EL PAIS › LOS RURALISTAS LE PUSIERON FIN AYER AL SEPTIMO LOCKOUT RURAL CONTRA EL GOBIERNO

Corte a la protesta por falta de rating

Los ruralistas acusaron el golpe y reconocieron que modificarán el proyecto de ley que prevé una baja de retenciones para tratar de alcanzar el quórum. Además, solicitaron una audiencia con la ministra de Producción.

 Por Fernando Krakowiak

Pese a no haber logrado una baja de las retenciones a la soja, la Mesa de Enlace le puso fin ayer al séptimo lockout rural contra el Gobierno. Durante la semana hubo mucha menos gente en las rutas si se compara con lo ocurrido el año pasado, el cese de comercialización sólo se pudo garantizar bloqueando el paso de los camiones con ganado y granos y en el acto convocado el jueves en Armstrong se congregaron menos de cinco mil personas. Los ruralistas acusaron el golpe y reconocieron que introducirán modificaciones en el proyecto de ley que prevé una baja de retenciones para tratar de alcanzar el quórum. Por ese motivo le pidieron a la oposición que demore hasta la semana del 13 de abril la convocatoria a una nueva sesión especial. Además, solicitaron una audiencia con la ministra de Producción, Débora Giorgi, para intentar retomar el diálogo el martes próximo.

En marzo del año pasado, los ruralistas convocaron a un lockout de 48 horas en repudio a la Resolución 125, que fijaba una fuerte suba de las retenciones. La movilización excepcional que se registró en las rutas los llevó a extender la protesta. Entonces argumentaron que las críticas de la Presidenta habían irritado a los productores y que no pondrían fin a la medida de fuerza hasta que no se derogara la 125. La semana pasada intentaron recrear un escenario similar luego del fracaso de la sesión especial para bajar las retenciones a la soja y de la decisión de coparticipar los recursos generados por ese impuesto. Anunciaron otro lockout y convocaron nuevamente a las rutas. La medida era por siete días, pero algunos adelantaron que su intención era quedarse hasta obtener una respuesta. Sin embargo, en las rutas hubo poca gente y ayer se le puso fin a la medida de fuerza, incluso en la rebelde Gualeguaychú, donde por la noche el federado Alfredo De Angeli levantó oficialmente el corte en el kilómetro 53 de la ruta 14 (ver aparte).

Además, los dirigentes de la Mesa de Enlace dijeron que van a revisar el proyecto de ley que prevé la baja de las retenciones y le pidieron a la oposición que postergue la convocatoria a una nueva sesión especial para la semana del lunes 13, en lo que constituyó un reconocimiento implícito de la imposibilidad de lograr quórum en las actuales condiciones.

Lo que harán los ruralistas es reunirse con el bloque del SI, encabezado por Eduardo Macaluse, y con algunos diputados del Frente para la Victoria para tratar de saber qué cambios recomiendan estos legisladores para apoyar el proyecto. “Es importante que tengamos más tiempo para pulir el proyecto. Debemos generar las condiciones para que más legisladores puedan ser parte de la solución”, aseguró Eduardo Buzzi, presidente de Federación Agraria, y además aseguró que irán provincia por provincia para intentar convencer a más legisladores.

Pese a las limitaciones que evidenció el lockout, los ruralistas lo calificaron como un “éxito total” debido al escaso número de cabezas que ingresaron en Liniers y la falta de actividad que se registró en las bolsas de cereales. Sin embargo, esos datos no sirven para dar cuenta de la adhesión real que tuvo la medida de fuerza, porque muchos productores habían enviado granos y carnes, pero los camiones fueron frenados en los cortes de ruta y obligados a volverse.

Esa situación, por ejemplo, se vivió todos los días en Gualeguaychú e incluso fue filmada por las cámaras de televisión, pero cuando ayer los dirigentes de la Mesa de Enlace fueron consultados sobre el particular terminaron negando lo evidente. “Cortes de ruta no hubo. Lo que hubo fue un control de cargas de cereales y hacienda que generó una mayor demora”, aseguró sin sonrojarse el productor entrerriano Gonzalo Alvarez Maldonado, síndico de Coninagro, que estuvo en reemplazo del presidente de la entidad, Carlos Garetto.

Los ruralistas además aprovecharon para volver a cuestionar la decisión de coparticipar los ingresos generados por las retenciones a la soja. Ricardo Buryaille, vicepresidente de Confederaciones Rurales Argentinas, argumentó que el Gobierno se acordó tarde porque no lo hizo cuando la cotización de la oleaginosa era record y lo hace ahora que bajó. El presidente de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, se quejó, en cambio, porque consideró que la medida revela un “clientelismo desmedido”, pese a que el año pasado se cansó de pedirle al Ejecutivo que coparticipara esos recursos. “Si ese porcentaje se le hubiera devuelto a los productores hubieran puesto en marcha la economía, pero eligieron el camino de la prebenda. Le exigen a gobernadores e intendentes que acudan de rodillas por unos pesos. Los hacen arrastrar sobre semillas de soja. Es el ejemplo de un clientelismo desmedido”, afirmó Biolcati, y también sostuvo que la medida es “antijurídica y anticonstitucional”.

También refutaron las críticas de Néstor Kirchner, que ayer les pidió que pongan fin a la “cantinela destituyente” porque a Cristina Kirchner la había votado el pueblo y la iba a defender el pueblo. “No somos golpistas, ni de-sestabilizadores. Nuestra protesta está fundamentada en la defensa de las instituciones”, respondió Biolcati. El presidente de la Sociedad Rural también negó que el lockout haya sido “salvaje” y resaltó como una virtud “no haber reaccionado frente a las provocaciones físicas y verbales”.

“No somos productores angurrientos que temen perder rentabilidad, somos millones de argentinos que dependen de que se haga otra política. Hoy termina una forma de protesta, pero continúa el reclamo porque en esto nos va la vida”, agregó Buzzi.

El presidente de Federación Agraria fue el encargado además de remarcar que los sojeros también tienen presentes los problemas de los “productores de peras y manzanas del valle de Río Negro”, “de uvas en Cuyo” y de “lanas en la Patagonia” y que defenderán sus intereses en la próxima reunión que tengan con el Gobierno. Hace quince días, la Mesa de Enlace acordó con el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y con la ministra de la Producción, Débora Giorgi, que volverían a verse este martes 31 de marzo, pero como en el medio los ruralistas decretaron un nuevo lockout la cita se puso en duda. Ayer quisieron asegurarse de que van a recibirlos y le mandaron un pedido de audiencia a Giorgi.

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

Ricardo Buryaille, de CRA; Hugo Biolcati, de Sociedad Rural; Eduardo Buzzi, de Federación Agraria, y Gonzalo Alvarez Maldonado, de Coninagro.
Imagen: Bernardino Avila
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared