EL MUNDO › LA VUELTA A WESTMINSTER DESPUES DE VEINTICINCO AñOS

Un verde se mete en el Parlamento

 Por Michael McCarthy *

Desde Londres

Después de una espera de 25 años, el Partido Verde finalmente llegó a Westminster ayer, después de que los votantes de Brighton Pavilion eligieron a Caroline Lucas como la primera miembro verde del Parlamento. La ex consejera de Oxfam fue electa por el manifiesto más radical de todos los partidos, e inmediatamente prometió que ella “iluminaría constantemente la brecha entre la retórica de los otros partidos y lo que realmente entregan”.

El hecho de que Lucas sea la primera miembro verde del Parlamento en cualquier lugar del mundo electa bajo el sistema primero de la lista subraya la notable escala de su logro como líder de un partido que hace una década era considerado por casi todos como una broma política, y que ella fue el instrumento que lo modernizó. En medio de escenas de alegría y júbilo de sus partidarios, la actual eurodiputada de 49 años por el Sudeste de Inglaterra –una posición a la que renunciará– logró la banca al derrocar a una mayoría laborista de casi 6000, con un impresionante 31 por ciento de los votos.

Su elección terminó con la anomalía por la que Gran Bretaña era el único país importante europeo que nunca había tenido miembros verdes en su Legislatura. La nueva política, fundada en los ’70 por Die Grünen en Alemania, que por primera vez puso la ecología al tope de la agenda junto con la economía, la salud y la educación, finalmente se arraigó en Westminster y Lucas dijo que confiaba en que más miembros verdes del Parlamento la siguieran.

“Toda la evidencia que tenemos de tener a los verdes en los consejos locales, en el Parlamento Escocés, en el Parlamento Europeo y en la Asamblea de Londres demuestran una vez que tenemos un pie adentro, ya nos quedamos para siempre”, dijo.

No hay duda de que su éxito representa un paso importante para su partido, en términos de credibilidad política, aunque la suya fue la única victoria de los verdes en una elección general, con 335 candidatos alrededor del país a un costo de casi 600.000 dólares, una suma importante para un partido tan chico.

Los verdes tenían tres bancas como blancos, en Brighton Pavilion, Norwich Southe y Lewisham Deptford. En todos estos lugares tenían un fuerte apoyo con una significativa representación en los consejos locales. Pero en realidad habían apostado más sobre Pavilion, el electorado en el centro de la ciudad más “alternativa” de Gran Bretaña, donde los verdes siempre han tenido una fuerte presencia –en la última elección en 2005 obtuvieron un 22 por ciento de los votos, su mejor resultado parlamentario hasta ese momento–.

Tres factores los llevaron al éxito, primero la naturaleza del electorado. Segundo, la personalidad de Lucas misma. Y tercero, el trabajo de los verdes en el electorado el jueves, una operación profesional que involucró 200 voluntarios, con encuestas a boca de urna en los 50 puestos electores más importantes.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Página/12.

Traducción: Celita Doyhambéhère.

Compartir: 

Twitter
 

SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice
  • BROWN CEDIO LA INICIATIVA A LA OPOSICION, PERO NO DESCARTA UNA ALIANZA
    Tiempo para las negociaciones políticas
    Por Marcelo Justo
  • DETUVIERON A FREDDY QUIROGA REQUE, EX JEFE DE INTELIGENCIA DE LA DICTADURA BOLIVIANA
    Cárcel para el espía de García Meza
    Por Sebastián Ochoa
  • OPINION
    Kissinger lo hizo
    Por J. Patrice McSherry
  • ELECCIONES EN COLOMBIA
    Puntea Mockus

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.