EL PAIS › UN BLOQUE A FAVOR DE LOS PRODUCTORES DEL AGRO

La oposición campera

El campo ya tiene su Mesa de Consenso Parlamentario Agropecuario y un “manifiesto” de diez puntos que resume las proclamas ruralistas que llevaron al lockout que tuvo en vilo al país por más de 90 días. Casi todo el arco opositor presentó ayer en sociedad el interbloque que defenderá las demandas de los productores en el Congreso. Diputados que van desde la UCR, la CC, el PRO y peronismo anti k hasta el PS, el cobismo y un puñado de partidos provinciales refrendaron ante los flashes y cámaras de TV el compromiso legislativo. La Sociedad Rural y Carbap acompañaron el anuncio en la Cámara de Diputados, pero no hubo dirigentes de Federación Agraria ni de Coninagro.

El macrista Christian Gribaudo fue el encargado de abrir el fuego en la rueda de prensa. “Es el resultado de un consenso alcanzado por todo los bloques que estamos acá, mucho antes de la 125. Hemos tenido un año particularmente intenso en la Comisión de Agricultura, pero con pocos resultados legislativos: en la Cámara de Diputados sólo se han aprobado cuatro proyectos, incluida la 125, contra 257 proyectos presentados”, sostuvo Gribaudo, rodeado de unos quince diputados de las distintas bancadas opositoras.

Las negociaciones para la conformación del interbloque campero duraron hasta pocos minutos antes de su presentación formal en la Cámara baja. El punto más ríspido giró alrededor del protagonismo político que tendría cada fuerza política ante los periodistas. Todos se habían encolumnado tras las demandas ruralistas, pero no querían que nadie en particular sacara ventaja del alineamiento con el sector agropecuario.

La solución llegó a último momento: los diputados que enfrentarían a los periodistas serían los integrantes de cada bloque en la comisión legislativa de Agricultura. Una resolución que dejó afuera al peronista rebelde Felipe Solá, que acató la decisión del resto y llegó a la sala José Luis Cabezas de la Cámara baja cuando ya había culminado la conferencia de prensa.

El manifiesto de la “mesa parlamentaria” reclama “una política agropecuaria consensuada”, una nueva ley de emergencia para el agro, que las retenciones sean facultades del Congreso, que las medidas que tiendan a equilibrar precios internacionales e internos sean “transitorias”, medidas a corto y mediano plazo para enfrentar la crisis internacional frente a la caída de los commodoties y una nueva forma de comercializar la carne vacuna (hasta ahora en medias res) “para diferenciar los cortes de mayor demanda internacional de los de demanda interna”. Esta última, una medida que le restó popularidad a la revuelta ruralista y que el verborrágico Alfredo De Angelis resumió en una frase: “El que quiera comer lomo que lo pague a 80 pesos el kilo”.

La convocatoria tuvo algo del colorido que los productores le pusieron al lockout: algunos presentes vistieron ropa informal Cardón, pañuelos al cuello y grandes boinas. Tampoco faltaron dirigentes de la Sociedad Rural y de Carbap, entre ellos el ex presidente de la SR Luciano Miguens. “Tenemos que ser autocríticos. Siempre seguimos las cosas desde atrás y los reclamos fueron al Gobierno, sin advertir el papel del Congreso”, afirmó Miguens, quien volvió a negar que será candidato en las elecciones legislativas del año próximo. Sin embargo, Miguens se manifestó admirador de la experiencia legislativa brasileña del bloque agropecuario y se mostró predispuesto a que las diferentes entidades agropecuarias “aporten cuadros jóvenes” a las listas de los distintos partidos políticos.

Compartir: 

Twitter
 

Representantes de toda la oposición en el interbloque.
Imagen: Sandra Cartasso
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared