EL PAIS › ANTE EL CONFLICTO RURAL, INTENDENTES Y MOVIMIENTOS SOCIALES OFICIALISTAS CONVOCARON A UNA MANIFESTACION DE APOYO AL GOBIERNO

Contraataque K con otro acto en la Plaza de Mayo

En coincidencia con la jornada de protesta nacional anunciada por las entidades agrarias, la movilización se realizará este miércoles y hablará la presidenta Cristina Kirchner. Desde el Gobierno se denunció “un clima de desestabilización impresionante”.

 Por Daniel Miguez

Fiel al estilo del kirchnerismo de redoblar la apuesta en los momentos críticos, el oficialismo convocó a un acto el miércoles en Plaza de Mayo en el que hablará la Presidenta, según pudo saber Página/12. El acto fue convocado tanto por la Federación de Municipios, cuya conducción está en manos del núcleo duro de intendentes del Gran Buenos Aires, como por movimientos sociales kirchneristas. La manifestación –que, según prometen los organizadores, será multitudinaria– coincidirá con la jornada “de protesta nacional” a la que llamaron las cámaras agropecuarias para repudiar el intento de Gendarmería de liberar la ruta 14 anteayer, y con el último día previsto para el nuevo lockout que lanzaron ese mismo sábado a la noche.

Esa parece ser la respuesta del Gobierno ante la creciente protesta de los ruralistas que, además de volver a convocar a no comercializar granos, ayer mantuvieron cortadas muchas rutas de las provincias agrícolas y ganaderas con la ayuda de los transportistas, que también hacen piquetes, pero en contra de la resolución de los productores de no vender sus cosechas.

La decisión del Gobierno, que se expresa no sólo en las palabras de los principales funcionarios sino esencialmente en los hechos, es que las retenciones móviles que los ruralistas piden anular son inmodificables. “No voy a dejar que me extorsionen. Nos quieren golpear institucionalmente y afectar a la gente con desabastecimiento y no lo voy a permitir”, dijo ayer la Presidenta en Olivos, ante algunos funcionarios. El concepto no es nuevo, pero dicho en este nuevo contexto parece exhibir la firmeza que quiere mostrar el Poder Ejecutivo.

Aunque en el Gobierno nadie lo dice, se vislumbra una estrategia que apunta al desgaste del sector agropecuario y a que la intransigencia de las entidades que agrupan a los productores pueda ser percibida por la mayoría de la sociedad. Es que en la Casa Rosada, aunque saben que la Presidenta está pagando costos altos, también creen que pueden llegar a licuarse en el cansancio que también provoca en la gente la actitud de los ruralistas.

Ayer, el día después del tensionante sábado con eje en el intento de Gendarmería de liberar la ruta 14 en Gualeguaychú, fue un día de relativa calma –aunque abundaron las discusiones entre ruralistas y transportistas, pero sin llegar a mayores– y abundantes declaraciones (ver aparte). Por el lado de los ruralistas, parecieron contrastar las palabras del dirigente de la Federación Agraria de Gualeguaychú, Alfredo De Angeli, con las del presidente de la Sociedad Rural, Luciano Miguens. De Angeli, en tono desafiante sostuvo: “Si hace falta nos vamos a quedar acá cien días más”. En cambio Miguens afirmó: “No tenemos ninguna instancia cerrada, al contrario tenemos que abrir nuevas estrategias”. De Angeli dio también ayer una definición al menos disonante con la ideología de la organización política a la que pertenece: “¿Quién me puede obligar a vender mis granos? Podemos estar sin venderlos todo el tiempo que sea necesario”, señaló.

En nombre del Gobierno habló el jefe de Gabinete, Alberto Fernández. En línea con lo que se decía ayer en la quinta de Olivos expresó que “detrás de esto definitivamente se filtra un clima de desestabilización impresionante, y nadie puede hacerse el zonzo y no escucharlo”.

“Lo que están haciendo, para que todos entendamos, es un tremendo plan donde se suman desestabilizadores, donde se deja a la Argentina sin alimentos, donde se vacían las góndolas de supermercados, se tira la leche, se deja a las industrias sin insumos, se prohíbe el tránsito de la gente, se complica la vida de los transportistas, y se impide el paso de los colectivos”, enumeró el jefe de Gabinete.

Fernández le apuntó sin medias tintas a De Angeli. “Tendría que darse cuenta de que empieza a ser responsable de lo que está pasando”, le advirtió. Y también recordó que “nos dijeron, entre otros el señor De Angeli, que hablar de la soja a 600 dólares (la tonelada) era una utopía porque nunca iba a alcanzar ese precio. Hoy está en 540 dólares”.

“Sería razonable, si quieren seguir, que sigan con otro método, pero ayer la solución que dieron es: vamos a seguir resolviendo quién transita en la Argentina y quién no. Creen que tienen derecho a vaciar las góndolas. Si la medida tiene tanto consenso (entre los ruralistas), ¿para qué hay que cortar las rutas, si se supone que los productores no van a cargar cereales?”, preguntó el jefe de los ministros.

Apuntando a una de las aristas del conflicto que –según el Gobierno– más deberían preocupar, Fernández recomendó leer una nota de opinión del escritor Mempo Giardinelli, publicada ayer en este diario, en la cual –dijo el ministro– “habla del formidable clima de desestabilización y del aprovechamiento con vocación golpista que muchos sectores hacen de este tema”. Al respecto, el funcionario señaló: “Estamos pasando desde las cadenas de e-mails a algunas posiciones de algunos sectores que claramente presentan el tema como una disyuntiva de continuidad de un gobierno”.

Respecto del acto de pasado mañana, el titular de la FAM e intendente de Florencio Varela, Julio Pereyra, confirmó que le pidieron al titular del partido Justicialista, Néstor Kirchner, realizar “un acto masivo en apoyo del gobierno nacional”. La intención de los intendentes era que en el acto hablara Kirchner, pero desde Olivos fueron más allá y les dijeron que la oradora sería la propia Presidenta.

“Nuestros propios compañeros –aseguró Pereyra– nos están pidiendo un acto para apoyar al Gobierno”, ya que “la gente está indignada por esta extorsión que le están haciendo al Gobierno los dirigentes del campo”. En el mismo sentido se pronunciaron ayer otros jefes comunales. El de Ituzaingó, Alberto Descalzo, afirmó: “El miércoles queremos ir a la Plaza de Mayo, no sólo nosotros, sino por la gente, por nuestros vecinos que nos lo reclaman”. También el de La Matanza, Fernando Espinoza, dijo que “nadie más quiere un país parado por un grupo de dirigentes que sólo busca el interés de su sector pero que no se fija en el interés del resto de los ciudadanos”. Desde los movimientos sociales afines al oficialismo, fuentes del Frente Transversal, que encabeza el diputado Edgardo Depetri, anticiparon que coordinarán la modalidad de la manifestación con la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), cuyo líder es Luis D’Elía. “Vamos a reventar la plaza”, proclamaron.

Compartir: 

Twitter
 

“No voy a dejar que me extorsionen. Nos quieren golpear institucionalmente”, dijo ayer CFK ante algunos funcionarios.
Imagen: Pablo Piovano
 
EL PAIS
 indice
  • ANTE EL CONFLICTO RURAL, INTENDENTES Y MOVIMIENTOS SOCIALES OFICIALISTAS CONVOCARON A UNA MANIFESTACION DE APOYO AL GOBIERNO
    Contraataque K con otro acto en la Plaza de Mayo
    Por Daniel Miguez
  • OPINION
    ¿Qué arreglar?
    Por Eduardo Aliverti
  • CON UN RECITAL MULTITUDINARIO CONCLUYO EL HOMENAJE EN ROSARIO
    Todas las figuras del Che Guevara
    Por Edgardo Pérez Castillo
  • Mensajes de texto

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared