EL PAIS › ENTREVISTA CON DIEGO SANTILLI, NUEVO MINISTRO DE AMBIENTE Y ESPACIO PUBLICO PORTEñO

“No comparto muchos dichos de Posse”

Santilli toma distancia del resistido ministro de Educación, aunque lo considera “un intelectual”, y que habrá que juzgarlo por su gestión. Dice que el gobierno de Macri “subestimó el conflicto del Fino Palacios con la policía”. Defiende la alianza con De Narváez.

 Por Werner Pertot

Todavía con la resaca de su última semana de sesiones maratónicas de la Legislatura, Diego Santilli recién está estrenando su despacho como flamante ministro de Ambiente y Espacio Público porteño. En diálogo con Página/12, asegura que “la UCEP no existe más y no existirá” en su cartera y toma distancia de las declaraciones del nuevo ministro de Educación, Abel Posse: “No comparto muchos de sus dichos”. Santilli plantea que las definiciones de una candidatura de Mauricio Macri vendrán en 2011, pero plantea que “no estaría bueno que nos separemos de Francisco”.

El Colo, como le dicen en el PRO a Santilli, es uno de los referentes del peronismo PRO y fue titular de la Legislatura (y el encargado de negociar todas las leyes de Macri) hasta la semana pasada. Pocos recuerdan que tiene un posgrado en Francia y Estados Unidos como contador y que trabajó como operador de mercado en las Torres Gemelas (su jefe murió en el atentado). Es también uno de los armadores del proyecto presidencial de Macri: tiene fluido contacto con Eduardo Duhalde, Francisco de Narváez, y buena parte del PJ disidente.

–Después de los últimos traspiés, ¿sigue vigente la candidatura de Macri en 2011?

–Lo más importante de un dirigente es escuchar a la gente. Que recorra el país está muy bien, lo acerca al vecino. Es bueno que vea la realidad en todo el país. Mauricio expresa una esperanza importante para los argentinos y hay que seguir haciendo gestión. El tiempo de la política vendrá en 2011.

–¿Es mejor que Macri sea candidato a presidente o debería intentar ser reelecto?

–Están abiertas todas las posibilidades, pero a mí me gustaría verlo a Macri presidente.

–¿De Narváez va a ser candidato de PRO o del PJ disidente?

–Francisco es un emergente muy positivo para la Argentina y lo debemos acompañar. Cuando hicimos el acuerdo en la provincia, no fue con condicionamientos. No fue “Francisco encabeza y Felipe va segundo”. Dijimos: “El que mejor esté, va”. Y eso hicimos. No tenemos ningún tipo de condicionamientos. Lo que sí creo es que se armó un lindo equipo, un equipo que la gente votó. Y no estaría bueno que nos separemos. Va bien, porque los lunes Mauricio y Francisco almuerzan y conversan.

–¿Cómo vio el recambio de la gestión de Macri?

–Fueron dos muy buenos años. Se hizo un montón, pero falta mucho más. Comienza una segunda etapa, donde hay que continuar con lo que se hizo bien (en Espacio Público se hicieron muchas cosas), mejorar lo que no estuvo tan bien y rectificar algún rumbo. Van a ser dos muy buenos años de gestión.

–¿Con el relanzamiento cree que pueden dejar atrás el caso de espionaje?

–Eso se va a dejar atrás con la Justicia. Si hay algo en lo que nos equivocamos, como dijo Mauricio, es en subestimar el nivel de conflicto que tenía el Fino Palacios con la Policía Federal y los órganos de inteligencia. Fue un error que rectificamos.

–Con Posse, ¿subestimaron su apoyo a la represión y a una amnistía a los represores?

–Abel Posse es un intelectual. Los hay de todo el arco ideológico, de diferentes pensamientos. El se expresó como un intelectual. A partir de hoy, yo planteo que hay que juzgarlo por su trabajo en el ministerio. Creo que hay que darle esa oportunidad, como la que tengo yo en Espacio Público.

–Pero usted no empezó su gestión peleándose con los cartoneros. A Posse ya le piden la renuncia todos los gremios docentes.

–Eso es algo que tendrá que evaluar él. No me voy a meter en su cartera. Yo no prejuzgo: me voy a sentar con los cartoneros y con todos los sectores para acordar políticas y mejorar los aspectos que haya que retocar.

–¿Qué opina sobre sus declaraciones sobre la dictadura?

–Yo no viví la época de la represión, era muy chico. Formo parte de una generación que no ha vivido esas épocas. Sí creo que una sociedad no tiene que perder la memoria. Es lo que nos permite no volver a cometer errores. No comparto muchos de los dichos de Posse, pero bueno... Lo voy a juzgar por su funcionamiento frente al área de educación.

–¿Cómo van a lograr que la salida de la Metropolitana no sea un nuevo conflicto?

–Subestimamos una persona. La salida de la Metropolitana es un reclamo unánime de los vecinos. La gente quiere que haya más policías en la calle. Bueno, creo que hay que hacerlo con diálogo con la Policía Federal. Lo de Eugenio Burzaco es muy bueno: es un civil al frente de la policía, joven, sin prejuicios, que tiene capacidad de diálogo.

Al Gore porteño

“Me gustaría ser el Al Gore de Macri –resume Santilli, con una sonrisa–. En el sentido de su trabajo con el ambiente.”

–Después puede hacer una película...

–Bueno, por ahí lo convoco a Pino para hacer la película...

–¿En qué sentido querría ser “Al Gore”?

–Cuando nos pusimos con el tema de tránsito, en dos años bajamos el 56 por ciento las muertes por accidentes en la ciudad. Eso fue consecuencia de la concientización ciudadana, de empezar con los controles de alcoholemia, de seguir con los controles de exceso de velocidad y después de la ley de scoring. Uno al volante puede tener un arma. Hubo conciencia de esto. Creo que podemos lograr lo mismo con el ambiente, con el reciclado de residuos. Si tomamos conciencia de que el papel que tiramos al piso contamina, que la botella de plástico que tiramos en la calle perjudica a la ciudad, vamos a tener una ciudad más limpia, vamos a bajar la emanación de gases y vamos a poder lograr una mejor calidad de vida.

–¿Qué va a hacer con respecto a la UCEP?

–La UCEP no existe más y no existirá.

–¿Piensa abrir una investigación por las denuncias de maltratos?

–Vamos a analizar todo lo que haya. Pero el tema de la calle hay que trabajarlo con Desarrollo Social y con Salud: tiene que ver con ciudadanos con adicciones o con problemas psiquiátricos, que no se trabajan así nomás, sino con políticas integradoras, estando en la calle y usando los mecanismos que tiene el Estado para que la gente vaya a paradores y no esté ocupando el espacio público, que no tiene que ocupar.

Compartir: 

Twitter
 

“No estaría bueno que nos separemos de Francisco”, plantea Santilli.
Imagen: Leandro Teysseire
 
EL PAIS
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.