EL PAIS › NO HABRIA MEDIDAS DE FUERZA ANTES DE LA REUNION CON TRABAJO

El subte por ahora espera

En las asambleas realizadas ayer en las seis líneas de subterráneo y el Premetro, la mayoría de los trabajadores votó no parar hasta el miércoles próximo, cuando retomarán la negociación con el ministerio.

 Por Laura Vales

Aunque la postura final terminará de consensuarse hoy, todo indica que esta semana no habrá nuevos paros en el subte. En las asambleas que se realizaron ayer en las seis líneas y el premetro, la mayoría de los trabajadores votó por esperar los resultados de la reunión que los delegados mantendrán el miércoles próximo con el Ministerio de Trabajo. Allí tratarán una serie de puntos en los que el Gobierno ofreció avanzar, a cambio de una tregua hasta el 2 de diciembre en el conflicto por la inscripción de la Asociación Gremial de Trabajadores del Subte y Premetro (Agtsyp), el sindicato escindido de la UTA.

Para el 2 del mes próximo la cartera laboral contestaría el pedido de inscripción. En el caso de que entonces no reconozca al nuevo gremio, los trabajadores deberán llevar el tema a la Justicia. Según los trascendidos, el Gobierno les viene proponiendo a los metrodelegados otorgarles una “tutela” sindical en el intermedio, como una salida que le permitiría al ministerio no confrontar con la Unión Tranviarios Automotor y evitarse un cortocircuito con la CGT.

La tutela permitiría al nuevo sindicato funcionar con todos los atributos gremiales y a los delegados ser reconocidos ante la empresa como comisión interna. “A la reunión con Tomada vamos a ir con nuestros abogados, que dirán si lo que proponen sirve o no”, consideró ayer Néstor Segovia sobre el punto.

En la agenda de temas ofrecida por la cartera laboral también figura dar marcha atrás con el descuento del uno por ciento que los trabajadores sufrieron de manera compulsiva, para aportar a las cuentas de la UTA, el sindicato del que quieren separarse. Otro de los puntos es la apertura de una negociación sobre la posibilidad de una jubilación anticipada para el sector, cuya actividad es insalubre por los niveles de ruido en los túneles subterráneos.

La decisión de no ir a un nuevo paro fue votada con fuertes disidencias internas. En la Línea B, por ejemplo, las asambleas se inclinaron por profundizar el plan de lucha. “Se votó rechazar la propuesta del Gobierno y retomar en forma urgente las medidas de fuerza, porque el Ministerio de Trabajo no cedió en nada su posición”, detalló el delegado Claudio Dellecarbonara.

Los delegados de las seis líneas tendrán hoy una reunión para consensuar una postura unificada. En las elecciones de marzo, la asociación eligió 81 representantes de base. Para el nuevo sindicato, uno de los riesgos de la espera es que en diciembre se vencen los fueros de una veintena de referentes gremiales que fueron delegados reconocidos por la UTA en la comisión interna anterior. Esto los dejará sin protección ante eventuales intentos de despido. Un problema agregado es que, en caso de tener que presentar una demanda en los tribunales por la inscripción gremial, la inminencia de la feria judicial de enero alargaría los tiempos de espera.

Compartir: 

Twitter
 

Los trabajadores reclaman la inscripción de su nuevo gremio, escindido de la UTA.
Imagen: DyN
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.