EL PAíS › EL CONFLICTO EN LA EX TERRABUSI

Conciliados a medias

 Por Adriana Meyer

Los 160 despedidos en la fábrica Kraft (ex Terrabusi) participaron ayer en una jornada de “encierro en un quincho” para asistir a un curso de seguridad e higiene. En el momento más álgido del conflicto que comenzó en julio –que incluyó paros, acampe en la planta y corte de la Panamericana– la empresa acató en forma parcial la conciliación obligatoria dictada por el Ministerio de Trabajo y permitió el ingreso de los cesanteados a la planta de General Pacheco. Pero no cumplió con la reposición de los operarios a sus tareas habituales, según dijeron los delegados a Página/12 y constató también en el lugar una delegación de la cartera laboral. Fue ratificada para hoy a las 15 una marcha, desde el Obelisco hasta Trabajo.

El 18 de agosto la fábrica, que produce chocolates Milka y jugos Tang entre otros productos, despidió a 160 trabajadores, según denunció el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA). Entre los afectados, hay once miembros de la comisión interna y tres de la comisión directiva del gremio nacional. El sindicato, que encabeza Rodolfo Daer, solicitó en aquel momento la intervención del Ministerio de Trabajo y advirtió que “no se puede despedir a delegados ni a miembros de las estructuras orgánicas gremiales”. Desde la empresa argumentaron que la medida se debió a la toma de la planta fabril por parte del personal, ocurrida en julio. La cartera laboral, al mando de Carlos Tomada, dictó la conciliación obligatoria por 15 días, pero la comisión interna de la ex Terrabusi denunció que “la empresa no asignó tareas a los reincorporados”, y decidió en asamblea cortar la Panamericana, a la altura del puente Ford. Todo había empezado el lunes 3 de julio cuando los trabajadores reclamaron medidas de salubridad por la gripe A, asueto para desinfectar la planta y licencia para personas enfermas. “Trabajamos con comida y no teníamos alcohol, estábamos en condiciones insalubres; a gente con tuberculosis y con hepatitis no le daban licencia”, dijo a este diario Marisol Ramallo, delegada del sector Cookies. “Paramos la fábrica por un tema de sanidad y se agarraron de eso, dijeron que los del turno tarde habíamos secuestrado a los de administración porque no los dejamos salir. Pero echaron a personas de los tres turnos, dieron de baja a los gremialistas, a los que se oponen al plan americano de 12 horas con el que quieren reducir la planta a más de la mitad”, explicó la obrera.

El martes pasado, finalizada la conciliación obligatoria, Kraft Foods Argentina envió los telegramas de despido. En un comunicado, sostuvo que “la mayoría de las personas desvinculadas han protagonizado diversas violaciones a normas y leyes vigentes, lo que atestigua la evidente concatenación de hechos realizados contra empleados y las instalaciones de la empresa”.

Adolfo Pérez Esquivel, Francisco “Barba” Gutiérrez, Pino Solanas, Patricia Walsh, Victoria Donda y organismos de derechos humanos (Madres, Abuelas, LADH, AEDD, [email protected], Ceprodh) denunciaron que “en forma alevosa la patronal de Terrabusi miente sobre los despidos masivos, que son una represalia contra los trabajadores y pretenden destruir toda forma de organización sindical”. María Victoria Moyano (Ceprodh) expresó que van a presentar un amparo “porque esto es una clara violación de un derecho humano de incidencia colectiva, y hay que defender a estos trabajadores con una mesa de organismos” de derechos humanos.

Compartir: 

Twitter
 

 
EL PAíS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.