EL PAIS

Un anónimo menciona a un general en la masacre del 20 de diciembre

Es Julio Veronelli, nada menos que el ex comandante del segundo cuerpo de Ejército y jefe de seguridad del banco HSBC, del que salieron las balas que mataron al manifestante Gustavo Benedetto. Hoy se reconstruye otra muerte, la de Márquez.

 Por Adriana Meyer

”Tiren, no sean cagones”, gritó el teniente coronel retirado Jorge Varando a los policías que el 20 de diciembre estaban en hall del banco HSBC. Así lo describió un anónimo que recibió Alicia Pierini, la abogada de la familia de Gustavo Benedetto, el manifestante que fue asesinado por la balacera que salió desde esa sucursal bancaria. El libelo que le llegó a Pierini describe que el jefe de seguridad del banco es el general Julio César Veronelli. La letrada averiguó que este militar se desempeñó como jefe del Segundo Cuerpo del Ejército hasta diciembre de 1999. El anónimo fue escrito por una persona que dice ser personal de mantenimiento del banco, sostiene haber sido testigo de la masacre y asegura que teme “represalias” porque ya recibió “amenazas ocultas”. La jueza del caso María Servini de Cubría citó como testigos a Veronelli y a otros mencionados en el anónimo. Hoy a partir de las 10 se realiza la reconstrucción de otro de los asesinatos de la represión que acompañó la retirada de la Alianza, el de Alberto Márquez en 9 de Julio y Sarmiento.
Márquez era un militante justicialista de 57 años, empleado del Concejo Deliberante de San Martín. Murió al recibir un balazo en el tórax alrededor de las 19 del 20 de diciembre del año pasado. Por ese hecho están procesados y detenidos cuatro policías, entre ellos el ex número tres de la división Asuntos Internos de la Policía Federal comisario inspector Orlando Oliverio, que fueron vistos por testigos disparando, junto a los coches sin identificar en que se movilizaban, una camioneta Ford Ranger y un Fiat Palio. Los fiscales Luis Comparatore y Patricio Evers solicitaron que estén en el lugar los autos civiles y policiales que actuaron ese día, las armas secuestradas a los imputados y que la escena sea filmada desde la sala de Operaciones de la Federal para verificar el conocimiento directo de la situación que podían tener las autoridades de esa fuerza. El operativo será encabezado por la magistrada con la asistencia de peritos de la Gendarmería y de la Prefectura Naval. Estarán presentes unos 20 testigos del hecho, entre ellos Martín Galli que aún lleva en su cabeza la bala que recibió ese día, Diego Córdoba, Roque Coronel y Paula Simonetti que fueron heridos de bala en esa misma zona. El abogado Claudio Pandolfi y otros seis testigos describieron que los manifestantes estaban descansando en la plazoleta ubicada entre 9 de Julio, Cerrito, Perón y Sarmiento cuando aparecieron los autos a toda velocidad, con vidrios polarizados y sirenas en el techo. Frenaron y se abrieron en abanico, tras lo cual bajó una persona de cada vehículo, sin uniforme y con chalecos antibalas que llevaban la inscripción PFA (Policía Federal Argentina).
Cuando la sala I de la Cámara Federal ratificó los procesamientos con prisión preventiva de Oliverio y los demás policías describió que “en inmediaciones del Obelisco y mientras los manifestantes intentaban alejarse debido a la represión, personal de Asuntos Internos de la Policía Federal en automóviles no identificables abrieron fuego con municiones de plomo disparadas por armas largas contra quienes se encontraban en una plazoleta ubicada a más de cien metros de Corrientes y 9 de Julio en actitud pacífica, produciéndole la muerte a Alberto Márquez, y heridas de bala entre otros, a Paula Simonetti en la espalda y a Martín Galli en la cabeza. Esto ocurría alrededor de las 19.30 del día 20 de diciembre”.
La primera reconstrucción fue la del asesinato de Benedetto. El anónimo empleado del HSBC describió que “en el hall de la torre (ubicada en Chacabuco y Avenida de Mayo) había aproximadamente unas quince personas armadas, entre policías y personal de seguridad del banco. Pude ver en forma clara a los señores Varando, Traverso y Marenco que pertenecen a la gerencia de seguridad del banco HSBC, cuyo gerente y responsable es el general Julio César Veronelli, y a Abdon Nosmor que es de la empresaSearch y está en la custodia de los ejecutivos”. Pierini averiguó en Internet que Varando, Traverso y Veronelli hicieron un posgrado en seguridad para multinacionales en la Universidad Comillas de Madrid. Hasta ahora los investigadores consideraban a Varando, procesado y detenido en Gendarmería por la muerte de Benedetto, como jefe de seguridad del banco, pero Veronelli figura en esa página Web como “head group security” del HSBC. Por otra parte, Varando es egresado en 1972 de la Escuela de las Américas y habría recibido a los detenidos del ataque al cuartel de La Tablada que están desaparecidos. Este teniente coronel retirado figura como represor de la dictadura en el libro de Alipio Paoletti Como los nazis, como en Vietnam. Allí consta que revistó en el destacamento 103 de Inteligencia del Ejército.
“La orden de disparar vino de Varando, quien al grito de ‘tiren no sean cagones’ empezó a disparar. Traverso estaba ubicado detrás del árbol de Navidad que había en el hall”, describió el empleado. Sin embargo, los investigadores del caso no lograron identificarlo en los videos internos del banco. “Nosmor anduvo vanagloriándose de haber ‘metido plomo’ el día de los sucesos”, relató el anónimo.

Compartir: 

Twitter
 

Márquez murió baleado en Nueve de Julio y Sarmiento, y hoy se hace la reconstrucción.
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2018 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared