EL MUNDO › 18 MUERTOS EN PESHAWAR

Pakistán violento

Mientras Estados Unidos decide cómo enfrentar la guerra en Afganistán, del otro lado de la frontera, en Pakistán, los atentados no cesan y el saldo de muertos crece día a día. Ayer al menos 18 personas murieron y más de 20 resultaron heridas en dos atentados en Peshawar, en el violento noroeste paquistaní. Ningún grupo se adjudicó aún los ataques, pero la policía ya sospechaba del Movimiento de los Talibán de Pakistán (TTP). Este grupo insurgente prometió responder a la ofensiva del ejército en la vecina zona de Waziristán con atentados en todo el país.

Los dos atentados tuvieron como objetivo al Estado paquistaní. El primero fue contra la sede de los servicios de inteligencia en Peshawar y el segundo contra un puesto de policía de Bannu. Diez personas murieron en la explosión de un coche bomba en la sede de los servicios de inteligencia en Peshawar, mientras siete policías y un detenido perecieron en el atentado contra un puesto policial en Bannu. “Los atentados en las ciudades forman parte de nuestra estrategia permanente. Proseguirán y afectarán a todos los que nos ataquen”, había amenazado en una entrevista el vocero de los talibán paquistaníes, Azam Tariq, pocas horas antes de los atentados en Peshawar.

Esa región, en el noroeste, es escenario frecuente de ataques y atentados. Apenas esta semana se sucedieron tres atentados suicidas en Peshawar y sus alrededores, con un saldo de 50 muertos y decenas de heridos. Esa parte del país se encuentra dentro del llamado cinturón tribal paquistaní donde, según los servicios de inteligencia estadounidenses, se refugian dirigentes y combatientes de Al Qaida y donde desde hace cuatro semanas el ejército de Islamabad lleva a cabo una vasta ofensiva antitalibán.

Los talibán de Pakistán son un grupo diferente a los talibán afganos, pero mantienen muchos vínculos y una indudable solidaridad. En 2007, los talibán del lado paquistaní rompieron el silencio y decretaron públicamente una guerra santa contra Islamabad, la capital y centro político del Estado paquistaní. La razón: su alianza incondicional con el invasor en Afganistán, el gobierno estadounidense y su guerra mundial contra el terrorismo.

En los últimos dos años la guerra entre los talibán locales y el gobierno central paquistaní ya dejó un saldo de muertos de más de 2500. Sólo en el último mes 400 paquistaníes murieron en enfrentamientos armados, atentados o bombardeos de aviones norteamericanos en la frontera con Afganistán.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
  • Pakistán violento
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.