ECONOMíA › REDRADO ASEGURó QUE EL BANCO CENTRAL NO PERMITIRá QUE EL TIPO DE CAMBIO SE DISPARE

No es momento para una devaluación brusca

El presidente de la autoridad monetaria buscó llevar tranquilidad frente al alza del dólar, que ayer subió otros dos centavos y quedó en 3,23. Afirmó que la Argentina no seguirá la evolución de otros países de la región, como Brasil o Chile.

 Por Tomás Lukin

“¿Estamos preparados para que el tipo de cambio fluctúe un 40 por ciento como ha ocurrido en los últimos días en otros países? Aún no.” Así, el responsable de la política monetaria, Martín Redrado, aseguró que la cotización del dólar en la plaza local no acompañará los movimientos que experimentan los países vecinos. Ayer, la moneda norteamericana subió dos centavos hasta 3,23 pesos. Mientras que el real y el peso chileno experimentan fuertes devaluaciones y la Unión Industrial y los miembros de la Mesa de Enlace reclaman una suba del tipo de cambio real, el presidente del Banco Central dejó en claro que la fluctuación de la divisa en el mercado local será controlada. Colaboradores cercanos a Redrado señalaron a PáginaI12 que “Brasil y Chile tenían muy apreciadas sus monedas y la presión para la devaluación era muy fuerte. Acá el dólar se está reacomodando de a poco, pero es difícil que se siga apreciando demasiado”. Los funcionarios del Central prefieren no precisar cuál es la barrera para la suba del dólar pero destacan que “la volatilidad debe ser acotada”, controlando que no se produzca una histeria generalizada del lado de la demanda.

Según informaron desde el Central, en el mercado “spot” (contado) las operaciones fueron reducidas, no superaron los 20 millones de dólares, y en el mercado de futuros se negociaron cerca de 100 millones. “La intervención de estas semanas se está ajustando a través de futuros, para mantener firme la señal, y poca venta en contado. El dólar subió, pero recién se está volviendo a los niveles de comienzo de año, en el medio de una de las crisis financieras más fuertes de la historia”, explicaron desde el BCRA. Tras la intervención del Central, las reservas internacionales terminaron en 47.011 millones de dólares, 24 millones por debajo del cierre anterior.

Desde principios de septiembre el dólar acumula una suba de 18 centavos. La última vez que había superado los 3,21 pesos fue el 25 de abril pasado, cuando Martín Lousteau renunció al Ministerio de Economía.

El presidente del Central defendió la política de “flotación administrada que brinda previsibilidad” y señaló que el manejo flexible de la política monetaria “permite moderar los movimientos cambiarios, ayudando a que los empresarios se centren exclusivamente en sus negocios, en lugar de preocuparse por cubrirse frente a la volatilidad del tipo de cambio”. En un foro organizado por la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amcham), Redrado afirmó que “así como no creí que la revaluación de la moneda fuera el camino adecuado que tuvieron otros países vecinos, así también creo que no es aconsejable ahora acompañar los movimientos de tipo de cambio que tienen otros países vecinos”.

El dólar mayorista cerró a 3,215 pesos, mientras que el lunes había terminado a 3,198. En el mercado de futuro, los contratos que vencen a fin de mes cerraron a 3,229. Para los compromisos de noviembre se ofreció a 3,239 y para diciembre cerró a 3,260, 0,6 por ciento arriba. El volumen negociado en el mercado de cambio se mantuvo dentro de los valores “normales” y ascendió hasta los 607 millones de dólares, superando los 537 millones de ayer. La demanda de dólares aumenta a medida que los inversores deciden atesorar en efectivo, desarmando sus posiciones en acciones o títulos de deuda por la creciente incertidumbre acerca del futuro de la crisis financiera. Para algunos operadores del microcentro “el dólar subió pese a la intervención del Central, que vendió mucho en el mercado de contado y a futuro”.

Desde el sistema financiero público sostienen que “si bien aumenta, hoy la demanda de dólares no es una preocupación. Se está comprando menos, pero la evolución del tipo de cambio se explica porque el Central lo deja correr un poco para arriba para no quedar muy detrás de los países vecinos que están devaluando”. La fuerte devaluación del real en Brasil puede generar un problema de competitividad para las exportaciones industriales y agropecuarias argentinas. Las compras de bienes argentinos se encarecen para el principal socio comercial y las importaciones de productos brasileños se hacen más baratas. De todas formas estos procesos demoran tiempo. Desde el Gobierno señalan que lo que más sufre en este escenario son las decisiones de inversión. Los que sí están contentos con esta situación son los que pensaban vacacionar en Brasil.

En su discurso frente a los empresarios de origen norteamericano, el titular de la autoridad monetaria remarcó la solidez del sistema financiero local y recordó que “hace sólo unos meses la discusión pasaba más por las presiones inflacionarias derivadas de las materias primas que por la crisis del sistema financiero”. Además, Redrado advirtió que “la idea de desacople entre las economías avanzadas y las emergentes obviamente se ha esfumado”, pero sostuvo que las economías de la región se mantendrán creciendo en torno del 3,5 por ciento apoyadas en la demanda doméstica. El presidente del Central señaló también que se está priorizando “el fortalecimiento de la demanda de pesos y la recomposición de la liquidez” y sostuvo que se deben “mantener atractivas las colocaciones en pesos frente a las posibles opciones que puedan surgir en otras monedas”.

Compartir: 

Twitter
 

“La idea de desacople entre las economías avanzadas y las emergentes se ha esfumado”, admitió Redrado.
Imagen: Télam
 
ECONOMíA
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.