.

Nada parece estar a favor de la misión francesa. Siria nunca dio pruebas de estar dispuesta a hacer presión sobre Hamas, mientras que Irán está inmerso en una lógica confrontacional similar a la del mismo Hamas. En cuanto a Egipto, su postura es tanto más frágil hoy, ya que los islamistas acusan ahora a El Cairo de “complicado” con Israel. Así, los canales de diálogo se esbozan hoy bloqueados en una y otra parte. Las elecciones legislativas previstas en febrero en Israel y el denso antagonismo entre la Autoridad Palestina y Hamas no ofrecen perspectivas alentadoras. Según explicaban ayer medios diplomáticos franceses, “la cuestión central consiste en saber quién será el interlocutor palestino y cuáles son los objetivos israelíes”.

Hasta ahora, Israel presenta la ofensiva como una acción que apunta únicamente a disminuir la capacidad militar de Hamas; pero, sin embargo, todo apunta hacia otro objetivo que es, más bien, la eliminación política y militar de Hamas. Sarkozy reconoce que “la tarea es complicada”. París anhela de hecho reforzar a dos actores clave: Egipto y la Autoridad Palestina. El primero porque es un actor “moderado y razonable” y el segundo porque ha mantenido, pese a todo, una posición dialoguista y porque la guerra actual acrecienta la audiencia de Hamas en Cisjordania, cosa que París quiere limitar. Lo cierto es que hoy habrá en Medio Oriente un profuso ballet diplomático: está la misión europea, el mismo Sarkozy, el ex primer ministro británico Tony Blair, emisario del “Cuarteto” de mediadores para Medio Oriente (Estados Unidos, la ONU, Rusia y la Unión Europea) y también Alexandre Saltanov, el viceministro ruso de Relaciones Exteriores que viaja en calidad de “emisario de paz” del presidente ruso, Dimitri Medvedev.

Compartir: 

Twitter
 

Sarkozy viajará a Egipto, Israel, a Ramalá –para encontrarse con Abbas–, a Siria y al Líbano.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.