EL MUNDO › LA VIVIENDA, LA INFLACIóN Y LA ALTA TASA DE CRIMINALIDAD SON DEUDAS PENDIENTES

Los desafíos para el próximo gobierno

Las misiones llevaron educación, salud y vivienda por primera vez a la Venezuela profunda. Pero la inflación, la escasez de algunos alimentos y la alarmante tasa de 16 mil homicidios en un año figuran en la agenda del próximo mandato.

 Por Mercedes López San Miguel

Desde Caracas

Quien tenga buena memoria recordará que, 15 años atrás, los pobres en Venezuela eran una mayoría de la población y tenían serias dificultades para acceder a la salud, la educación y la vivienda. Después de diez años desde la creación de las misiones sociales en 2003, existe un esquema de inclusión que se tornó incuestionable para todos los estratos de la sociedad, incluyendo la dirigencia política. A partir de esta base, el próximo gobierno tiene por delante asuntos como la inflación y la inseguridad, que preocupan al electorado en su conjunto.

Las misiones llevaron educación, salud y vivienda por primera vez a la Venezuela profunda. No hay quien, en barrios caraqueños como 23 de Enero, Petare o Catia, no conozca las primeras experiencias que se pusieron en marcha: Misión Robinson, orientada a alfabetizar a la población de menores recursos, con incentivos de canastas de comida y créditos, y Misión Rivas y Sucre, que cubren los niveles de educación secundaria y terciaria. Los resultados son irrefutables: en 2005, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) declaró al país territorio libre de analfabetismo.

A través de la misión Barrio Adentro, el gobierno bolivariano estableció una red de salud pública que llevó módulos de atención a lugares recónditos. Es sabido que muchas personas pudieron solucionar sus problemas de visión gracias a la Misión Milagro. La más reciente, la Gran Misión Vivienda, censó a las familias que no tenían hogar tras las inundaciones de 2010. El censo arrojó que la deuda habitacional asciende a 2,5 millones. Desde 1999 hasta esas inundaciones, según cifras del gobierno, se construyeron casi 600 mil viviendas. Para las personas que perdieron sus casas durante el temporal, el Estado implementó el programa La Casa Bien, confiscando terrenos baldíos y estacionamientos. El proceso bolivariano informó que entregó más de 200 mil viviendas desde que lanzó la Gran Misión Vivienda, en 2011.

El analista político Farith Fraija señaló a Página/12 que el gobierno asumió un rol activo ante esa problemática, que venía de arrastre. “El Estado se hizo responsable de un asunto estructural como el de la vivienda y puso en marcha una inversión para entregar casas en lugares seguros, en algunos casos a cero costo; en otros, con créditos. Fue difícil reubicar a la gente dentro de Caracas, no para cambiar rancho por rancho, sino para crear nuevas viviendas y ya casi nadie vive en refugios.”

Nadie en Venezuela se atreve a descalificar las misiones, incluso en el acomodado este de Caracas. Y es que hay varios indicadores que confirman el avance social en estos 15 años de gobierno socialista: según la Comisión Económica para América Latina (Cepal), la pobreza, que en 1999 rondaba el 49 por ciento de la población, cayó a 27 por ciento y la pobreza extrema pasó de 21 por ciento a 10 por ciento.

Las misiones Mercal y Pdval, mercados con alimentos a precios baratos, conviven con las grandes cadenas de supermercados. Los consumidores han comentado los desajustes en los productos, que aumentan de precios impulsados por la inflación –que acumula el cinco por ciento entre enero y febrero y el año pasado se ubicó en el 20 por ciento– o que escasean, y que los medios opositores han informado con grandes titulares. “El tema inflacionario y el costo de la vida son prioritarios junto a la consolidación de la democracia participativa desde lo social y lo económico”, señaló a este diario Lionel Muñoz, historiador de la Universidad Central de Venezuela.

El país mantiene un control de cambio desde 2003, y a principios de este año el gobierno devaluó la moneda un 32 por ciento, a 6,3 bolívares por dólar. Antes, y sin control de cambio, las clases pudientes viajaban a Miami el fin de semana y pedían “deme dos”. Ahora, a la entrada de los shoppings y las galerías se puede ver consumiendo a personas más humildes.

Uno de los retos que encara la economía venezolana es poder salirse de la dependencia del petróleo, admitido por el oficialismo. Se aspira a poder pasar de la etapa en la que se puso énfasis en lo social a lograr una economía que se oriente a generar una base productiva diversificada.

A todo esto, la demanda de la seguridad pública es un asunto cada vez más presente entre los venezolanos. Con 16 mil homicidios en 2012, según cifras oficiales, la inseguridad persiste como preocupación de la población. Si bien este drama no puede atribuirse directamente al gobierno de Chávez, sus detractores le endilgan ineficiencia para enfrentar el problema.

El historiador Muñoz agregó otra cuestión a tener en cuenta a partir de hoy: la política exterior tras 15 años de un gobierno que combatió los tratados de libre comercio con Estados Unidos y apostó al sueño de una América latina unida. “En la agenda va a tener que estar la inserción del país en los nuevos mecanismos de integración regional como la Celac, el Alba y el Mercosur”. Venezuela, bajo el liderazgo de Chávez, apoyó la creación, más acá en el tiempo, de la Unasur. Llegan tiempos de renovados desafíos en Venezuela.

Compartir: 

Twitter
 

La construcción de viviendas es una deuda pendiente, sobre todo desde la inundación del 2010.
SUBNOTAS
 
EL MUNDO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.