EL PAíS › IMPULSAN LA CANDIDATURA A PRESIDENTE DE MACRI

Los muchachos PRO

En el acto de lanzamiento de Proyecto Peronista, se fogoneó la postulación del jefe de Gobierno a presidente para 2011. Hubo alusiones a Francisco De Narváez, que se separó de ese espacio.

 Por Werner Pertot

La pancarta, arriba de un escenario pleno de cortinados rojos, tenía los rostros de Perón y Evita. “En el futuro, ahí van a estar Mauricio y Gabriela”, se divirtió Jorge Macri, que encabezó junto a su primo, el jefe de Gobierno Mauricio Macri, y un grupo de dirigentes peronistas el lanzamiento de Proyecto Peronista. En rigor, con otro nombre, es el mismo espacio que en las elecciones pasadas se llamó Unión-PRO, pero que sufrió la ruptura con Francisco De Narváez, que últimamente se muestra cerca de Eduardo Duhalde. Para el diputado-empresario, hubo varias acusaciones veladas de “deslealtad”, que convivieron en los discursos con un permanente fogoneo de la candidatura a presidente de Macri para 2011.

Los macristas eligieron para su acto un elegante salón del Club Español, con arañas de cristal y pinturas bucólicas que representaban imágenes de la España medieval. Los apliques dorados contrastaron con un público que no era el tradicional de los actos de PRO: ni rubias estilizadas, ni trajes caros, sino familias enteras que viajaron desde el conurbano. “No tenemos luz, ni agua y confiamos en que Macri nos lo puede solucionar”, le comentó a este diario Rubén, un albañil de Temperley. Con una remera amarilla, Eva, de Lomas de Zamora, asentía: “Macri es una buena persona, más allá de la cuestión del Correo”, dijo.

Rubén y Eva se levantaron para vivar a los dirigentes peronistas que encabezaron el acto: estaban el ex SIDE Juan José Alvarez –ex mano derecha de De Narváez– y el diputado Rubén Ledesma, quien rompió con Néstor Kirchner cuando no lo bendijo como candidato a intendente en La Matanza. Alvarez y Ledesma arrancaron el acto cantando a los gritos la marcha peronista, a lo que el público se sumó con alegría. Jorge Macri sonreía, marcaba el ritmo con las palmas y tarareaba bajito alguna estrofa. El ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, no movió un músculo.

Las ausencias fueron llamativas. La más comentada fue la de De Narváez, quien fue el principal candidato del macrismo en las elecciones pasadas. El vicepresidente primero de la Legislatura, Diego Santilli, mandó una adhesión. No asistieron los peronistas porteños Cristian Ritondo y Daniel Amoroso, lo que marca la interna que existe dentro de PRO y en el peronismo por el distanciamiento entre Macri y Duhalde.

Pero faltaba alguien en la foto: el propio Mauricio Macri, quien estaba retrasado, lo que hizo que el acto se alargase con siete discursos y una larga enumeración de los 150 dirigentes presentes, incluido el de General Rodríguez Sergio Mafia, que proviene de las huestes del represor Luis Patti. Desde la primera fila, el presidente de PRO, José Torello, les hacía señales de que alargaran, cual productor de televisión.

Jorge Macri aprovechó la ocasión para cobrarse algunas facturas con De Narváez. “Sería más coherente y lógico que siga en este proyecto. Para mí es una lástima que no esté. El año pasado le fue a pedir a Mauricio que apareciera en los spots, hoy prefiere a Duhalde o a Das Neves, la coherencia sigue acá”, sostuvo. Más duro estuvo Alvarez, quien no lo mencionó en ningún momento, pero insistió en recordar el “Día de la Lealtad” y en pedir “ser leales y consecuentes”. “Los oportunistas están viendo sólo su beneficio personal. No nos vamos a disfrazar de lo que no somos en función de una encuesta. No somos la pata de nadie”, remarcó.

“Por supuesto que vamos a apoyar a Macri presidente, pero no con un interés particular, aunque vamos a pelear cada espacio que nos merecemos”, aclaró Ledesma, que lidera la Corriente Peronista Bonaerense. “Mauricio, hay un grupo de peronistas que con vos se encamina a la victoria”, se sumó Alvarez. “Mauricio tiene un destino inevitable: va a ser el próximo presidente de los argentinos”, insistió Jorge Macri. Ya llevaban dos horas de discurso y Macri no aparecía. Luego de otra tanda de agradecimientos, entró, entre cantitos de “se siente, se siente, Mauricio Presidente”. “Siempre ha habido peronismo PRO”, dijo el jefe de Gobierno, que habló un minuto y medio y se marchó, mientras algunos intentaban volver a cantar la marcha peronista.

Compartir: 

Twitter
 

Mauricio Macri y los dirigentes de Peronismo Pro en el lanzamiento de ese espacio.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.